Liturgía

Viernes, 13 de julio de 2018

ENVIADOS SIN SEGURIDAD

Introducción

Primera Lectura. El último capítulo de Oseas es un llamado emocional a la conversión, a un fiel retorno al Señor. Él solamente puede salvar, solamente él es el Señor de la historia, y solamente él puede otorgar la felicidad que el pueblo busca tan frenética y desesperadamente.
Evangelio. Lo que Jesús dice de sus apóstoles_misioneros se aplica también a todos los que les siguen: tienen que vivir con inseguridad. Serán contradichos, ridiculizados, quizás perseguidos. El evangelio, que se supone debe unir y llevar paz, en realidad frecuentemente divide, y lleva guerra. Trae división incluso entre aquellos que aclaman a Cristo como a su Señor. Jesús prometió a sus discípulos --de entonces y de ahora-- su Espíritu Santo, para que esté a su lado en las pruebas y tribulaciones.

Colecta
Señor Dios nuestro: Con frecuencia sentimos que nuestra fe es puesta a prueba en la confusión de nuestro tiempo. Te pedimos que el Espíritu Santo hable en nosotros cuando encontremos contradicciones a causa del evangelio de tu Hijo. Qué él sea nuestra fortaleza y nuestra paz cuando tenemos que vivir con nuestras incertidumbres e inseguridades que son parte y herencia de los que creemos en ti. Permanece con nosotros cuando la marcha sea dura, y llévanos contigo a tu casa, por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones

Por todas las Iglesias e instituciones misioneras, para que sepan proclamar a Cristo no por medio de poder y prestigio, sino con humilde servicio. Roguemos al Señor.

Por los misioneros, para que descubran lo bueno que hay en las mentes y corazones de los misionados y en su cultura, para curarlo, ennoblecerlo y perfeccionarlo todo en Cristo Jesús. Roguemos al Señor.

Por todas nuestras iglesias jóvenes, todavía en formación, para que estén profundamente encarnadas y arraigadas en su propio pueblo como comunidades de fe y de amor, que enriquezcan a la Iglesia Universal. Roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro: Jesús, tu hijo, se sentía indefenso contra los que le rechazaban; sin embargo se confió plenamente a ti y lo resucitaste de entre los muertos. Que él se haga presente sobre el altar en estos signos de pan y vino y que nos acompañe en el camino hacia ti, para que podamos permanecer fieles y perseverantes hasta el fin. Y de este modo podamos vivir también con él que es nuestro Señor por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro: Te damos gracias por alentarnos a través de la palabra y del ejemplo de tu Hijo Jesucristo. Su palabra no siempre es cómoda y agradable, como tampoco lo fue su ejemplo. Envíanos a anunciar su evangelio, sobre todo por la forma cómo lo vivimos. Y cuando nuestro ardor se esté enfriando, recuérdanos que tú eres nuestro Dios que nos envías y acompañas por medio del mismo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Los que hablan en nombre de Dios no deberían preocuparse por lo que han de decir, ya que Cristo nos asegura que el Espíritu Santo hablará por ellos. Que el Señor les bendiga a ustedes, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

SAN BENITO, ABAD.

Introducción
El tiempo de San Benito, entre los años 480 y 550 D.C., era un tiempo de crisis -muy semejante al nuestro.” Cambio radical de la faz de todo el mundo de la época. El Imperio Romano se estaba derrumbando en el Oeste, y pueblos enteros estaban emigrando de continente a continente. La confusión espiritual era todavía aún mayor. A la Orden de monjes que él fundó (Benedictinos) les legó una Regla que es modélica por su equilibrio, y atrayente a la capacidad humana. Los monasterios benedictinos se convirtieron, para una gran parte de Europa, en centros de civilización y cultura. Benito es el Santo Patrono de Europa y del monasticismo de Occidente.

Colecta
Oh Dios, sabio y amoroso: San Benito enseñó sabiamente a sus monjes que deberían combinar equilibradamente estos dos elementos: trabajo y oración. No permitas que olvidemos o menospreciemos ninguno de los dos. Que nuestra oración inspire lo que hacemos para cumplir con conciencia nuestra tarea en la vida y para usar nuestros talentos, regalos de Dios, para tu servicio y el de nuestros hermanos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios nuestro: Con este pan y este vino recordamos a aquél que se entregó totalmente por los otros, tu Hijo Jesucristo. Le despojaron de todo excepto de la certeza de que podía contar contigo. Haznos conscientes de que las cosas terrestres y rastreras, a las que nos sentimos tan atraídos, tienen solo un valor relativo y pasajero. Orienta nuestros corazones hacia las cosas de arriba, que jamás se devalúan: tú y nuestro prójimo, la justicia, la verdad, la fraternidad y el amor. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión

Señor Dios nuestro: Por el poder y fuerza de esta eucaristía ayúdanos a comprender y a practicar plenamente lo que significa ser discípulo de Jesús. Que sepamos encontrar en él calma y serenidad y aprender a llevar la paz a otros, la paz hecha de amor y bondad, de perdón y de misericordia. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Fuente: El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano. 

ciudadredonda

Jueves, 12 de julio de 2018

ENVIADOS EN POBREZA

Introducción:
Primera Lectura: Con palabras patéticas, Oseas describe de qué modo ama Dios a su hijo Israel, incluso cuando tiene que reprender a su pueblo, Dios será misericordioso, porque todavía lo ama, aunque el pueblo sea rebelde. Él es Dios, no un mero ser humano.

Evangelio. Jesús envía a sus doce apóstoles a anunciar el reino de los cielos. Tienen que estar desprendidos de posesiones, e incluso de gente, de sus propios familiares. Tienen que ser pobres también en el sentido de que deben aceptar la inseguridad de no ser bien recibidos. Quizás podríamos retener hoy estas palabras de Jesús: “Gratis lo recibieron, denlo gratis”: su amor, su servicio, su entrega.

Colecta
Señor Dios nuestro: Tú nos envías a todos en misión; la misión formidable de dar a conocer tu reino por la forma cómo vivimos el evangelio de Jesucristo tu Hijo. Te rogamos que nos des un profundo sentido de misión y no permitas que los afanes de cada día o el peso pegajoso de nuestras posesiones nos alejen de dar testimonio de que tú eres nuestro Dios y de que Jesús es el Señor que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

Intenciones

Para que, tanto los pastores y ministros como los simples laicos en la Iglesia, anuncien sin descanso la Buena Nueva de salvación, como fuente de felicidad y de paz para todos. Roguemos al Señor.

Para que encontremos alegría y paz interior, aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos, y dejemos a un lado la soberbia y el hambre de poder, para buscar una paz genuina y duradera. Roguemos al Señor.

Para que los misioneros, en cualquier parte del mundo, presenten de forma creíble el evangelio, sobre todo por su estilo evangélico de vida. Roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro: Jesús, tu Hijo, viene a nosotros en la pobreza de un trozo de pan y de un sorbo de vino. Así como él se nos da a sí mimo gratis y por puro amor, te pedimos que nosotros aprendamos a compartir también gratis todo lo que tenemos y lo que somos. Que esto sea nuestra mejor ofrenda a ti por Jesucristo nuestro Señor.

Oración para después de la Comunión
Oh Dios, Padre generoso: Ésta ha sido una eucaristía, es decir, una verdadera acción de gracias por tu amor misericordioso sobre nosotros. Movidos por gratitud, queremos realizar el trabajo que tu Hijo asignó a sus discípulos: luchar contra las fuerzas del mal dentro de nosotros y en nuestro entorno para sanar y curar, y así proclamar con nuestra conducta y nuestra vida que tú eres un Dios que ama y que tu Hijo Jesucristo es nuestro Señor y Salvador por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Hemos recibido gratis todo el perdón y la vida de Dios. Sepamos compartirlos gratis también, y pasarlos generosamente a nuestros hermanos, con la bendición de Dios todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente: ciudadredonda

Martes, 10 de julio de 2018

OVEJAS SIN PASTORES

Introducción:
Primera Letura. El pueblo de Dios en el Antiguo Testamento desertó de Dios para irse con los ídolos (ídolos falsos), dioses fantoches fabricados a medida. Intentaron modelar un Dios a su imagen y semejanza. / ¿Estamos nosotros, los cristianos, libres de idolatría? Fabricamos nuestros ídolos y nos arrodillamos ante ellos. Algunos de nosotros los adoramos de forma descarada: Dios está reservado solamente para los domingos (y tantas veces ni eso); y el poder, el dinero, las drogas, el placer, el horóscopo... son para los días de entre semana. Otros, de forma más suave, aunque quizás igualmente destructiva de Dios y de su pueblo, adoramos, si es caso: la eficiencia, el ahorro de tiempo, la velocidad, el estrés, la mecanización de la vida, las relaciones de negocios, el confort; o también la apatía, el desaliento, la dejadez, la resignación pasiva ante la vida, y otros. Incluso las personas piadosas pueden tener sus idolillos caseros supuestamente religiosos: por ejemplo, sus devociones, sus instituciones y asociaciones religiosas, su intolerancia moral y su arrogancia, su tendencia a absolutizar la autoridad y las leyes. ---¿Ante estas diferentes situaciones cabría preguntarnos cuál es actualmente nuestro dios?

Evangelio.
Jesús expandió su mensaje de la Buena Nueva, de palabra y de obra. Hoy pide que muchos de sus seguidores escuchen su invitación a seguirle en la vocación sacerdotal y religiosa para que continúen su tarea y lleven su compasión liberadora a la gente de nuestros días. Todos nosotros habríamos al menos de rezar, para que el Señor suscite tales mensajeros, pues la necesidad es muy urgente.

Colecta
Señor Dios nuestro: Tú eres un Dios de buen corazón: En tu Hijo Jesús nos has mostrado tu compasión por todo lo débil. Danos buenos pastores que cuiden de tu pueblo y lo nutran con fe y confianza en ti, con un amor desinteresado y altruista que sabe cómo servir sin esperar aplauso y gratitud. Que su amor sea el tipo de amor gratuito que tú nos has mostrado en Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones

Por la Iglesia, Pueblo de Dios, para que el Señor suscite santos pastores, que reconcilien y animen a sus hermanos con justicia, equidad y amor. Roguemos al Señor.

Por todos los miembros de nuestras comunidades cristianas, para que sepamos confiar en nuestros pastores, apoyarles eficazmente, dialogar sinceramente con ellos y compartir su pesada carga y su misión. Roguemos al Señor.

Por todos nosotros, para que el cuidado y cariño de Cristo por nosotros nos inspire a fortalecernos unos a otros con palabras de aliento y esperanza, y con obras de apoyo y ayuda mutua. Roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas

Oh Dios, Padre tierno y compasivo: Tú nos das comida y bebida espirituales para sustentarnos en el camino de la vida. Mira cuánta gente hoy día está necesitada, y camina sin timón. Dales buenos pastores según tu corazón, que les ayuden y les guíen en la vida; y que en el sacramento de la eucaristía les alimenten con tu palabra viva y con el pan de vida eterna, que es Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión

Señor Dios nuestro: Tu Hijo Jesús camina hoy todavía por nuestros pueblos y ciudades, de cerca y de lejos. Que su palabra sea para todos nosotros Buena Noticia de liberación de las enfermedades de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu. Y que sepamos pasar este mensaje liberador, al menos con nuestras obras, a los hermanos que nos rodean. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Bendición Hermanos: Vivamos y proclamemos la Buena Noticia del Reino de Dios aquí en la tierra con nuestra bondad, compasión y solidaridad. Que Dios todopoderoso les bendiga por esa formidable tarea, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Lunes, 9 de julio de 2018

NUESTRO DIOS ES DIOS DE VIVOS Introducción:

Primera Lectura. El profeta Oseas es el profeta del amor tierno y gratuito de Dios, que sigue amando a su pueblo aun cuando éste no sea fiel, porque él es Dios y no es como los hombres (Os 11,9). Oseas está capacitado para describir bien este amor, porque lo ha experimentado en su propia vida, cuando su mujer le dejó. Él fue a recuperarla y recogerla, y entonces experimentó con ella una segunda luna de miel. Ésta es la clase de amor que Dios siente por nosotros.

Evangelio. Dios nos ha hecho para vivir. En Jesús nos muestra que quiere curarnos; que nos quiere totalmente vivos y resucitados de entre los muertos, porque por su resurrección Jesús derrotó a la muerte en su raíz. En esta eucaristía pedimos a Jesús que nos resucite de la muerte del pecado y también de la muerte física.

Colecta Oh Dios, creador de todo lo que respira y vive: Tu Hijo Jesucristo tocaba a los enfermos, los curaba y les daba vida. Que él nos tome a nosotros de la mano y nos alce del desaliento y del pecado. Que en esta eucaristía Jesús nos toque con su cuerpo y con su sangre, nos regenere y nos renueve otra vez para que vivamos su vida y marchemos por su camino hacia ti. Que nos toque con el calor de su amor para que nuestro amor haga revivir a otros, especialmente a los pobres y a los que sufren. Te lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor.

Intenciones

- Para que la Iglesia continúe con compasión el ministerio sanador de Jesús: que los enfermos se sientan confortados, los oprimidos se sientan libres, y los pobres y débiles protegidos. Roguemos al Señor.

- Para que los doctores y enfermeros y todos los que cuidan de los enfermos, discapacitados y minusválidos tengan un gran respeto por la vida y, en sus tareas, se sientan inspirados por el amor de Cristo. Roguemos al Señor.

- Para que la fe y la esperanza de los enfermos y moribundos esté firmemente anclada en nuestro Señor Jesucristo, que es la resurrección y la vida; que con él sepan aceptar con paciencia sus sufrimientos y, cuando llegue el momento, aceptar también la muerte como la puerta hacia una vida plena. Roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas Oh Dios y Padre nuestro: Éste es el lugar santo donde habitas y a donde nos has invitado. Con el pan y con el vino te ofrecemos todo nuestro amor y confianza, por medio de Aquél que se puso a sí mismo en tus manos cuando colgaba de la cruz y siguió confiando en ti aun en el momento angustioso de su muerte, Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión Oh Dios, Padre nuestro: Nuestra vida y nuestra muerte están en tus manos. Estamos seguros de ti, porque sabemos que tu amor es irrevocable y nos has dado una vez más a tu Hijo en esta eucaristía. Te pedimos la gracia de aprender de ti y de tu mismo Hijo Jesús a hacernos presentes los unos a los otros, y a ser mensajeros creíbles de tu cuidado paternal y de tu gratuito amor. Te lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor. BendiciónHermanos: Dios quiere que vivamos a tope, con plenitud. Por eso envió a su Hijo Jesús a curarnos espiritualmente y a fortalecernos con la comida y la bebida de vida eterna, la eucaristía. Que Dios todopoderoso les bendiga y les guarde: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Jueves, 5 de julio de 2018

LA FE A PRUEBA

Introducción

El sacerdote Amasías, en nombre del rey, juzga como inoportuna la palabra de Dios a través del profeta Amós, porque políticamente no es relevante.

Evangelio.

Humanamente hablando, fue una exigua consolación para el paralítico oír que sus pecados eran perdonados. Pero para el creyente, el pecado es la raíz de los males humanos; cuando esta raíz es arrancada por el perdón, la persona total está salvada, incluso corporalmente. En el evangelio los escribas tachan a Jesús de blasfemo. Los “oficiales” de la religión institucionalizada retan y se enfrentan al verdadero mensaje de Dios, con el pretexto de defender la así llamada religión verdadera. Roguemos hoy para que sepamos reconocer el verdadero Espíritu de Dios cuando quiere transmitirnos su mensaje, aun cuando nos resulte desagradable.

Colecta

Señor Dios nuestro:
Con frecuencia no entendemos lo que nos pides en la vida.
Danos una fe confiada -te rogamos- para que sigamos creyendo en ti incluso cuando no vemos a dónde nos llevas.
Danos la fe de Abrahán, dispuesto a sacrificar a su hijo;
Danos la fe del paralítico, que encontró renovado valor cuando recibió perdón por sus pecados.
Mándanos levantarnos y caminar con la certeza de que tú nos amas y quieres llevarnos hacia ti, que eres Dios por siempre, por los siglos de los siglos.

Intenciones

- Para que la Iglesia, consciente de sus propios defectos, ofrezca humildemente compasión y perdón a todos los que yerran, y llegue a ser en nuestro mundo signo e instrumentos de reconciliación. Oremos.
- Para que sepamos mostrar especial cuidado y amor por los minusválidos, por los niños paralíticos o en silla de ruedas que nunca podrán jugar, por los ciegos que nunca podrán ver el mundo lleno de color creado por Dios, por los sordos profundos que nunca podrán oír o cantar canciones de alegría. Oremos.
- Para que nuestros hogares sean lugares de mutuo entendimiento, comprensión y reconciliación; que los jóvenes aprendan de sus padres a perdonar ofensas y a aceptarse mutuamente en su diversidad e individualidad. Oremos.

Colecta:

Señor, Dios nuestro: Por medio de este pan y este vino nos unes con tu Hijo. Él permaneció fiel a ti cuando le pediste un sacrificio imposible, el de la cruz.. Al ofrecer este sacrificio de tu hijo, ayúdanos a aprender de él a decir sí a toda tarea o sacrificio que nos pidas en la vida. Danos esta fe, este amor y lealtad por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión

Señor, Dios nuestro: Nos has fortalecido de nuevo por la presencia de Jesús, tu Hijo. Ensancha los horizontes de nuestra fe y ayúdanos a aceptar, no solo con nuestra mente sino también con nuestros corazones y con todo nuestro ser que tú ves más lejos que nosotros, que tu corazón es más grande que el nuestro, y que el sacrificio es el precio que hay que pagar por libertad, alegría y felicidad. Haznos disponibles para aceptar esto en confianza y amor, por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición

Con el paralítico del evangelio de hoy cuando fue curado, alabamos y damos gracias a Dios, que nos dice a nosotros también cuando hemos pecado: “Levántate y anda”. Que el Señor les mantenga a ustedes caminando por sus caminos y que él les bendiga abundantemente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Fuente: ciudadredonda

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Personas Online

Hay 72 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction