Liturgía

Lunes, 27 de febrero de 2017

NO DISPUESTO A PAGAR EL PRECIO
(Año I. Eclo 17,19-27; Mc 10, 17-27)

Introducción
Año I. Ben Sirá, el autor del Eclesiástico, afirma que todos, incluso los justos, están afectados por el pecado, y por lo tanto llama a todos a la penitencia.
Año II. Esta primera carta de Pedro se escribió en Roma, dirigida a cristianos no-judíos de la región de Asia. La asistencia de un secretario puede explicar cómo su griego es más bien sofisticado para un pescador de Galilea. Empieza su carta con un himno, como algunos autores griegos solían hacer. Los temas claves de la carta, como el bautismo y las dificultades de parte de los no cristianos, aparecen en este himno.
Evangelio. El joven del evangelio está orgulloso, quizás un poco farisaicamente, de haber observado los mandamientos desde su niñez. Pero Jesús pide más: Por el reino de Dios uno tiene que estar dispuesto a seguir radicalmente a Jesús, y por él a renunciar a todo lo demás. La oferta de Jesús es demasiado exigente para poderla aceptar. El joven no estaba dispuesto a pagar el precio. --- ¿Estamos nosotros siempre dispuestos a pagarlo totalmente?

Oración Colecta
Oh Dios, Padre nuestro:
Tu Hijo Jesús nos mira con amor
y nos pide que le sigamos
generosa y radicalmente.
Pero tú sabes lo difícil que es para nosotros
no sentir mayor atracción
por las cosas y por la gente que por ti.
Sostennos en nuestras luchas
para que seamos totalmente libres
para servirte a ti y a los hermanos,
ya que lo que es imposible para nosotros
tú lo puedes hacer en nosotros
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por los que en la Iglesia nos proclaman la sabiduría de la Palabra de Dios, para que ellos mismos primero la vivan y después compartan su experiencia con nosotros, roguemos al Señor.
Por los padres y educadores, para que reten a los jóvenes a vivir poniendo interés en las cosas realmente importantes; y también por los jóvenes, para que el idealismo y la generosidad guíen sus vidas, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que seamos profundamente conscientes de que por la gracia de Dios tenemos la fuerza de responder a la invitación del Señor, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
En estos sencillos signos de pan y vino
reconoceremos enseguida la presencia
de tu Hijo Jesucristo en medio de nosotros.
Que él nos dé ojos y corazones de fe
para reconocer su presencia real
también en todos los pobres
que no cuentan en este mundo.
Haznos pequeños y suficientemente pobres
para reconocer que debemos a los pobres
lo que debemos a Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de al Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
En esta eucaristía nos hemos encontrado
con tu Hijo Jesucristo.
Que él nos dé pobreza de corazón
para seguirle a donde quiera él nos llame.
Tenemos pocas cosas materiales
para venderlas y darlas a los pobres.
Pero, haznos conscientes
de todas nuestras riquezas de mente y corazón,
de paciencia y amor
que podemos compartir con los hermanos,
y ayúdanos a hacerlo con entusiasmo y sin vuelta atrás,
en el nombre de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Normalmente un encuentro con Jesucristo cambia a una persona. Pero la persona también puede rehusar, como el joven rico del evangelio de hoy. Que ojalá experimentemos nosotros encuentros íntimos con Jesús, que nos transformen de verdad.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Sábado, 25 de febrero de 2017

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú sabes lo inclinados que estamos a resistir
el fuerte impacto del evangelio
de tu Hijo Jesucristo,
porque nos gusta oír solo lo que nos agrada.
Que tu Santo Espíritu nos dé la fuerza
para aceptar la conversión y el desprendimiento
que el evangelio exige
y para acoger a las personas
que nos recuerdan tu palabra
en el nombre de Jesucristo nuestro Señor. R/ Amén.

Intercesiones Generales
Por todos los ministros de la palabra y por todos los cristianos, para que tengamos el valor de llevar a cabo nuestra tarea profética de proclamar a un mundo escéptico el evangelio no deformado de Cristo, roguemos al Señor.
Por los profetas que viven entre nosotros, enviados por Dios para reanimarnos del orgullo de nuestra auto-complacencia, para que no les amordacemos ni silenciemos, sino que prestemos atención a su llamado a la conversión. roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que el Señor nos de voz firme y audacia para hablar claro por y en favor de los sin voz y de los que son privados de sus derechos más fundamentales, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Traemos este pan y este vino ante ti
para que Jesús, el profeta de tu Buena Nueva,
esté vivo entre nosotros.
Ábrenos a tus conmovedoras palabras
que nos llaman a superar nuestros miedos
y nuestros refugios de seguridad
fabricados por nosotros mismos.
Haznos tu pueblo.
Haz que sea totalmente verdadero en nosotros
que nos has hecho libres
por el cuerpo y la sangre de tu Hijo,
Jesucristo, nuestro Señor. R/ Amén.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta celebración eucarística
nos has cuestionado por nuestra mediocridad
y nuestra autocomplacencia
por medio de la palabra y el ejemplo de tu Hijo.
No permitas que sofoquemos
su grito que nos exige una vida auténtica
en favor tuyo y de los que nos has encomendado.
En los acontecimientos cotidianos
y en las personas de nuestro tiempo
sigue hablándonos tu palabra, siempre nueva,
de libertad y esperanza
por la que Cristo entregó su vida.
Que él sea nuestro Señor,
por los siglos de los siglos. R/ Amén

Bendición
Hermanos: Habríamos de ser muy agradecidos cuando alguien nos hace confrontarnos con la verdad sobre nosotros mismos, también y especialmente cuando esa verdad nos duele. Es una espléndida ocasión para cambiar a mejor.
Que la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.R/ Amén.

Fuente: ciudadredonda

Jueves, 23 de febrero de 2017

Oración Colecta

Señor Dios, Padre nuestro:
Nuestro corazón permanece inquieto
hasta que haya descubierto la paz que tú nos ofreces en tu Hijo Jesucristo.
Ayúdanos a poner nuestra confianza y alegría
no en cosas frágiles, perecederas,
sino en tu Hijo, en su Buena Nueva de salvación,
y en el reino que vino a instaurar entre nosotros.
Haznos pobres de espíritu y receptivos,
danos a cada uno de nosotros un corazón atento y sabio para seguir buscando hasta que te encontremos a ti en Jesús y en nuestros hermanos.
Te lo pedimos por el mismo Cristo, Señor nuestro, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. R/ Amén.

Intercesiones Generales
Por todos los cristianos, para que amen su fe y su vida en Cristo y sigan viviendo según sus convicciones, roguemos al Señor.
Por los gobernantes y líderes de las naciones, para que, mientras trabajan por la prosperidad y progreso, no pierdan de vista lo que es verdaderamente esencial: la gente, la dignidad de las personas, y los más profundos valores humanos, roguemos al Señor.
Por nuestros jóvenes, para que sus padres y la Iglesia les transmitan su fe viva y el espíritu de servicio tanto a Dios como a los hombres, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios nuestro:
Crea entre tí y nosotros una comunión sana de amor.
Ven a nosotros en tu Hijo Jesucristo,
en esta eucaristía y en nuestra vida de cada día;
y reina en nosotros, toma posesión de nosotros
para decidir y perdonar,
para santificar e iluminar,
para dirigirnos y renovarnos por tu gracia.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. R/ Amén.

Oración después de la Comunión

Oh Dios, Padre nuestro:
En esta celebración eucarística
nos has dado de nuevo a tu propio Hijo Jesucristo.
Que él sustente en nosotros el crecimiento de tu reino.
Que abra nuestros ojos a la bondad
y, al mismo tiempo, al valor relativo
de las cosas de este mundo.
Y que él nos ayude a percatarnos
de que nuestra personalidad y existencia humanas
no son más que la manera concreta
por las que nos tú llamas
y por las que nosotros respondemos a tu llamada
para construir tu reino en nuestro mundo.
Te los pedimos en el nombre de Jesús, el Señor. R/ Amén

Bendición

Hermanos: Sabemos que Dios nos tiene gran cariño. Ojalá Dios, nuestra fe y el Reino sean nuestra alegría y nuestro tesoro. Que Dios sea nuestra felicidad.
Y que él nos bendiga bondadosamente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; que esta bendición permanezca para siempre .R/ Amén.

Fuente: ciudadredonda

Lunes, 20 de febrero de 2017

CURANDO Y RESUCITANDO (Año I. Eclo 1,1-10; Sant 3,13-18; Mc 9,14-29)

Introducción
Año I. La Primera Lectura se toma del libro sapiencial de Ben Sirach, un alto oficial judío de Jerusalén en el Siglo II A.C. La sabiduría que un ser humano puede adquirir por medio de educación y de experiencia en la vida se queda corta ante la verdadera y perfecta sabiduría que procede de Dios y que con frecuencia avergüenza a la sabiduría humana. Ciertamente, la sabiduría humana es a veces locura, y la locura de Dios -como la sabiduría de la cruz- es genuina sabiduría.
Evangelio. Jesús cura a un muchacho poseso, alzándolo, tomándolo de la mano. Jesús pide fe y oración confiada, de otro modo nos cerramos a la acción de Dios. Marcos dice que “Jesús levantó al muchacho poseso cogiéndolo de la mano”; así describe su curación en términos de resurrección, como la curación de la suegra de Pedro o la resurrección de la hija de Jairo. Con su tacto, “cogiéndolo de la mano”, Jesús cura y restaura vida.

Oración Colecta
Oh Dios, Padre compasivo:
Por medio de tu Hijo Jesucristo
tú alzaste a los enfermos a una vida plena,
curándolos de sus enfermedades.
Tómanos a nosotros también de la mano,
tócanos y restáuranos a una humanidad más plena.
Toca nuestra mente, para que seamos más sabios
y mira al mundo y a la gente
con tus ojos compasivos.
Toca nuestro corazón,
para que sepamos amar más
y servir mejor a nuestros hermanos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones
Señor, ayúdanos a alzar de su desaliento a los descorazonados y abatidos, gracias a nuestra amistad y cercanía, y a nuestras palabras reconfortantes, así te lo pedimos:
Señor, bendice a los doctores, enfermeras, y a todos los que cuidan de los enfermos, para que logren levantar de su postración y enfermedad a los que buscan su ayuda, y así te lo pedimos:
Señor, resucita de entre los muertos a todos nuestros seres queridos difuntos que murieron con fe y esperanza en la resurrección, y así te lo pedimos:

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Aquí están sobre el altar
tus propios dones de pan y vino.
Tócalos con el poder de tu Santo Espíritu
y transformarlos en el cuerpo y sangre de Cristo,
nuestro hermano y Salvador,
para que participemos de su victoria
sobre el sufrimiento, la enfermedad y la muerte.
Te lo pedimos en el nombre
de aquél que vino a elevarnos
a una vida más alta y sublime,
Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios de misericordia y compasión:
Concédenos participar del poder sanador
de tu Hijo Jesucristo.
Danos un espíritu de penitencia y de oración
para hacernos humildes y fuertes;
y sobre todo danos un sentido de fe profunda,
para que podamos hacer grandes cosas
creyendo en tu Hijo Jesús.
Y que experimentemos,
activo y eficaz en nosotros,
su poder de levantar a la gente
de sus miserias y desamparo.
Te lo pedimos por medio del mismo Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Tocar con cariño a los hermanos, tomarles de la mano, librarlos de su aislamiento y levantarlos de su tristeza y desesperación… es también nuestra tarea, si queremos continuar el trabajo y la misión de Jesús. Para poder realizarlo, contemos con la bendición del Señor.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Viernes, 17 de febrero de 2017

MARCADOS CON LA CRUZ
(Año I. Gen 11,1-9; Mc 8,34-39)

Introducción
Año I. La Primera Lectura de hoy, relato de la torre de Babel, expresa el deseo de comprensión mutua, respeto y tolerancia: “¡Ojalá pudiéramos todos hablar la misma lengua!” El autor aprovecha la ocasión para ridiculizar a la soberbia Babilonia, que destruía naciones y culturas. “Babel” significa “confusión”, en lengua Asiria. Los habitantes de Babilonia merecieron un monumento por confundir a la gente.
Evangelio. Ser discípulo de Jesús implica caminar con Jesús por el camino de la cruz. Los cristianos, seguidores de Cristo, son personas marcadas con la cruz. Hacemos la señal de la cruz no meramente como gesto simbólico cuando rezamos, sino también, nos guste o no, aceptamos la cruz en la vida real. Tenemos que aprender a aceptar la cruz con Jesús.

Oración Colecta
Oh Dios de poder y de amor:
Por tu misericordia
nos enviaste a tu Hijo
para liberarnos, por su cruz,
de nuestro egoísmo
y del miedo, del pecado y de la muerte.
Haz que crezcamos
asimilando las actitudes y la mentalidad de Jesús
y llénanos con la fuerza de su Espíritu,
para que sepamos llevar las cargas de la vida con él
y con él también aceptar los sufrimientos
para así vivir para otros y llevarles esperanza y alegría.
Y de este modo caminemos
por el camino de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, para que por medio de ella Cristo se haga más visible, gracias a su compromiso de servir a Dios y al pueblo, por su preocupación bondadosa por los pobres y por su continua conversión al evangelio, roguemos al Señor.
Por todos los cristianos que afirman seguir a Cristo, para que vivan y cumplan las exigencias del evangelio y den testimonio de Cristo crucificado, roguemos al Señor.
Por todos los que sufren en su cuerpo y en su corazón, para que se percaten de que son uno con el Señor en su pasión y muerte, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios Señor nuestro:
Traemos ahora estos humildes dones ante ti.
En estos signos de pan y vino
Jesús, tu Hijo, se nos dará a sí mismo.
Que él nos dé fuerza
para caminar con valor
en nuestro viaje a través de la vida,
también cuando la misma vida se convierte
en camino de cruz,
para que le sigamos hasta el fin,
hasta ti, nuestro Dios de bondad y amor,
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Padre bondadoso:
Hemos sido uno con Jesús
en esta santa mesa de la eucaristía;
que estemos también unidos a él
en su camino hacia ti y hacia los hermanos.
Que le sigamos a dondequiera que él nos lleve
tanto en días de alegría
como en días oscuros y de dolor.
Y envíanos a donde nuestros hermanos nos necesiten
para llevarles tu palabra liberadora y tu ayuda eficaz,
incluso aunque nos cueste esfuerzo y sacrificio.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Señor.

Bendición
Hermanos: No tenemos que pedir cruces. En el Huerto de Getsemaní Jesús pidió que le quitaran la cruz y el sufrimiento. --- Pero nosotros tenemos que aceptarla cuando lo exijan nuestra fe y amor, y las circunstancias de la vida. Que en esos momentos el Señor nos fortalezca.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Fuente: ciudadredonda

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 65 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction