Diócesis de Valledupar
Animación Bíblica de la Pastoral-ABP.
(Martes 28ª TO - San Ignacio de Antioquía, Obispo y Mártir)

Lucas 11,37-41
«Cuando terminó de hablar, un fariseo le rogó que fuera a comer con él; entró, pues, y se puso a la mesa. El fariseo se quedó admirado viendo que había omitido las abluciones antes de comer. Pero el Señor le dijo: «¡Bien! Vosotros, los fariseos, purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis llenos de rapiña y maldad. ¡Insensatos! El que hizo el exterior, ¿no hizo también el interior? Dad más bien en limosna lo que tenéis y entonces todo será puro para vosotros.»
Palabra de Dios...

Señor, ¡que me esfuerce siempre por dar más de mi, sin importara quién!

Meditación
Todas las polémicas de Jesús con los fariseos pueden resumirse en esto: una acusación por vivir la religión superficialmente y una invitación a vivirla desde dentro. Para Jesús, la copa de la religión se justifica sólo en la medida en que da de beber del vino de la espiritualidad. Cuando alguien se fractura la pierna lo notamos en seguida, pues camina con muletas y la lleva inmovilizada. Pero es difícil saber, a simple vista, cuando alguien está enfermo porque no le funciona un riñón. ¿Y quién de los dos se encuentra más grave? En este caso, el que aparentemente se ve mejor.

Así puede suceder también en la vida espiritual. Aparecer muy bien al exterior, pero en realidad estar muy grave por dentro. Mucha piedad religiosa, rezos y estampas de santos... pero con muchas telarañas en el corazón... Lo que Cristo quiere subrayar hoy es el valor de lo que reside en nuestro interior, donde los hombres no pueden entrar y sólo Dios ve. Los actos externos deben ser consecuencia de una actitud del alma. Por eso, el Maestro nos previene: “¡Cuidado! Lo importante es lo que yo piense de ti. No te preocupes por la consideración de los demás.”

Quien participa con alegría en la Misa o hace un acto de caridad al dar de su tiempo a los demás, no lo debe hacer para impresionar a los hombres, sino para agradar a Dios. Pues de nada vale lo que hagamos por fuera, si por dentro estamos llenos de maldad. Lo anterior no implica, sin embargo, que no busquemos ser un testimonio positivo para quienes nos rodean, obrando el bien y cumpliendo con nuestros deberes.

Siempre debemos buscar lo trascendente que se encuentra muy adentro del corazón. Hay que eliminar todas las actitudes que pretendan hacer evidente “nuestra superioridad” en algo (situación económica, cultural, actitud “devota”, “bondad”...) como buscando la aceptación de los demás, olvidándonos de la aceptación de Dios. Seguramente, en el fondo de una vida que busca sólo lo aparente, se encuentra un gran individualismo que lleva a enfocar el interés en la propia persona, olvidando o relegando a segundo término a Dios y a los demás.

Si Dios fuera la prioridad del hombre, el mundo sería otro. Cuando se ama a una persona, se le trata de conocer, de entender y, sobre todo, de agradar. Dios se abre totalmente y se nos muestra tal cual es a través de las Sagradas Escrituras, a través de nuestro prójimo y hasta a través de la naturaleza misma. Es cuestión de buscarlo, y no precisamente en lo superficial.

Antes de lanzarnos a servir en la obra de Dios, cuidemos el servicio del ser. Seamos servidores silenciosos, serenos, sencillos y pobres. No busquemos éxitos momentáneos, estaríamos en un error.

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Personas Online

Hay 56 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction