Formativo

Un día importante para Venezuela, pero también para la Iglesia universal. El Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, tomó posesión de su iglesia romana el domingo 11 de junio y lanzó una invitación a no perder la esperanza.

“Una de las cosas que ha querido hacer el Gobierno es dividir a todas las instituciones y hacer que parezca que el Papa está de un lado y que nosotros estamos de otro”, explicó a ACI Prensa el Cardenal al finalizar la celebración.

Sin embargo, “como el mismo Santo Padre dijo: la Iglesia es una y estamos unidos, y trabajando por la vida y la dignidad de las personas humanas”.

“Sabemos cómo está la situación del país, sobre todo respecto a la violencia, la represión que crece, pero debemos hacer lo que nos pide el Papa: tener la mente serena, abriendo siempre puentes que son necesarios, porque solo encontrándose la gente, poniéndose de acuerdo, es cómo podemos superar la crisis. Esta crisis no puede, a través de la violencia, a través de la irracionalidad y a través de la imposición, hacer feliz al pueblo venezolano”, manifestó.

A pesar de la crisis, el purpurado lanza un mensaje de aliento a todo el pueblo venezolano y pide no perder la esperanza. “La esperanza nunca se puede perder. Los seres humanos mismos somos los que hemos sembrado también los males. Está en nosotros, con la ayuda de la gracia del Señor, el superarlos para que esa alegría, esa felicidad y esa esperanza, permanezca y se abra sobre todo para las nuevas generaciones”.

En la celebración participaron decenas de venezolanos que han hecho de la Ciudad Eterna su casa y la iglesia de Santi Giovanni Evangelista e Petronio se llenó también de cantos religiosos típicos del país.

Sobre su toma de posesión, afirmó que “es un gesto muy antiguo que nos une más al Papa, a la Iglesia local de Roma, y a la Iglesia universal”. “Es un enriquecimiento no solo en lo personal, sino en lo que supone de intercambio y de crecimiento entre las Iglesias. No hay que verlo simplemente como un protocolo, como un cumplir algo más, sino algo que abre una serie de perspectivas y de enriquecimiento”, aseguró.

“Siento que aquí se me abren una serie de perspectivas muy bellas y hermosas que trataré de llenarlas no solo para satisfacer algo personal sino para poder darle a nuestras iglesias de América latina, y en concreto de Venezuela, esa riqueza que de siglos se ha cultivado aquí en Europa y en concreto en Roma”, manifestó el Cardenal Porras.

El jueves 8 de junio, varios miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana se reunieron con el Papa Francisco para explicarle con detalle la dramática situación que vive el país. El Pontífice recibió amplios informes al respecto.

Por Álvaro de Juana

Fuente: aciprensa

El “consuelo de Dios” fue el centro de la homilía que el Papa Francisco pronunció este lunes en la Misa que celebró en Santa Marta, donde también explicó cómo pasar de recibir este don a compartirlo con los demás y así ser felices.

El Santo Padre invitó a dejar al menos abierta “un poquito” la puerta del corazón porque de esta manera “Él se las arregla para entrar”.

“La experiencia del consuelo, que es una experiencia espiritual, tiene necesidad siempre de una alteridad para ser plena: ninguno puede consolarse a sí mismo, ninguno”, explicó el Papa.

“Quien busca hacerlo –continuó– termina mirándose al espejo, se mira al espejo, busca maquillarse a sí mismo, aparentar. Se consuela con estas cosas cerradas que no lo dejan crecer y el aire que respira es ese aire narcisista de la autorreferencialidad. Este es el consuelo maquillado que no deja crecer. Y esto no es el consuelo, porque está cerrado, le falta una alteridad”.

Una vez más, Francisco puso de ejemplo de este comportamiento a los doctores de la ley “llenos de su propia suficiencia” o al rico Epulón que iba de fiesta en fiesta pensando ser así consolado.

“Estos se miraban al espejo” y “miraba su propia alma maquillada por ideologías y daba gracias al Señor”. Pero Jesús hacía ver que con este modo de vivir “jamás llegarían a la plenitud, como máximo llegarían a la vanagloria”.

El consuelo se recibe porque “es Dios quien consuela” y da este “don”. Pero “el consuelo es un estado de paso del don recibido al servicio donado”, explicó.

“El verdadero consuelo tiene esta doble alteridad: es don y servicio. Y así si yo dejo entrar el consuelo del Señor como don es porque tengo necesidad de ser consolado. Estoy necesitado: para ser consolado es necesario reconocer que se tiene necesidad. Solamente así el Señor viene, nos consuela y nos da la misión de consolar a los otros. Y no es fácil tener el corazón abierto para recibir el don y hacer el servicio, las dos alteridades que hacen posible el consuelo”.

El Papa comentó también el Evangelio del día, el Sermón de la Montaña, y afirmó que “quienes son felices tienen un corazón abierto”. “A los pobres, el corazón se les abre con una actitud de pobreza, de pobreza de espíritu. Aquellos que saben llorar, los mansos, la mansedumbre de corazón; los hambrientos de justicia, que luchan por la justicia; aquellos que son misericordiosos, que tienen misericordia hacia los demás; los puros de corazón; los que obran la paz y los que son perseguidos por la justicia, por amor a la justicia. Así el corazón se abre y el Señor viene con el don del consuelo y la misión de consolar a los otros”.

Pero también están los que tienen el corazón “cerrado” y se sientes “ricos de espíritu, es decir, autosuficientes”. “No tienen necesidad de llorar porque se sientes justos”, añadió. Son, por ejemplo, los “sucios de corazón”, los “obradores de guerras”.

Evangelio comentado por el Papa:

Mateo 5:1-12
1 Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.
2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
3 «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
4 Bienaventurados los mansos , porque ellos poseerán en herencia la tierra.
5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
11 Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Por Álvaro de Juana

Fuente:aciprensa

El Papa y su Red Mundial de Oración presentaron la edición 17ma de El Vídeo del Papa. Este mes, el Santo Padre hace un fuerte llamado por los cristianos de África, para que den su testimonio de justicia y paz.
(Vaticano, 04 de mayo de 2017).- África no suele ser el centro de las coberturas informativas que se producen a diario en cada rincón del mundo. Sin embargo, el Papa Francisco, en la edición de mayo de www.elvideodelpapa.org, mediante el que expresa sus intenciones de oración mensuales, decidió llamar la atención sobre el drama que viven miles de africanos.

“No podemos dejar de ver las guerras fratricidas que causan tantas victimas inocentes entre las poblaciones y destruyen esas riquezas naturales y culturales”, alerta el Papa. “Unámonos a nuestros hermanos de ese gran continente y pidamos juntos por los cristianos de África, para que den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús Misericordioso”, exhorta al finalizar el vídeo.

Sin limitar sus palabras exclusivamente a la problemática que viven los habitantes de ese continente, Francisco sostiene el enorme patrimonio intelectual, cultural y religioso de esas naciones: “Cuando miramos a África vemos mucho más que sus grandes riquezas naturales”.

Asimismo, destaca la alegría de vivir y los motivos de esperanza que caracterizan a su gente. Pero, al mismo tiempo, subraya la imperiosa necesidad de terminar con los conflictos que ponen en serio riesgo la vida de las personas y la vitalidad de ese patrimonio.

En noviembre de 2015, el Santo Padre visitó Kenia, Uganda y la República Centroafricana y ya había expresado su preocupación por el crecimiento de la violencia en esos países. “Serán vencedores de las batallas más difíciles con el amor. Irse del país no es una solución. Ustedes deben ser valientes en el amor, valientes en el perdón, valientes en hacer la paz”, agregó.

El Video del Papa 05-2017 – Cristianos de África – Mayo 2017

“El Papa también ha denunciado el silencio vergonzoso frente a las matanzas en Kivu del Norte (República Democrática del Congo). Estuve en esta región en enero de este año: hay laicos, religiosas, sacerdotes, que con valentía buscan caminos de diálogo y paz, denunciando los intereses de muchos y arriesgando sus vidas. Para todos ellos las palabras y la oración de Francisco son un gran apoyo” dijo el P. Frédéric Fornos, SJ Director Internacional de la Red Mundial de Oración del Papa y el Movimiento Eucarístico Juvenil.

Fuente: RIIAL

Durante la catequesis pronunciada en la Audiencia General celebrada este miércoles en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el Papa Francisco destacó el papel de María en el plan salvífico de Dios: su fidelidad a la voluntad divina y su valentía al aceptar esa voluntad son un ejemplo para todas las madres del mundo. “¡Las madres no traicionan!”, exclamó.

El Santo Padre continuó el itinerario de catequesis sobre la esperanza cristiana que ha desarrollado en los últimos meses. En esta ocasión, quiso mirar hacia María “Madre de la Esperanza”.

Francisco destacó la importancia de la virgen en su camino de madre, pero también sus desvelos. “Desde su primera aparición en la historia evangélica, su figura se presenta como si fuera el personaje de un drama”.

En este sentido, destacó que María era una mujer valiente, que sabía confiar, y eso se demostró en su respuesta afirmativa al ángel de la Anunciación. “No fue sencillo responder con un ‘sí’ a la invitación del ángel: pero ella, una mujer todavía en la flor de la juventud, responde con valentía, a pesar de no saber nada del destino que le esperaba”.

María, continuó el Papa, “se nos aparece en ese instante como una de tantas madres de nuestro mundo: valiente hasta el extremo cuando se trata de acoger en el vientre la historia de un nuevo hombre que nace”.

En este “sí” de María, el Pontífice explicó que reside un rasgo que debe caracterizar la vida de todo cristiano: la confianza en Dios. “Aquel ‘sí’ es el primer paso de una larga lista de obediencia que la acompañará en su itinerario de madre”.

“María no es una mujer que se deprima ante las incertidumbres de la vida, especialmente cuando nada parece ir a nuestra manera. Tampoco es una mujer que proteste con violencia, arremetiendo contra el destino de la vida que a menudo revela una cara hostil”.

Por el contrario, “es una mujer que escucha, que acoge la existencia, así como esa se entrega a nosotros, con sus días de felicidad, pero también con sus tragedias con las que nunca habría querido encontrarse”. En este itinerario, María, como madre, pasó por varias “noches”, hasta “la noche suprema que es cuando su Hijo es clavado al leño de la cruz”.

Hasta el día de la cruz “María había permanecido casi desaparecida de la trama de los Evangelios”. “Pero María reaparece justo en el momento crucial: cuando gran parte de los amigos de su hijo han desaparecido por el miedo”.

“¡Las madres no traicionan!”, exclamó el Papa. “Y en aquel instante, al pie de la cruz, ninguno de nosotros puede decir quién sufría una pasión más cruel: aquel hombre inocente que muere en el patíbulo de la cruz, o la madre que sufre una agonía acompañando los últimos instantes de la vida de su hijo”.

“Todos nosotros hemos conocido a mujeres fuertes que han llevado adelante tantos sufrimientos de los hijos”.

“María ‘estaba’, simplemente estaba ahí. Y ahí nos encontramos nuevamente a la joven mujer de Nazaret”. “María está allí fielmente presente, siempre con una lámpara encendida en un lugar de sombras y tinieblas. Tampoco ella conoce el destino de la resurrección que su Hijo estaba en aquel instante abriendo para todos nosotros: es ahí donde muestra su fidelidad al plan de Dios, del cual se proclama sierva en el primer día de su vocación”.

El Pontífice subrayó cómo con su presencia, María sostuvo la Iglesia en sus primeros pasos. “La encontramos en el primer día de la Iglesia, ella, madre de la esperanza, en medio de aquella comunidad de discípulos tan frágiles: uno de ellos había renegado, muchos habían escapado, todos tenían mucho miedo”.

“Simplemente, María estaba allí, en la más normal de las maneras, como si fuese algo del todo natural: en la primera Iglesia, tras la luz de la Resurrección, pero también en el temor de los primeros pasos que debía dar en el mundo”.

El Papa concluyó: “No somos huérfanos, tenemos una madre en el cielo: la santa Madre de Dios”.

Por Miguel Pérez Pichel

Fuente: aciprensa

En los mensajes pronunciados tras la catequesis de la Audiencia General del miércoles, el Papa Francisco pidió a los congregados en la Plaza de San Pedro que recen por él durante el viaje que realizará al Santuario de Fátima, Portugal, el viernes 12 y sábado 13 de mayo.

Este viaje, que se produce en la celebración de los 100 años de las apariciones de la Virgen en Fátima, tendrá su punto central en la Misa de canonización de los pastorcitos Francisco y Jacinta el sábado 13.

“Viernes y sábado próximos me encontraré, como peregrino, en Fátima, para encomendar a la Virgen los destinos temporales y eternos de la humanidad, y pedirle sus bendiciones en el Cielo”, explicó el Pontífice.

El Santo Padre pidió a los presentes que sus oraciones sirvan para sostener las suyas: “Pido a todos que os unáis a mí, como peregrinos de la esperanza y de la paz. Que vuestras manos, en continua oración, sostengan las mías. Quiera la mayor y mejor de las Madres velar sobre cada uno de vosotros, a lo largo de vuestros días hasta la eternidad”.

Francisco exhortó a tener una especial atención hacia la Virgen durante este mes de mayo. En el contexto de su catequesis, sobre “María, madre de la esperanza”, animó a que “aprovechemos este mes de mayo para encontrar en la oración más a menudo a María, nuestra Madre. Ella nos guía a su Hijo Jesucristo y está cerca de nosotros con su protección materna”.

En ese sentido, animó a los cristianos a imitar a los pastorcitos de Fátima, y aprender, como ellos, “a cultivar la devoción a la Madre de Dios, con el rezo cotidiano del Rosario”.

Fuente: aciprensa

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 93 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction