Formativo

El Papa Francisco celebró una Celebración de Oración por la Paz en Sudán del Sur y el Congo y pidió por la paz en este país y denunció la situación que viven estos pueblos africanos.

Durante la liturgia celebrada en la Basílica de San Pedro, el Pontífice realizó una serie de oraciones también por los gobernantes de los países y por los conflictos actuales en todo el mundo.

Tras invocar la intercesión del Espíritu Santo, el Pontífice comenzó la oración por la paz con 5 peticiones concretas.

1.- Superar la indiferencia

En la primera de ellas, pidió rezar “por nuestra conversión, para poder superar la indiferencia y las divisiones”.

Francisco recordó que “en Jesús todos somos hermanos y hermanas”. “También lo somos de todos aquellos que sufren las consecuencias de la guerra en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo”.

“Estamos llamados a darnos consuelo recíproco en el Espíritu para convertirnos en trabajadores de esperanza”.

2.- Por las mujeres en zona de guerra

En la segunda petición, Francisco rezó “por las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra”. Señaló que “en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo las mujeres tienen un papel esencial para el bienestar y la supervivencia de la familia”.

“Con frecuencia son abandonadas en la búsqueda de comida, refugio, seguridad, en el acceso de educación para los niños y en el cuidad a los ancianos. Por desgracia, muchas de ellas sufren abusos, son objeto de la trata y usadas como armas de guerra”, lamentó.

“A pesar de ello, continúan trabajado con generosa fidelidad, ocupándose de las necesidades de sus familias siguiendo el ejemplo de la Virgen”.

3.- Por los que provocan las guerras

El Obispo de Roma también oró “por todos aquellos que provocan las guerras y por los que tienen una responsabilidad en la comunidad internacional y a nivel local”.

El Santo Padre explicó que “durante su vida terrena, Jesús anunció la venida del Reino de Dios. Sin embargo, el mal, en sus diferentes formas, combate la presencia del Señor en nuestra historia”.

“Las guerras –continuó– son obstáculos evidentes para el crecimiento del Reino de Dios en medio de nosotros. La Iglesia, también en los países en guerra, está llamada a ser testimonio fiel y audaz del Reino de Dios”.

4.- Por las víctimas inocentes

Como cuarta petición, Francisco pidió “por todas las víctimas inocentes de las guerras y de la violencia”.

“El pueblo de Sudán del Sur y de la República Democrática del Congo –afirmó– es el cuerpo sufriente de Cristo. ¡Con fe, esperanza y amor, la paz es posible! Que toda vida humana, imagen de Dios, sea siempre venerada y protegida”.

5.- Por los que buscan la paz

Por último, en su quinta petición, el Papa Francisco rezó “por todos aquellos que se dedican generosamente a buscar la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo”.

Subrayó que “en estos países, la gente que cree demuestra una gran fe en el Señor de la vida. Se puede ver en la resistencia de mujeres, hombres y organizaciones que, a pesar de las atrocidades que se están produciendo, continúan trabajando por la paz, la dignidad humana y el desarrollo”.

“Recordemos a las personas que han sido desplazadas y que se encuentran en el exilio; aquellos que han huido de sus casas en condiciones desesperados y todos aquellos, que, de diversas maneras, trabajan en su favor”.

“Esta tarde queremos esparcir con nuestra oración semillas de paz en la tierra de Sudán del Sur y de la República Democrática del Congo, así como en todas las partes del mundo que sufren por la guerra”, dijo al comenzar su homilía.

“Había decidido visitar Sudán del Sur, pero no ha sido posible. Sin embargo, sabemos que la oración es más importante, porque es más poderosa: la plegaria actúa con la fuerza de Dios, para quien nada es imposible”.

“En la Cruz, ha cargado con todo el mal del mundo, también con los pecados que generan y fomentan las guerras: la soberbia, la avaricia, la sed de poder, la mentira... Jesús ha vencido todo esto con su resurrección”.

También pidió por los niños “que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos”. A este punto denunció la “hipocresía” de aquellos que “niegan las masacres de mujeres y niños”.

“Que sostenga a todos los que, día tras día, se esfuerzan por combatir el mal con el bien, con gestos y palabras de fraternidad, de respeto, de encuentro, de solidaridad”, dijo también.

Esta jornada de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo es un elemento más de la labor que el Papa está realizando por la resolución de los conflictos que desangran ambas naciones africanas.

Situación actual

La guerra en Sudán del Sur comenzó en diciembre de 2013 como consecuencia de la ruptura del frágil equilibrio alcanzado entre las etnias dinka y nuer para gobernar el país tras su independencia de Sudán en julio de 2011.

El Presidente Salva Kiir, de etnia dinka, acusó a su Vicepresidente, Riek Machar de un intento de golpe de Estado. Desde entonces, la violencia se ha extendido por todo el país con la participación de diversos grupos armados. El Santo Padre tenía proyectado un viaje a Sudán del Sur en el año 2017, sin embargo, tuvo que cancelarlo de forma provisional por motivos de seguridad.

Por otra parte, la República Democrática del Congo se encuentra sumida en un conflicto civil después de que, a finales de 2016, el Presidente Joseph Kabilia se negara a abandonar el poder a pesar de haber finalizado su mandato.

El Pontífice reclamó, en numerosas ocasiones, el final de las acciones violentas y la búsqueda de una solución dialogada al conflicto. Además, denunció el secuestro de niños para ser utilizados como soldados en situaciones de esclavitud.

Por Álvaro de Juana

 

Fuente: aciprensa

Contempla a tus hijos con la fascinación con la que ellos miran una pompa de jabón

Es imposible que un niño no quede fascinado ante una pompa de jabón. Observa el modo en que la fina capa de líquido exhibe distintas tonalidades de color y queda petrificado ante tanta belleza.

Pero ese singular momento de contemplación, inevitablemente, solo dura unos segundos. La pompa estalla y es imposible volver a recomponerla. Haremos otra, pero esa ya ha consumido su vida.

Eso mismo sucede con el tiempo que pasamos con nuestros hijos. Cada segundo que vivimos con ellos, cargado con toda la belleza que condensa, se evapora sin darnos cuenta. Por eso es importante que los reconozcamos como fascinantes y disfrutemos de ellos en plenitud.

La familia Cabrera Gutiérrez (formada por Rubén, Pachu y sus cinco hijos), conocidos en redes sociales como “Pompas de elefante” así lo entiende. Intentan prestar toda la atención en lo que ellos denominan “momentos pompa”, un tiempo en familia que cuidan y planifican con creatividad y entusiasmo.

Familia Cabrera Gutiérrez - Pompas de elefante
¿Qué es un “momento pompa”?

Un #MomentosPompas es un plan en familia. “Momentos” porque son únicos, porque los quieres recordar junto a alguien y “Pompas” porque son irrepetibles, los vives, se explotan y los puedes volver a hacer pero nunca serán iguales, porque crecemos, cambiamos, evolucionamos nosotros y el destino.

¿Por qué es importante practicar el “slow life” en familia?

Hace tiempo decidimos parar, pensar, disfrutar. La vida es única, vivimos el día a día, dejamos atrás el pasado y el futuro ya vendrá, pero disfrutar cada momento, cada minuto, cada circunstancia, es lo que hace valorar lo que tenemos, a quién tenemos y cómo lo disfrutamos.

¿Cuál es el secreto para disfrutar del ocio en familia?

Alegría, pensar que la sonrisa es como un bostezo, quien te ve se contagia aunque no te conozca. Quizás sea el ocio uno de los momentos más importantes y enriquecedores con nuestros hijos. Es el momento donde somos lo que somos, de forma sencilla. Dejamos preocupaciones de lado, lo académico y laboral pasa a un tercer o cuarto plano. Lo único importante es disfrutar del otro y con el otro.

Familia Cabrera Gutiérrez - Pompas de elefante
Dicen que cuando se tienen hijos se renuncia a viajar…

No se renuncia a viajar, viajas igual o más (en nuestro caso) pero de forma diferente, con otras ideas y sobre todo, con otros compañeros de viaje que te hacen conocer destinos con otros puntos de vista.

¿Cómo viajáis?

Viajamos fundamentalmente en furgoneta y somos siete, así que con lo esencial para ir a la aventura. Paramos cuando queremos porque viajamos personas desde los 36 a los 3 años, cada uno con sus necesidades, sus inquietudes y su ritmo. Si vemos algo apetecible para conocer, paramos; si uno quiere estirar, paramos; que el momento pide descanso y se puede tirar más kilómetros, seguimos. Pero siempre pensando en cada uno, que el viaje no sea ni aburrido ni un castigo.

¿Cada hijo se hace su propia maleta? ¿Cómo ganan en autonomía los hijos al viajar?

Ayudan a hacer las cajas (viajamos con cajas, por orden y estructuración de nuestro “Bubús”, que es nuestra furgoneta en la que viajamos, vivimos esos días y nos movemos). Llevamos lo esencial y a lo que sí ayudan mucho es a organizar, ordenar, limpiar, cocinar y tener unos días fantásticos con una buena disposición por parte de todos. Del pequeño al mayor colaboran con los pequeños quehaceres diarios.

Familia Cabrera Gutiérrez - Pompas de elefante
¿Qué les aporta a los niños y a vosotros los viajes?

Educación, conocimiento, apego, compañerismo, unión, valorarnos, querernos, conocernos y respetarnos. En el fondo, experiencias vitales que se guardan en lo más profundo del corazón y que forman parte fundamental de lo que somos.

¿Se necesita mucho dinero para viajar?

Más bien se necesita infraestructura, ganas y emoción. Saber que hoy puedes dormir en un río, otro día en un camping, otro en una montaña y otro con más gente que comparte como tú. Sobre todo estar dispuesto a conocer gente y ayudarnos en lo necesario.

Uno de vuestros destinos fue visitar santuarios marianos. ¿Creéis que pudo ayudar a vuestros seguidores de redes sociales conocer lo que supuso esta experiencia para vuestra familia?

Sí, por supuesto, llevamos dos años y medio con el blog. Nunca pensamos que iba a llegar lo que es hoy gracias a Instagram. Mucha gente nos escribe, nos pregunta, nos cuenta; a veces por desahogo, porque les “escuchemos”, otras por ayuda, porque necesitan una mano con algo concreto, otras porque necesitan algo que ven en nosotros.

Dios, con María, nos ha dado la oportunidad de ser sus instrumentos a través de “una herramienta moderna” que es Internet y las redes sociales. Nosotros lo hemos aceptado poco a poco sin saberlo y ahora es cuando nos damos cuenta, por algunos frutos que vemos.

Siempre contamos una anécdota y fue una chica que preocupada nos escribió y nos pedía que rezáramos por ella (no sabéis lo que es nuestro Santuario Hogar, nuestro rinconcito en casa donde rezamos, siempre hay alguien presente, peticiones y demás). Bueno, esta mujer nos pedía por su marido, que no era creyente y al ver uno de nuestros Momentos Pompas en un Santuario mariano, le enseñó aquella entrada y se fueron. Se convirtió, hoy va a misa siempre que puede y no sólo los domingos. Pues frutos como éste, sin nosotros hacer nada (sólo queremos ser instrumentos de Dios), son los que nos hacen seguir con ese perfil en Instagram, el blog, y en otras redes.

Familia Cabrera Gutiérrez - Pompas de elefante
Acabáis de recibir el Premio Familia que concede la revista Misión por vuestro “testimonio público de alegría, entrega y apertura a la vida». ¿Cómo os sentís?

Emocionados y con un poco de vergüenza, porque no hacemos nada del otro mundo. Sí que nos consideramos una familia alegre, nuestro lema en casa es “la alegría es la atmósfera donde crecen las virtudes heroicas” del Padre Kentenich, y ver que lo conseguimos es un chute de emoción.

Entrega, porque estamos abiertos a todo el que lo necesite. Nuestro correo está abierto las 24 horas y todos los días y siempre estamos dispuestos a escuchar.

Y apertura a la vida, Dios sabe porque hace las cosas, así nos pidió nuestra entrega matrimonial y así se la damos, siempre con las manos abiertas y dispuestos a todo.

¿Cómo os inspira la Sagrada Familia como modelo a seguir?

Él, lleno de amor, cariño, entrega y devoción, fuerte, sin prejuicios, hacia delante e incesante. Ella, bondadosa, digna, piadosa, obediente y alegre, entregada, fiel y confiada. Un hijo amado, querido, humilde, sencillo y entregado. Hay gente que quiere ser como un cantante, una actriz, un príncipe, un futbolista… ¡Nosotros lo tenemos claro! Éste es nuestro ideal… Tenemos un ideal muy alto y muy fuerte, aspiramos a algo grande.

Fuente: Aleteia

En una nueva catequesis en la que reflexionó sobre la Misa, el Papa Francisco se preguntó: “¿Qué es esencialmente la Misa? La Misa es el memorial del Misterio pascual de Cristo. En ella nos hace partícipes de su victoria sobre el pecado y la muerte, y da significado pleno a nuestra vida”.

Al igual que Israel celebra la Pascua de su liberación de Egipto, de su éxodo, “Jesucristo, con su pasión, muerte, resurrección y ascensión al cielo dio cumplimiento a la Pascua. Y la Misa es el memorial de su Pascua, de su ‘éxodo’, que ha cumplido por nosotros, para hacernos escapar de la esclavitud y llevarnos hacia la tierra prometida de la vida eterna”.

“La Eucaristía no es un recuerdo, es hacer presente aquello que sucedió hace 20 siglos”, destacó. “La Eucaristía –continuó– nos lleva siempre al vértice de la acción salvífica de Dios: el Señor Jesús, haciéndose pan por nosotros, derrama sobre nosotros toda su misericordia y su amor, como hizo desde la Cruz, de modo que renueva nuestro corazón, nuestra existencia y nuestro modo de relacionarnos con Él y con los hermanos”.

En su catequesis, el Santo Padre indicó que “toda celebración de la Eucaristía es un rayo de aquel sol sin atardecer que es Jesucristo resucitado. Participar en la Misa, en particular en la dominical, significa participar en la victoria del Resucitado, ser iluminado por su luz, calentado por su calor”.

Hizo hincapié en que “por medio de la celebración eucarística el Espíritu Santo nos hace partícipes de la vida divina que es capaz de transfigurar todo nuestro ser mortal. En su paso de la muerte a la vida, del tiempo a la eternidad, el Señor Jesús nos lleva también a nosotros con Él para participar en la Pascua. En la Santa Misa nos unimos a Él. De ese modo, Cristo vive en nosotros y nosotros vivimos en Él”.

“Su Sangre nos libera de la muerte y del miedo a la muerte. Nos libera no sólo del dominio de la muerte física, sino también de la muerte espiritual que es el mal, el pecado, que nos toma cada vez que caemos víctimas de nuestros pecados o de los pecados de los demás. Como consecuencia de ese pecado, nuestra vida es pervertida, pierde belleza, pierde significado y se marchita. Por el contrario, Cristo es la plenitud de la vida”.

En este sentido, Francisco explicó cómo debe ser la actitud de un cristiano en la Eucaristía: “Eso es la Misa, es entrar en esa pasión, muerte y resurrección de Jesús. Y cuando vamos a Misa es como si fuéramos al Calvario, es lo mismo”.

“Y pensemos, si estuviéramos allí, en el Calvario y supiéramos que aquel hombre de allí es Jesús: ¿nos permitiríamos murmurar, tomar fotografías, hacer el espectáculo? ¡No! Porque es Jesús. Seguro que estaríamos en silencio, en el llanto y en la alegría de ser salvados. Cuando entramos en la iglesia para entrar en Misa, pensemos en esto: estoy accediendo al Calvario, donde Jesús entrega su vida por mí”.

Finalmente, el Pontífice concluyó su enseñanza recordando cómo los mártires fueron capaces de donarse precisamente por su fe en que la victoria de Cristo ya es real: “Si el amor de Cristo reside en mí, puedo entregarme plenamente a los demás, con la certeza interior de que, si resulto herido, no moriré, sino que podré defenderme. Los mártires entregaron su vida por esta certeza de la victoria de Cristo sobre la muerte. Sólo si experimentamos este poder de Cristo, el poder de su amor, seremos verdaderamente libres para entregarnos sin miedo”.

Fuente: aciprensa

Al presidir este miércoles 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, el rezo del Ángelus, el Papa Francisco explicó que las bienaventuranzas no son para “superhombres” sino para todos nosotros y constituyen el “mapa” de la vida cristiana para la felicidad.

Antes del rezo de la oración mariana en la Plaza de San Pedro, el Pontífice explicó que “los ingredientes para la vida feliz se llaman bienaventuranzas”.

“Son bienaventurados los simples, los humildes que hacen lugar a Dios, que saben llorar por los otros y por los propios errores, que se mantienen sencillos, que luchan por la justicia, son misericordiosos con todos, custodian la pureza del corazón, obran siempre por la paz y permanecen en la alegría, no odian e, incluso cuando sufren, responden al mal con el bien”.

“Estas son las bienaventuranzas. No exigen gestos extraordinarios, no son para superhombres sino para quien vive las pruebas y las fatigas de cada día. Para nosotros”.

Así, continuó, “son los santos: respiran como todos el aire del mal que hay en el mundo pero en el camino nunca pierden de vista el trazado por Jesús, aquel indicado en las bienaventuranzas, que son como el mapa de la vida cristiana”.

Hoy, prosiguió el Pontífice, “es la fiesta de aquellos que han alcanzado la meta indicada por este mapa: no solo de los santos del calendario, sino de muchos hermanos y hermanas que caminan a nuestro lado, que tal vez nos hemos encontrado y conocido”.

Francisco recordó que “la Solemnidad de Todos los Santos es ‘nuestra’ fiesta: no porque seamos buenos, sino porque la santidad de Dios ha tocado nuestra vida. Los santos no son modelos perfectos, sino personas atravesadas por Dios”.

“Podemos compararlos con los vitrales de las iglesias que hacen entrar la luz en diversos tonos de color. Los santos son nuestros hermanos y hermanas que han acogido la luz de Dios en su corazón y la han transmitido al mundo, cada uno según su propia tonalidad. Pero todos han sido transparentes, han luchado por limpiar las manchas y las oscuridades del pecado, así dejan pasar la luz amable de Dios”.

Este, precisó el Papa, “es el objetivo de la vida, dejar pasar la luz de Dios, también el marco de nuestra vida. De hecho hoy en el Evangelio Jesús se dirige a los suyos, a todos nosotros, diciendo ‘bienaventurados’, esa palabra con la que inicia su predicación, que es ‘evangelio’, buena noticia porque es el camino de la felicidad. Quien está con Jesús es bienaventurado, es feliz”.

“La felicidad no está en tener alguna cosa o en convertirse en alguno, no. La felicidad verdadera es estar con el Señor y vivir por amor. ¿Ustedes creen esto?”

Hoy, dijo también el Papa Francisco, “es una fiesta de familia, de muchas personas sencillas y escondidas que en realidad ayudan a Dios a seguir adelante al mundo. ¡Y hay muchos también hoy! Hermanos y hermanas que ayudan a seguir adelante en el mundo. Los saludamos con un bello aplauso, a todos”.

El Papa explicó que la primera bienaventuranza se refiere a la pobreza de espíritu. Eso quiere decir que los santos, los bienaventurados “no viven para el éxito, el poder o el dinero. Saben que quien acumula tesoros para si no se enriquece delante de Dios. Creen en cambio que el Señor es el tesoro de la vida y que el amor al prójimo es la única fuente de ganancia”.

El Pontífice se refirió asimismo a otra “bienaventuranza que no se encuentra en el Evangelio sino al final de la Biblia y que habla del final de la vida: ‘Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor’”.

“Mañana seremos llamados a acompañar con la oración a nuestros difuntos para que gocen para siempre del Señor. Recordemos con gratitud a nuestros seres queridos y recemos por ellos”.

Para terminar, el Santo Padre hizo votos para que “la Madre de Dios, Reina de los Santos y Puerta del Cielo, interceda por nuestro camino de santidad y por nuestros seres queridos que nos han precedido y que ya participan de la Patria celeste”.

Fuente:https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-en-todos-los-santos-bienaventuranzas-son-para-nosotros-y-no-para-superhombres-18138

Este jueves, el Papa Francisco comenzó la jornada con una visita al Pontificio Instituto Oriental para saludar a la Congregación para las Iglesias Orientales, que cumple 100 años de su fundación.

Después, celebró una Misa en la basílica de Santa María la Mayor precisamente para agradecer este aniversario.

En su homilía, destacó que “hoy vivimos una guerra mundial a pedazos” y “vemos a muchos hermanos y hermanas nuestros de las Iglesias orientales experimentar persecuciones dramáticas y una diáspora cada vez más inquietante”.

Francisco invitó a preguntarse “¿Por qué?” suceden estas cosas y reflexionó sobre cuántas veces al confesar “vemos a los malvados, aquellos que sin escrúpulos se ocupan de sus propios intereses, aplastan a los otros, y parece que a ellos las cosas les van bien: obtienen aquello que quieren y piensan solo en gozar la vida”.

“No obstante, Dios no olvida a sus hijos, su memoria es para los justos, para los que sufren, que son oprimidos y se preguntan ‘¿por qué?’ y sin embargo no cesan de confiar en el Señor”.

“Cuántas veces la Virgen María, en su camino, se ha preguntado ‘¿Por qué?’, pero en su corazón, que meditaba cada cosa, la gracia de Dios hacía resplandecer la fe y la esperanza”.

El Papa aseguró que “hay una manera de entrar en la memoria de Dios: nuestra oración, como nos enseña el pasaje evangélico que hemos escuchado”.

“Cuando se reza se requiere el coraje de la fe: tener confianza de que el Señor nos escucha, la valentía de llamar a la puerta”.

Pero, "¿nuestra oración es verdaderamente así?, ¿nos involucra realmente, involucra nuestro corazón y nuestra vida?, ¿sabemos llamar al corazón de Dios?”, preguntó.

Por Álvaro de Juana

Fuente: aciprensa

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 87 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction