Liturgía

Jueves, 16 de febrero de 2017

AVERSIÓN AL SUFRIMIENTO
(Año I. Gen,9,1-13; Mc 8,27-33)

Introducción
Año I. Dios sella una alianza provisional con su pueblo. La señal del pacto será el arco iris. Von Rad lo llama “principio de la paciencia de Dios”. La vida del hombre le pertenece a él también, ya que el hombre puede tomar sólo la vida de animales para su alimento, a condición de que drene bien el signo de vida, la sangre; pero el hombre no puede quitar, sin castigo, la vida de sus semejantes, los seres humanos.
Evangelio. El evangelio de hoy nos dice que un día Jesús preguntó a sus discípulos quién pensaban que era él, y Pedro dijo: Tú eres el Cristo, es decir el Salvador prometido. Pero cuando Jesús les dijo que él salvaría a su pueblo por su sufrimiento y muerte antes de su resurrección, Pedro protestó. No podía aceptar la figura de un Señor sufriente. --- A nosotros también nos es difícil aceptar el dolor y la contradicción. Nos quejamos y protestamos: “¿Por qué yo; por qué a mí?” Pero tenemos que aprender de Jesús que el dolor y la dificultad son parte de nuestra vida y, con frecuencia, son también el camino para la vida y la alegría. Personas que han sufrido por los otros comprenden bien lo que significa amar.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Con frecuencia nos resulta difícil aceptar
la dificultad y el sufrimiento
que salen a nuestro encuentro
causados por otros o a causa de otros.
Nos quejamos,
y sentimos sacudida nuestra confianza.
Ayúdanos a aceptar el sufrimiento
como parte de nuestra vida
y como una forma de crecimiento
y, si no entendemos su misterio,
ayúdanos al menos a soportarlo en beneficio de los otros,
como hizo Jesús, tu Hijo,
que vive contigo y con el Espíritu Santo,
un solo Dios por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por la Iglesia, para que no se avergüence de predicar a Cristo crucificado y de ser humilde con él y como él, roguemos al Señor
Por los rezagados y atrasados en la vida, por los pequeños “que no cuentan”, para que no sean pisoteados por los importantes y poderosos, roguemos al Señor.
Por los que no saben adaptarse a la vida, por aquellos cuyas ideas o conducta no compartimos, para que sepamos respetarlos y tengamos un corazón y un lugar para ellos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
En esta eucaristía recordamos
el perdón y la vida que tu Hijo nos trajo
por medio del sufrimiento y la muerte.
Que sepamos seguirle
no solamente en su camino hacia la felicidad y la alegría,
sino también, cuando sea necesario,
en su camino hacia la cruz,
para que vivamos con él
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tú nos has dirigido en esta eucaristía
palabras de ánimo
y nos has fortalecido con el pan de vida de tu Hijo.
Qué él camine siempre con nosotros
en el viaje de la vida,
no solo en días de alegría
sino también en momentos dolorosos y oscuros:
como cuando nos duele el cuerpo por la enfermedad
o cuando nuestros corazones se sienten heridos;
y ayúdanos a otorgarnos, unos a otros,
consuelo y esperanza,
a causa de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Pedro protestó contra el sufrimiento, que marcaría la vida y la muerte de Jesús, su acto salvador. --- Nosotros también a veces protestamos por problemas y dolores que nos hacen sufrir. Sin embargo, somos seguidores de Cristo.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Miércoles, 15 de febrero de 2017

OJOS PARA VER DE NUEVO

Introducción

Primera Letura:. El diluvio acaba. Dios y el pueblo se reconcilian de nuevo. La paloma regresa con una rama de olivo en su pico. Noé da gracias a Dios.
Evangelio. Como señal de que él vino para curar, para traer perdón y vida a la persona íntegra, Jesús restaura la vista de los ciegos, hace oír de nuevo a los sordos, incluso resucita a los muertos y los llama de nuevo a la vida. No sólo trae buena noticia de esperanza y sanación, él mismo es la Buena Noticia personalizada, él la encarna en sí mismo y la comparte con la gente, de palabra y obra.

Oración Colecta
Oh Dios, fuente de salud y vida:
Cada uno de nosotros pudiera también decir,
con el ciego del evangelio:
“Que vea de nuevo, Señor”,
porque estoy ciego al amor que tú me muestras
en la gente que me rodea.
Que vea de nuevo,
porque estoy ciego a tu esplendor y belleza
que tú me revelas en la creación
y en los acontecimientos de la vida.
Abre mis ojos a tu bondad y misericordia
que tú despliegas palpablemente
en gente bondadosa que me rodea.
Ojalá oigamos de labios de tu Hijo:
“Tu fe te ha salvado”.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Señor, mira los ojos de los niños que se abren a la vida; mira los ojos llenos de esperanza, que se abren al futuro que tú nos prometes, y llénalos con tu luz, y así te rogamos:
Señor, mira los ojos llenos de desengaño de los que se sienten frustrados; mira la alegría en los ojos de los que saben cómo amar; y así te rogamos:
Señor, mira los ojos desalentados de los que se rinden ante los problemas de la vida; mira el fuego en los ojos de los que no se rinden, sino que continúan animosos el buen combate; y así te rogamos:

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, sanador y misericordioso:
Por medio de estas ofrendas de pan y de vino
te pedimos nos des la Luz que ilumina nuestras vidas,
tu mismo Hijo Jesucristo.
Por medio de él ten piedad de nosotros,
e ilumina nuestros ojos con fe clara y profunda,
para que te alabemos por la bondad salvadora
que nos muestras
en tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta eucaristía
has querido que experimentáramos tu bondad
por medio de la presencia salvadora de Jesús.
No permitas que escondamos esta luz
o que oscurezcamos la vida de nuestro prójimo.
Danos ojos claros para ver
y que ojalá seamos luz
para los que no tienen clarividencia o esperanza.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Algunas veces vemos sólo con ojos empañados, o no vemos en absoluto, las cosas buenas que Dios nos da y la buena gente que él pone en nuestro camino. Que ojalá en adelante sepamos verlos.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Martes, 14 de febrero de 2017

SANTOS CIRILO, Monje, Y METODIO, Obispo; Misioneros

Introducción
La liturgia celebra hoy a dos grandes misioneros de la Iglesia Oriental, el monje Cirilo y su hermano Metodio, obispo. Nacidos en Tesalónica, en Grecia, evangelizaron a los búlgaros, moravios y bohemios, en el siglo IX. Crearon el alfabeto eslavo -llamado cirílico-, tradujeron las Escrituras y prepararon la liturgia en eslavo. A causa de esta inculturación de la liturgia, se encontraron con fuerte oposición, pero Roma aprobó lo que habían hecho.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú inspiraste a tus misioneros,
los hermanos Cirilo y Metodio,
a ser inventivos y flexibles
al proclamar al pueblo
la Buena Nueva de salvación.
Te rogamos que hagas
que todos los cristianos sean conscientes
de que tu Hijo Jesucristo
debería ser reconocible en nosotros,
y ayúdanos a renovarnos constantemente
para que, con nuestra vida y ejemplo,
mostremos el verdadero rostro de Cristo,
que es Hijo tuyo y Señor nuestro
por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Nos hemos reunido aquí
con tu Hijo, que está en medio de nosotros.
Queremos celebrar esta eucaristía
en espíritu y en verdad
y expresar en ella
lo que vivimos en nuestra vida diaria.
Así, que nuestra amistad y amor
hacia ti y hacia todos
se hagan más profundos y reales
cada vez que compartimos juntos la eucaristía
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Jesús nos ha hablado aquí su palabra,
que debe encarnarse
en la vida de cada uno de nosotros
y en nuestras comunidades cristianas.
Ayúdanos a percibir siempre esa palabra
como un reto para nosotros hoy,
como un desafío al que podemos responder
por la fuerza del pan de vida.
Y que la Iglesia y sus pastores
hagan todo lo que esté a su alcance
para llevar el culto y la liturgia
más cerca a la vida del pueblo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Fuente: ciudadredonda

Lunes, 13 de febrero de 2017

EXIGIENDO SEÑALES DEL CIELO
(Año I. Gen 4,1-15.25; Mc 8,11-13)

Introducción
Año I. El pecado, que es siempre “asesinato”, muestra su fea cabeza después de la pérdida del paraíso. ¿O acaso la historia de la Primera Lectura de hoy expresa el conflicto entre culturas, la vida sedentaria afincada en la tierra (Caín) y la vida nómada del pastor Abel? Sin embargo, por su castigo, Caín se convierte en un nómada fugitivo.
Evangelio. En el evangelio los fariseos piden a Jesús un signo de que su autoridad viene del cielo. --- Pero, también nosotros buscamos con frecuencia signos y tranquilizantes. ¿Acaso no son suficientemente tranquilizadoras las palabras de Jesús? ¿No consiste la fe en confiar en él? Nuestro signo o señal es la vida y el mensaje de Jesús.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Perdónanos porque, por nuestra fe débil,
pedimos a veces señales y milagros.
Sabemos que tú eres nuestro Padre,
pero a veces no nos es fácil
reconocer tu presencia amorosa.
Danos ojos de fe para percibir el signo
de que tú estás con nosotros
en Jesús y en su mensaje, en el evangelio.
Te decimos, aunque un poco de mala gana,
porque nos es doloroso:
Purifica nuestra confianza en ti y en Jesús
para que logremos ser cristianos más maduros
que te amemos por medio del mismo Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la gente que tiene que afrontar pruebas y sufrimientos, para que crezcan como personas y como cristianos a través de la prueba de su fe, roguemos al Señor.
Por los que vacilan en su fe o dudan de comprometerse a vivir según las exigencias de su fe, para que el Señor les dé perspicacia y fortaleza, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que el Señor aumente nuestra fe y la haga rica y espontánea, sin que necesitemos señales especiales ni milagros, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Cuando tu Hijo Jesús
experimentó contradicción y rechazo,
no vaciló ni titubeó.
Aceptó la vida, con sus sufrimientos,
para traernos perdón y alegría.
No permitas que seamos sacudidos
por las olas de nuestras dudas y temores,
sino acepta en este pan y este vino
nuestra voluntad para ser fieles a ti y a los hermanos
tanto en los sufrimientos como en las alegrías.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Señor nuestro, Padre amoroso:
Sabemos que, aunque invisible pero siempre presente,
tú estás a nuestro lado en días de prueba y sufrimiento.
Ayúdanos a no abandonar
a nuestros hermanas y hermanos necesitados,
sino más bien a fortalecer su confianza en ti,
para que juntos podamos marchar hacia adelante
hacia la alegría eterna que nos prometes
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: El signo que nos da Jesús es él mismo, su propia persona, el Emanuel, Dios que se nos muestra personalmente en Jesús, en su palabra de vida inspiradora, en la ternura de su acción sanadora, en su aceptación de todas las personas, incluyendo los pobres y marginados. Que el señor abra nuestros ojos y nos bendiga.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Sábado, 11 de febrero de 2017

Introducción
El 11 de febrero de 1858 Nuestra Señora se apareció en Lourdes a una muchacha sencilla, Bernardita Soubirous. Desde entonces, millones y millones de personas se ha congregado en ese pueblo y han experimentado allí una renovación de su fe y, para algunos, también recuperación de la salud física. Las peregrinaciones son una tradición sagrada para el pueblo peregrino de Dios; muchísimas de estas peregrinaciones tienen como meta santuarios marianos, donde muchos buscan la restauración de su salud y de su fe. El mayor milagro de Lourdes consiste quizás no tanto en sus curaciones espectaculares, sino en la atmósfera de oración confiada de los peregrinos y en la unidad de la fe de los pobres y ricos, los sanos y los enfermos.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
La Madre de Jesús
era un solo corazón con su Hijo
en el misterio de dolor, junto a la cruz,
cuando salvó al pueblo por su pasión,
su muerte y resurrección.
Por la bondadosa y maternal intercesión de María,
ayuda tú, Señor, a los que peregrinan a sus santuarios,
ya que sus cuerpos están atormentados por el dolor
y sus corazones están atravesados
con una espada de ansiedad y sufrimiento.
Dales el valor de la fe para que sigan esperando en ti,
nuestro Dios, por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por los que buscan con impaciencia encontrarse con Dios más profundamente, para que experimenten la cercanía del mismo Dios, en la oración y en los hermanos que transpiran sencillez y bondad, roguemos al Señor.
Por nuestras familias cristianas, para que los esposos y las esposas tomen a Cristo como su guía y compañero en la vida y enseñen a sus hijos el camino hacia el Señor, roguemos al Señor.
Por los enfermos y por todos los que sufren, para que en su sufrimiento sean conscientes de que Dios les conoce y les ama, y de que Jesús está cerca de ellos, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que a través de la vida permanezcamos como buenos peregrinos caminando hacia Dios y los unos hacia lo otros.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios nuestro compasivo:
Con estos dones de pan y vino
venimos a la mesa eucarística de tu Hijo
para expresar nuestra fe y confianza en ti
por medio de las plegarias de intercesión de María.
Que todos los que acuden a ella
encuentren fe y salud de cuerpo y de mente,
fortaleza en su debilidad
y alegría en su amor.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión (Gracias al Equipo Litúrgico, Heeswijk)
Oh Dios, Padre nuestro:
En tu bondad tú escuchas las plegarias
de todos los que, con fe, te confían sus preocupaciones y necesidades.
Nos unimos en oración con aquélla
a quien elegiste para ser
la Madre de tu Hijo.
Que sus plegarias de intercesión
nos lleven cada vez más cerca de Jesús,
que vino a señalarnos un puesto y un hogar
en el reino de tu amor y justicia eternos,
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Cuando vamos caminando en esta peregrinación de la vida hacia nuestra tierra y hogar permanentes, estamos seguros de llegar sanos y salvos si vamos caminando con la fe y el espíritu de servicio de María. Contemos también con la bendición del Señor.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

Fuente: ciudadredonda

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 63 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction