Liturgía

Viernes, 10 de febrero de 2017

Introducción
No conocemos mucho de la vida de Sana Escolástica, la
hermana del gran San Benito, a cuya sombra vivió. Dedicando
su virginidad a Dios, primeramente vivió una vida de oración en su casa, después vivió cerca de su hermano en Subiaco, después en Monte Casino, hasta que Benito le puso al cuidado de una comunidad de mujeres.
Sabemos por la historia cómo los monasterios benedictinos de hombres y mujeres no solamente irradiaban paz, sino que eran, en muchas regiones, los civilizadores y los principales testigos de la presencia de Cristo en el mundo.

Oración Colecta
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias hoy por los santos
como Santa Escolástica;
ellos nos recuerdan que una vida
de oración y de comunidad
dan testimonio de tu presencia en este mundo.
Haznos también ver claramente
que eres tú el que finalmente cuentas,
que tú eres el sentido de nuestras vidas
y que el lazo definitivo que nos une a todo el mundo
es Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Por estos signos de comida y de bebida,
pan y vino,
tu Hijo Jesucristo se nos da a sí mismo
y nos reúne a todos juntos
como una comunidad de amor y de servicio.
Haz que las comunidades de religiosos consagrados
-de hombres y de mujeres-
sean un signo, perceptible por todos,
de que tú quieres que seamos uno
como pueblo que tú has liberado
y vinculado a ti en una Alianza Nueva
por medio de la muerte y de la resurrección
de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
Te damos gracias por esta eucaristía
y por todo el bien que hacen
en la Iglesia y en favor del mundo
los religiosos consagrados
-hombres y mujeres-.
Que sean testigos vivientes
de que vale la pena vivir por el evangelio.
Por medio del cuerpo y sangre de tu Hijo,
fortalécelos para que sean, en favor de todos,
adoradores en espíritu y en verdad
que, por tu causa,
amen y se preocupen por sus hermanos,
con y como Jesucristo nuestro Señor.

Fuente: ciudadredonda

Jueves, 9 de febrero de 2017

MÁS QUE MIGAJAS (Gen 2, 18—25; Mc 7,24-30)

Introducción
¿Por qué los hombres y las mujeres se atraen mutuamente? El amor es más fuerte que la muerte y más fuerte que los lazos familiares con los padres. Los seres humanos son sociables y necesitan un compañero igual, creado desde cerca del corazón del hombre, “carne de mi carne y hueso de mis huesos”. Y ahora el hombre puede proferir con gozo la palabra “Tú; thou”.
Evangelio. A los despreciados paganos también se les ofrece salvación. Los doctores de la Ley llamaron a la región donde Jesús realizó este milagro una “región de perros”. Dios levanta a los humildes que creen en él. La gracia no es privilegio exclusivo del pueblo de Dios. El reino está abierto y destinado también para paganos.

Oración Colecta
Oh Padre de todos:
Hace mucho tiempo elegiste al pueblo de Israel
para dar a conocer tu nombre a todas las naciones.
Tu Hijo Jesucristo nos dejó claro
que perdón y vida son parte muy esencial
de todos los que creen en él.
Señor, haz realmente a tu Iglesia lugar de encuentro
para todos los que te buscan, aunque sea a tientas,
para que todos los obstáculos y barreras se eliminen
y para que las riquezas de todas las naciones y culturas
revelen los mil rostros del amor que tú nos manifiestas
en Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que en la Iglesia universal haya espacio para las riquezas culturales de diferentes pueblos y para la manifestación de la misma fe en una variedad de lenguas y formas de expresión, roguemos al Señor.
Para que sepamos abrir nuestros hogares y nuestros corazones a los que de muchas maneras difieren de nosotros, para que hagamos todo lo posible para integrarlos en la comunidad humana y cristiana, roguemos al Señor.
Para que todos nosotros estemos preocupados y nos sintamos responsables de los que no están aquí con nosotros porque están de hecho alejados de la Iglesia, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú preparas la mesa de tu Hijo
para todos los que quieran venir al banquete:
para pobres y ricos,
para santos y pecadores.
Queremos aprender de tu Hijo Jesucristo
a dar, a todos los que piden alimento o amor,
no escasas migajas o sobras del banquete,
sino a nosotros mismos como alimento.
como Cristo hace aquí por nosotros,
él que es Hijo tuyo y Señor nuestro
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
En esta eucaristía
hemos sido, y nos hemos sentido, todos uno
en Jesucristo tu Hijo.
Él murió y resucitó a una nueva vida por todos;
su semejanza se refleja en el rostro de cada ser humano.
Ojalá fuera visible y palpable en todos.
Que su rostro no se desfigure ni se rompa
por nuestros prejuicios y temores;
no permitas que tu amor se achique
o sea menos que universal.
A todos nosotros haznos uno en él,
que es nuestro camino común
hacia ti y hacia los hermanos,
Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Que haya espacio en esta nuestra casa, es decir, en nuestras comunidades cristianas, para todos, sea cual sea su raza o clase social, su educación o nivel cultural.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Fuente: aciprensa

Martes, 7 de febrero de 2017

SU IMAGEN Y SEMEJANZA
(Año I. Gen 1,20; 2, 4a; Mc 7,1-13)

Introducción
Después de la creación de las cosas inanimadas viene la creación de los vivientes: peces, pájaros, animales terrestres, y el logro supremo, el hombre y la mujer, formados a imagen y semejanza de Dios. Éstos son especiales, porque Dios mismo los pone al cuidado de toda la creación, ya que la tarea de trabajar constantemente por la integridad de la creación es de mucho peso y responsabilidad.

Oración Colecta
Oh Dios, creador de todo lo que existe:
Te damos gracias por haber creado seres humanos
a tu imagen y semejanza.
Que esto signifique para nosotros
no solo que somos capaces
de amor y bondad,
misericordia y generosidad,
sino que, a tu imagen y semejanza,
podamos usar nuestro corazón y nuestra imaginación
para ser inventivos y creadores
amando, dando, perdonando,
y formando comunidad,
como tú, nuestro Dios que vives y reinas
ahora y por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que sepamos reconocer y respetar la imagen de Dios en los que fracasan en la vida, y en los discapacitados, físicos y mentales, roguemos al Señor.
Para que sepamos trabajar juntos para hacer de nuestro mundo un lugar bello y agradable donde vivir, roguemos al Señor.
Para que nuestro pueblo, cristiano o no, no permita que la propaganda sin sentido le lleve al torpe consumismo, sino que le conserve satisfecho viviendo en moderación y simplicidad, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios creador nuestro:
Estamos unidos íntimamente a tu creación
y nos permites usar pan y vino
para que Jesús celebre con nosotros
su muerte y su vida.
También celebramos nuestra vida y nuestra muerte,
todas nuestras tristezas y alegrías,
nuestro trabajo y nuestros pensamientos,
y nuestras relaciones contigo y con los hermanos
como una respuesta de amor a ti
y como una alegre canción de alabanza.
Acepta, Señor, todo esto
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Creador nuestro bondadoso:
Con tu palabra de ternura
nos has hecho tus hijos e hijas
y asociados tuyos en la obra de tu creación.
En respuesta a tu palabra que repetía:
”Es muy bueno”,
que la comunidad toda de la Iglesia
y toda la humanidad te den gracias y digan con gozo:
“Sí, Señor, todo es muy bueno”.
Que también nos conservemos “muy buenos”
y agradables a tus ojos
nosotros mismos, nuestra Iglesia y nuestro mundo.
Bendícenos con tu sonrisa bondadosa
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición:
Hermanos: Hemos nacido del amor de Dios. Sigamos viviendo en su amor.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Fuente: ciudadredonda

Lunes, 6 de febrero de 2017

Introducción
En 1597, veintiséis cristianos (religiosos y laicos) fueron clavados en la cruz y murieron como Jesús, en Nagasaki, Japón. El más conocido entre ellos era Pablo Miki, pero había también un francisco español que había trabajado anteriormente como unos diez años en Filipinas, Pedro Bautista. Su fiesta nos recuerda que el evangelio no está destinado solamente a países tradicionalmente cristianos. En cualquier parte del mundo hay personas que pueden seguir a Cristo de modo radical, quizás con mayor consistencia de lo que nosotros estamos dispuestos a realizar. La Iglesia está destinada para todos.

Oración Colecta
Oh Dios, Padre de todos:
Veneramos hoy a los misioneros y a su grey
de la comunidad cristiana de Nagasaki, Japón,
en quienes Cristo vivió
y en quienes él fue crucificado de nuevo.
Concédenos que los mensajeros y maestros
de la Buena Noticia de Jesús
sean uno con sus fieles en la vida y en la muerte
y se entreguen en amor y servicio
los unos a los otros y a ti,
nuestro Dios amoroso,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Que desde la aurora hasta el ocaso
tus fieles cristianos celebren
el santo sacrificio de Jesús, tu Hijo,
como los mártires de Nagasaki.
Y que eso sea un testimonio vivo
de que tú eres el Padre de todos
y de que Jesús vivió y murió por todos
para hacernos a todos uno,
ahora y por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
El Señor Jesús nos invita a todos a su mesa,
a pesar de lo diferentes que podamos ser
en rostro, carácter, personalidad, nacionalidad.
Que podamos soñar y trabajar con Jesús,
en todas partes, por una nueva humanidad
donde aprendamos a acoger y a amar
a todos los hombres y mujeres
en su polifacética dignidad humana
y en la riqueza de su mentalidad y su cultura.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Fuente: ciudadredonda

Sábado, 4 de febrero de 2017

UN PASTOR COMPASIVO
(Año I. Heb 13,15-17. 20-21; Mc 6,30-34)
Introducción:
Año I. En una exhortación final, el autor de Hebreos resume lo que había dicho para la vida práctica de los cristianos. Ésta es la bendición que desea para su pueblo.
Evangelio. ¡Qué lástima y qué vergüenza, si nuestro mundo fuera tan insensible e inhumano que llegara a eliminar de nuestra tierra el gran valor de la compasión! Escuchamos hoy en el evangelio que Dios nos manifiesta en Jesús que él se preocupa por nosotros con un amor más profundo y tierno que el de una madre por su hijo a quien dio vida. Dios se hace particularmente cercano a los que más le necesitan: los débiles, los que sufren, los abandonados, y los que no cuentan para nada. Ése es el amor que Dios nos mostró en Jesús. Ése es el amor al que nos invita, para que nos amemos así unos a otros: un amor profundo, tierno, duradero, y sin miedo de manifestarse abiertamente.

Oración Colecta
Oh Dios nuestro, siempre amoroso:
Tu Hijo Jesús nos ha revelado que tú eres
un Dios más afectuoso, tierno y compasivo
que cualquier madre pudiera nunca ser
con su hijo pequeño.
Hazte cercano a todos los heridos por la vida dura,
cuida de los pequeños y de los oprimidos.
Haz que todos los que siguen a tu Hijo
sean personas que sepan perdonar y curar,
que se hagan a sí mismos como pan nutritivo
para todos los que están hambrientos de cualquier manera.
Enséñanos a amarnos, a ser sensibles
y a cuidar los unos de los otros,
como tú te cuidas de nosotros por medio de Jesús,
Hijo tuyo y Señor nuestro, que vive y reina
por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que seamos agradecidos a Dios por toda la misericordia y compasión que nos muestra constantemente, roguemos al Señor.
Para que el Pueblo de Dios aprenda a ser una comunidad compasiva especialmente para con todos los que sufren y se sienten oprimidos, roguemos al Señor.
Para que nosotros seamos gente de paz, que intentemos sinceramente comprendernos unos a otros y que busquemos reconciliación cuando estemos divididos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Dios y Señor nuestro, Padre compasivo:
En estos sencillos signos de pan y vino
acogemos a tu Hijo Jesucristo
como nuestro Buen Pastor que murió por nosotros
para dar norte y dirección a nuestra vida.
Sentimos consuelo y nos da confianza saber
que él conoce muy bien y tan de cerca
nuestro cansancio y nuestras miserias humanas.
Que ojalá él nos escuche cuando nos volvamos a él,
y que esté muy presente cuando le necesitemos.
Te lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios nuestro, que nos amas y cuidas de nosotros:
Te damos gracias de todo corazón
por darnos un guía seguro,
tu Hijo Jesucristo,
que siente con nosotros
y sabe a dónde nos lleva..
Sigue dando hoy a tu Iglesia
pastores a imagen y semejanza de tu Hijo.
Que estén llenos de visión y compasión,
que sean sensibles al pueblo y a sus necesidades,
abiertos a las exigencias y a la capacidad
del evangelio y de nuestros tiempos.
Fórmalos como buenos pastores
a imagen del Buen Pastor,
tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Según la Biblia “tener compasión” significa literalmente “sentir en lo profundo de nuestras entrañas”. Nosotros diríamos “en el hondón de nuestro corazón”; sentirse cercano e íntimo a otros con fidelidad y compasión. Ése es el modo cómo se relaciona Dios con nosotros. Que sea también nuestro modo de relacionarnos unos con otros. Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Fuente: ciudadredonda

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 66 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction