Carismas

Cuando llegas al Seminario Laical Diocesano, te encuentras con una pequeña comunidad eclesial con un estilo laical, que quiere conectar una experiencia comunitaria exigente con la Tradición viva de la Iglesia. Se trata de una comunidad joven, nacida de la experiencia fundamentada en querer vivir una experiencia real de unidad.
HISTORIA Y ORÍGENES DE LA COMUNIDAD
El S.L.D. es una expresión del Seminario del Pueblo de Dios, Comunidad que nació en España en la ciudad de Barcelona concretamente, en el año 1969. En sus inicios fue fundada por Francesc Casanovas junto a otros jóvenes que quisieron vivir el Ideal de la Unidad y hacer vida el mandamiento nuevo de Jesús: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos” (Jn 13,34-35). Ellos tenían presente que este ideal de vida no era sólo para vivirlo ellos, sino para transmitirlo a toda la Iglesia Universal.
El Seminario Laical Diocesano (SLD), empezó sus primeros pasos en al año 1997, como un servicio de la comunidad “Seminario Pueblo de Dios” (SPD), para facilitar un proceso de formación integral a un grupo de jóvenes que deseaban dar continuidad a la comunión vivida en una convivencia de animadores de comunidades juveniles. Desde el primer momento se vivió esta experiencia como un regalo para la Diócesis. El entusiasmo fue creciendo no solo en el grupo inicial, sino que también varios adultos fueron integrándose a la naciente comunidad bajo la guía y el espíritu del Seminario del Pueblo de Dios. Los miembros del SPD son los formadores del SLD, puesto que su misión específica es: “Ofrecer a todos una Escuela Permanente de Formación para el cultivo de la vocación cristiana en el seno de la pastoral de conjunto de la Iglesia diocesana señalada por el Ordinario del lugar”.
¿QUÉ ES EL SEMINARIO LAICAL DIOCESANO?
Para profundizar en esta Escuela vamos a tomar nuestra identidad y la vamos a explicar detalladamente.
SEMINARIO: Así como existen seminarios para sacerdotes, el SLD es un semina¬rio para formar laicos. Nuestra Escuela es un seminario, un lugar de investigación, reflexión y profundización sobre la Fe cristiana, para conocer la intención de Dios en todos los aspectos de la vida: En todas nuestras relaciones, en la relación hombre-mujer, en la educación de los hijos, en los estudios, en el trabajo, etc.
¿Quien es el maestro?: Jesús en medio nuestro: “Porque donde están dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20). La escuela de formación es que vivamos con Jesús en medio nuestro. “Esta es la expresión más normal y cotidiana de la vida de la Iglesia” (Francesc Casanovas, El Paso, pág. 67)
¿Quiénes son los alumnos?: Adolescentes, jóvenes y adultos que hemos respondido con un sí al llamado que Dios nos ha hecho, a través de esta Comunidad, a vivir con su presencia las veinticuatro horas del día.

¿A qué hemos venido a esta Escuela?:
*Para aprender a vivir la vocación única de los bautizados, La unidad; porque el día que fuimos bautizados recibimos el privilegio de ser hijos de Dios y como hijos tenemos un llamado a vivir la misma vida de Dios: “Para que todos sean uno. Como tu, Padre, en mí y yo en ti, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tu me has enviado...” (Jn 17,21) . Se trata de asimilar que nuestra vocación es al Amor.
* Aprendemos también a ponerlo todo en común, sabiendo que todo lo que recibimos de Dios no es para quedárselo uno mismo, sino para compartirlo: tanto cosas espirituales como materiales.
* Aprendemos a abrazar la cruz de cada día, a vivir de una manera nueva la experiencia de dolor que nos toca todos los días. Si antes lo rechazábamos y sufríamos en vano ahora sabemos, que en cada dolor podemos acoger a Jesús y resucitar con él.
* En conclusión aprendemos un nuevo estilo de vida, a través de un cambio de mentalidad, que se concreta en las experiencias pequeñas de cada día tales como servir a los demás con alegría, tener en cuenta los detalles que hacen feliz al otro, pedir perdón, etc.
LAICAL: la palabra laico viene de la palabra Laos, que quiere decir pueblo. Nosotros somos una escuela de hombres y mujeres que sabiendo que somos “Pueblo de Dios” queremos vivir el Evangelio en toda su radicalidad.
Vivir con radicalidad quiere decir que cuando nos dice: “Déjalo todo y sígueme”, si realmente queremos, seguir éstas palabras nos comprometen, de tal manera que ese sí debilucho que dijimos un día, tiene que ir afianzándose en los pequeños detalles de cada día.
Nosotros, hombres y mujeres seguidores de Jesús, unidos al Obispo, formamos el cuerpo de la Iglesia, unidos a Cristo que es nuestra cabeza.
Según el Concilio Vaticano II los laicos tenemos la misión de consagrarle el mundo a Dios, haciendo presente a Jesús en todas las realidades.
DIOCESANO: La Diócesis es la comunidad de fieles que unidos al obispo del lugar hacen presente a la Iglesia Universal. Como Comunidad estamos llamados a transmitir a la Iglesia Universal, concretándolo en la diócesis, este ideal de la unidad hecho vida, que es el verdadero rostro de la Iglesia.
La Iglesia es nuestra familia y tenemos que amarla apasionadamente.

¿Cuál es la finalidad específica del SLD?
El Seminario Laical Diocesano quiere ayudar a todos a tomar conciencia de las exigencias bautismales, de modo que, partiendo de la pobreza evangélica, podamos vivir aquella unidad que Jesús pide al Padre: «Que todos sean uno [...] para que el mundo crea» (Jn 17, 21). Así, echando raíces en la experiencia de la comunión fraterna cada uno puede concretar su vocación específica, siendo Iglesia reunida en torno al Obispo diocesano como presencia de Jesús Pastor en la comunidad cristiana. De esta manera intentamos presentar a la diócesis personas maduras en la fe, que sean, dondequiera que realicen su misión, promotores de comunión eclesial.
Desde las primeras etapas de la formación, cada uno, según sus posibilidades, realiza una tarea apostólica en la diócesis, remarcando el espíritu de sencillez y anonimato.
¿Quiénes son los formadores?
La pedagogía está a cargo del Seminario del Pueblo de Dios, en colaboración con otras personas e instituciones de la diócesis. Ahora bien, más que las personas, el auténtico Maestro es Jesús en medio de nuestra pequeña comunidad. Lo importante es la creación de un ambiente de amor y sabiduría donde Jesús pueda formar a sus seguidores. La tarea formativa nace de la conciencia eclesial, con el pacto de amor mutuo que queremos renovar cada día.
¿Qué condiciones se requieren para participar del SLD?
Haber comprendido y querer vivir la pobreza que Jesús nos pide en el Evangelio para poder seguirle, pues sin esta disponibilidad la persona sería como un pedazo de barro duro que no se deja moldear por el alfarero. Se trata de una experiencia liberadora: ponerse en manos de Dios en la comunidad de fe. Esta vivencia unifica la persona, porque es un camino hacia Dios, que es el único que puede saciar nuestro corazón.
Lo único necesario es esta apertura de corazón que nos hace desprendernos de nuestras miserias para acoger la herencia que el Padre nos tiene reservada.
La comunión de bienes entre los creyentes es hoy una experiencia evangélica posible y muy necesaria.
¿Cuál es el proceso educativo que se sigue?
Al que pide iniciar su formación el SLD, se le explica cual es la matricula de esta escuela. Esto se lleva a cabo mediante una entrevista personal con uno de los formadores.
Los que están de acuerdo en vivir estas condiciones inician su formación en una etapa previa a la Escuela propiamente dicha, la cual, por este motivo, se llama Pre-escuela. Es un momento privilegiado para asimilar en la propia vida la pobreza que Jesús pide como condición imprescindible a quienes desean seguirle.
Luego en la Escuela hay tres etapas; Acogida, Catecumenal y Misional
Acogida: Son aquellas personas que después de pasar un tiempo suficiente en la Pre-escuela dan pruebas de haber asumido en su vida el espíritu de pobreza requerido por Jesús y están abiertas a la purificación de la comunidad para poner buenas bases a la obra que Dios quiere realizar en ellas.
Catecumenal: Están quienes han dado continuidad a su formación en la etapa de Acogida y desean vivir la vida unidad del evangelio al servicio de la Iglesia Local, esta etapa es el corazón de la Escuela donde cada uno va configurando su vida en armonía con los demás miembros y va adquiriendo sensibilidad tanto para las cosas de Dios como para las de la Iglesia.
Misional: Sería ya la etapa de madurez de la Escuela, donde cada uno va encontrando su propio lugar al servicio de la Iglesia, para edificarla en la unidad, y se prepara para hacerse disponible a las necesidades de la Iglesia Local en diálogo con la comunidad y con el Sr. Obispo.
Cabe destacar como de suma importancia para la formación de los miembros del SLD la vida en común transitoria con los formadores, especialmente en la etapa catecumenal. Las personas casadas lo realizan mediante convivencias adaptadas a ellas.
¿Cómo se realiza la formación?
Se trata de una escuela de vida, donde lo más importante es llevar a la práctica los contenidos que se reciben. Por eso todos tienen, como mínimo, una reunión semanal para poder compartir esta vida por grupos homogéneos: muchachos, mucha-chas y casados. En estos espacios aflora la obra que Dios va haciendo en cada uno y, al mismo tiempo, es el momento de acoger la interpelación de los hermanos en todo aquello que no es reflejo del amor de Dios y que hay que reorientar.
Una mañana al mes, se imparten temas teológicos. Comenzamos con la oración de Laudes y después una clase de Biblia, Eclesiología, Liturgia, Espiritualidad, Historia, etc. Son asignaturas que nos ayudan a profundizar para saber dar razón de nuestra fe y transmitirla a otras personas. En estas clases se crea un ambiente de inves¬tigación y de diálogo que ayuda a asimilar con mayor profundidad los temas que tratamos y se hacen trabajos personales o en grupo.
¿Dónde está ubicado el Seminario Laical Diocesano?
En estos momentos el Seminario Laical Diocesano se localiza en los lugares de vida en común del los miembros del Seminario del Pueblo de Dios. Concretamente en:

PARROQUIA MARÍA AUXILIADORA
Calle 22 A, Nº 4 H -113 (Barrio Villa Clara – Sur)
VALLEDUPAR
Tel/Fax: 572 63 67 y 582 71 47
PARROQUIA SAN PEDRO APÓSTOL
Calle 33, esquina Carrera 4 D (Barrio Los Mayales)
VALLEDUPAR

La Renovación Católica Carismatica es una corriente de gracia que el Espïritu Santo hace surgir por todas partes y que ha de llegar a todas las personas
¿Quiénes Somos?
La Renovación Católica Carismática nace en la Iglesia y de la Iglesia, por eso su pertenencia natural es a la Parroquia y a la Diócesis. El Concilio Vaticano II fue el auténtico comienzo de este Movimiento de la Renovación, con el Papa Juan XXIII quien refiriéndose a la Renovación exclamó: "Para un mundo cada vez más secularizado, nada más necesario que el testimonio de esta renovación espiritual."
La Renovación es una corriente de gracia que el Espíritu Santo hace surgir por todas partes y que ha de llegar a todas las personas, instituciones y organizaciones, permitiendo a cada uno de sus miembros, tener una experiencia personal con Jesucristo.
La Renovación carismática se reconoce a sí misma como un nuevo Pentecostés hoy. Invita y exhorta vivamente a los fieles a que abran todo su ser para que se llenen de la presencia santificadora del Espíritu y reciban su fuerza para dar testimonio de Cristo en el mundo.
Misión
La misión de la RCC es colaborar con la obra evangelizadora de la Iglesia, proclamando a Jesús como el único Señor, que está vivo y se hace presente por el poder del Espíritu Santo.
Visión
Conducir a todos los fieles de cualquier estado o condición a la plenitud de la vida cristiana, a la perfección de la caridad, a la santidad, suscitando así un nivel de vida más humano.

Objetivos de la RCC
1. Promover una conversión personal, madura y continua a Jesucristo.
2. Propiciar una apertura decisiva hacia la persona del Espiritu Santo, su presencia y su poder.
3. Fomentar la recepción y el uso de los dones espirituales (carismas) no solamente en la Renovación carismática sino en toda la Iglesia.
4. Animar la obra evangelizadora en el poder del Espíritu Santo.
5. Impulsar el crecimiento progresivo en santidad, a través de la correcta integración de los dones espirituales con la vida plena de la Iglesia.
La Renovación en Valledupar
En Valledupar la Renovación llegó hace aproximadamente 28 años. Experiencia traída por la Señora Elisa Castro de Dangond, quien después de haber recibido el bautismo en el Espíritu en el Minuto de Dios en Bogotá, solicitó al Padre Diego Jaramillo realizar un Seminario de Vida en el Espíritu en Valledupar.
¿Dónde estamos?
En la actualidad, la Renovación Católica Carismática en nuestra Diócesis se encuentra en las siguientes parroquias:
Ø Las Tres Avemarías
Ø El Carmen:
Ø El Espíritu Santo
Ø Inmaculado Corazón de María
Ø Sagrado Corazón
Ø San José Obrero
Ø La Natividad
Ø Cristo Rey
Ø Divino Niño
Ø La Candelaria
Ø La Concepción
Ø San Francisco de Asís
Ø La Catedral
Ø María Auxiliadora
Ø San Pedro Apóstol
Ø Santa María del Camino
Ø San Pío Piettrelcina
Otras Parroquias: La Divina Pastora de Codazzi, San Juan Bautista, de San Juan del Cesar, Santo Tomás de Villanueva, San Agustín de Fonseca, San Miguel Arcángel de la Jagua de Ibirico, Santa Cruz de Urumita, San Juan Bosco de Bosconia, San Roque del Copey.

¿Qué hacemos?
1.- Seminarios de Iniciación
2.-Seminarios de Crecimientos
3.-Escuela de Evangelización
4.-Convivencias
5.-Ayunos y Retiros
6.-Encuentros y Congresos
7.-Misiones y Promociones

Las Pequeñas Comunidades Eclesiales Diocesanas (PCED) buscan recorrer con la Bienaventurada Virgen Maria el camino del discipulado de Jesús.
¿Quiénes somos?
as PCED son un carisma propio de la Diócesis de Valledupar, fruto de las orientaciones dadas en el Concilio Vaticano II y en la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Santo Domingo. Pretenden llevar gradualmente a los bautizados hacia un encuentro personal con Jesucristo que transforme sus vidas y los haga auténticos discípulos y misioneros.
Las PCED realizan un itinerario formativo por etapas, cada una de las cuales está marcada por signos, celebraciones, documentos y sobre todo centrada en la Palabra de Dios, que van llevando a quienes hacen parte de ellas, a una progresiva conversión del corazón y a una adhesión cada vez más sólida con Cristo y con la Iglesia.


Descripción del Proceso
El itinerario formativo de las PCED se inicia con unas catequesis de convocación en las que se anuncia la Buena Noticia y se presenta como modelo el camino recorrido por la Virgen María y contemplado por los cristianos en el santo rosario que no en balde bordea el escudo de nuestra Diócesis.
La primera etapa se llama iniciación. Nuestras PCED iniciarán su formación conociendo y profundizando en las Sagradas Escrituras las grandes etapas de la Historia de la Salvación. Se servirán de dos cartillas que llevan como titulo “El Plan de Salvación”.
Después de aproximadamente dos años de iniciación, los hermanos son convocados a un encuentro en el que se evalúa el proceso, se cierra esta etapa y se abre la etapa del discipulado. Como su nombre lo dice, en esta etapa se recorre junto con los Apóstoles, la Virgen Maria y las primeras pequeñas comunidades de cristianos los caminos que Jesús les enseñó a recorrer para ser sus discípulos. Para ello, se abren las páginas del Evangelio en las que se hace viva y patente esa íntima relación entre Jesús y los discípulos. En esta etapa se pretende conocer a Jesús para ser sus discípulos.
Esta etapa se realiza en un ambiente espiritual marcado por el bautismo y la experiencia de pascua: no hay discípulo autentico sin cruz, no hay discípulo verdadero sin resurrección, no hay discípulo fiel sin el bautismo. Esta Etapa concluye con la renovación de las promesas bautismales en una celebración que evoca la Vigilia Pascual.

No podrá pasar a la siguiente etapa quien no esté dispuesto, después de haber conocido a Jesús, a vivir en medio del mundo y de las cosas temporales, las enseñanzas del Señor y de llevarlas hasta las últimas consecuencias.
Esa siguiente etapa se llama comunión y participación, porque en ella se aprende a vivir en comunidad la comunión con la Santa Madre Iglesia, reafirmando nuestra fe y nuestro compromiso con ella, nuestra comunión con el Sucesor de Pedro y con el Obispo, legitimo sucesor de los apóstoles que preside nuestra Diócesis y a construir esa Iglesia de modo corresponsable, hombro a hombro con el párroco y con las demás expresiones autenticas y reconocidas que edifican la Iglesia.
Se sella el compromiso con la Iglesia en la renovación de la experiencia de Pentecostés, un retiro marcado por el sacramento de la Confirmación y el compromiso misionero, con el cual la comunidad entra en la etapa de la misión.
Durante esta etapa la comunidad es enviada a la misión a los sitios más apartados o a los ambientes donde las personas han abandonado la iglesia y allí son misioneros. Mientras tanto se estudian la doctrina cristiana y la celebran a partir del contenido del Catecismo de la Iglesia Católica.
Al terminar esta etapa, cada uno de los miembros de la comunidad habrá elegido un campo específico de apostolado y de servicio y después de formarse para vivirlo y ejercerlo será instituido o enviado por el Obispo. Aquí concluye el Itinerario comunitario, aunque no la vida comunitaria y comienza un nuevo campo formativo: el del Ministerio o apostolado específico.

En el servicio a los más pobres y la búsqueda de la unidad interior, de la familia, de la Iglesia y entre las Iglesias.
¿Quiénes somos?
La Obra es una Sociedad de Vida Apostólica clerical de hecho (Código de Derecho Canónico c. 731-746) que en camino de aprobación ha recibido el "Status" de Asociación de fieles en sus ramas femenina y masculina.
Reseña histórica
La Obra Santa María, Madre de la Unidad nace en Ecuador el 31 de diciembre de 1993; a Colombia llega el 12 de diciembre de 1996 a la ciudad de Bogotá, y a Valledupar el día 23 de Octubre de 1998.
Después de rezar el Santo Rosario, con las personas que acudieron al llamado nacieron las primeras coronas en Valledupar. Al día siguiente en la Iglesia La Concepción se hace el lanzamiento dirigido a las familias, precisamente la Obra nace en el mundo en una familia muy católica conformada por 15 personas (Papá, Mamá y trece hijos), quienes encarnan los 15 misterios del Santo Rosario, además diariamente se comprometieron a rezar una decena por cada uno, tratando de vivir los frutos de cada misterio.
Tenemos un especial carácter de Comunidad, jerárquico y ecuménico; una espiritualidad y pedagogía propias. Su finalidad primera es cumplir la Voluntad Divina que se plasma en la vida comunitaria y fraterna, donde perfeccionándonos, lleguemos a unirnos perfectamente a Jesús como Maestro de Unidad y Amor y por Él lleguemos al Padre.
En nuestro país, la Obra está aprobada por nuestro Cardenal, entonces Arzobispo de Bogotá, Pedro Rubiano Saenz, mediante Decreto No 672 del 28 de Septiembre del año 2000 dejando la Obra a cargo de su Moderador para Colombia, Presbítero Roberto María Tisnes (qepd)
En Valledupar la Obra tiene como directores espirituales a los Presbíteros Armando Becerra Morón e Iver Alfonso de la Cruz Santiago.

¿Dónde estamos?
La Obra cuenta con un Consejo nombrado por los Directores Espirituales quienes son los encargados del funcionamiento de la misma en esta ciudad. Hay un grupo de formación, Compañeros de San Miguel, quienes se forman teológica y doctrinalmente en la espiritualidad de la Obra, en el conocimiento de la Palabra de Dios, oración, Lectio Divina, verdades de la Fe, etc., conociéndola perfectamente desde sus mismas bases para defender la verdad de Dios. El Santo Patrono es San Miguel Arcángel y por lo tanto, ellos tienen que ser sus compañeros en la misión: "Librar del mal a las criaturas". Ellos deben trabajar de la mano de los miembros del Consejo para ayudar en la formación espiritual de los miembros de las coronas.
Actualmente hay 7 Coronas en Valledupar y 2 en San Juan del Cesar. Estas personas hacen presencia en las siguientes Parroquias: La Natividad de María, Espíritu Santo, San Antonio María Claret y Tres Avemarías en Valledupar y San Juan Evangelista en San Juan del Cesar.
Las Coronas del Rosario son pequeñas células de comunidades formadas por 15 personas o más, que se forman en el seno de la Iglesia.
¿Qué hacemos?
El carisma de la Obra es el servicio a los más pobres y la búsqueda de la unidad interior, de la familia, de la Iglesia y entre las Iglesias. La Obra tiene muchos carismas de servicio; es decir, está abierta a fructificar de la mejor manera que el Espíritu Santo desee inspirar. Depende de la Jerarquía interna el discernir si tal o cual carisma se está viviendo o si se debe vivir según la espiritualidad de la Unidad.
Por qué el nombre de "Unidad"
La principal razón es porque responde claramente al Carisma y Espiritualidad de este grupo eclesial. El nombre define nuestro ser y actuar dentro de la Iglesia y para el mundo. Expresa el llamado que Jesús hace a los suyos en el Evangelio según San Juan en el capítulo 17 y al mismo tiempo responde a una realidad dramática que está viviendo la sociedad en su crisis de valores.
La Obra de la Unidad, profesa una total y verdadera devoción a la Trinidad Santa de Dios, pues nos sentimos llamados por ella a su imitación en la Unidad a través del Amor perfecto.

Contactos

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Quienes somos?
La LEGIÓN DE MARÍA es una asociación de católicos, perfectamente organizada, que persigue la santificación de sus miembros a través de la evangelización.
Tiene como fin la gloria de Dios mediante la oración y la colaboración activa en la obra de la Iglesia. El Espíritu de la LEGIÓN DE MARÍA es el de María misma y se basa en la acción conjunta del Espíritu Santo y de María en la obra de la Redención.
La LEGIÓN DE MARÍA es esencialmente evangelizadora, sin exigir desembolso alguno al socio, sin embargo no permanece insensible ante las necesidades del hombre e informa de los casos, conocidos en el ejercicio de su apostolado, a las organizaciones de la acción caritativa de la Iglesia.
Puede pertenecer a la LEGIÓN DE MARÍA todo católico que practique fielmente su religión cumpliendo con los sacramentos de la Iglesia.


MISIÓN
Ser un movimiento de Laicos que se proponen hacer de la fe la aspiración de la propia vida, en oración y acción, hasta conseguir la santificación personal.
VISIÓN
Comprometernos en el nacimiento de la fe en cada uno y en el prójimo a través de la difusión o reanudación de la devoción a María con fe, amor y humildad bajo 3 ejes rectores: espiritualidad, identidad, y compromiso, para lanzarnos de manera permanente a la aventura de ser santos.


HISTORIA DE LA LEGIÓN DE MARÍA EN EL MUNDO
El 7 de Septiembre de 1921, a las 8 de la noche, víspera de la fiesta de Natividad de nuestra señora, un alto funcionario del Ministerio de Finanzas del Estado Irlandés, FRANK DUFF, convocó en Dublín a varias personas, buscando cauces nueve para el apostolado. De esta primera reunión surgió la LEGIÓN DE MARÍA que hoy está presente en casi todos los países del mundo.
En 1947 Comienza en Colombia la LEGIÓN DE MARÍA.
En 1951-1952 En China dan su vida por la Iglesia más de 1.000 miembros y uno 19.000 son encarcelados.
El 13 de Julio 1966 Juan XXIII: “La LEGIÓN DE MARÍA presenta el verdadero semblante de la Iglesia Católica. Concilio VATICANO SEGUNDO: Frank Duff, fundador de la LEGIÓN DE MARÍA es invitado como observador Laico.

TESTIMONIO SOBRE LA LEGIÓN DE MARÍA.
-PIO XI: “Bendecimos muy particularmente a esta hermosa y Santa Obra: LA LEGIÓN DE MARÍA Su nombre ya dice bastante”
-PIO XII: “Estoy muy agradecido a la LEGIÓN DE MARÍA por sus grandes servicios a la Iglesia”
-JUAN XXIII: “La LEGIÓN DE MARÍA presenta el verdadero rostro de la Iglesia Católica”
-PABLO VI: “Instrumento de asombrosa eficacia para la edificación y extensión del Reino de Dios”
-CARDENAL GRIFFIN: “Es una bendición para un párroco tener la LEGIÓN DE MARÍA”
-CARDENAL SIRI: “Cuento con la LEGIÓN DE MARÍA para penetrar donde nadie hasta ahora ha podido hacerlo
-CARDENAL RIBERI: "La LEGIÓN DE MARÍA es, esencialmente, una escuela de espiritualidad mariana al servicio del apostolado. ...renueva el fervor de los primeros siglos... es una de las mejores cosas que la Iglesia tiene en nuestros días... uno de los más preciosos regalos que Nuestra Señora ha hecho al mundo moderno... La Legión de María es el milagro del mundo actual"
-CARDENAL TARANCÓN: "La Legión de María está realizando una magnífica labor de apostolado... sus procedimientos son tan adecuados a los momentos presentes, su apostolado es tan atrayente y seductor, tan palpitante de vida, que a todos cautiva... Por ello recomendamos sinceramente esta asociación"
-UN OBISPO DEL ECUADOR: "La Legión de María ha hecho en El Ecuador en tres años lo que no se había hecho en veinticinco"
-JUAN PABLO II: "Sois un movimiento de laicos que se propone hacer de la fe la aspiración de la propia vida, hasta conseguir la santificación personal. Vuestra espiritualidad es eminentemente mariana, no sólo porque la Legión se gloría de llevar como bandera desplegada el nombre de María, sino sobre todo porque tratáis de prestar vuestro servicio a cada uno de los hombres, en la verdad de la íntima participación de la Virgen Madre

LEGIÓN DE MARÍA EN LA DIÓCESIS DE VALLEDUPAR
En el año 1954, fue fundada por los padres Jesualdo y Joaquin de guadoson en compañía de las hermanas legionarias de Santa Marta, Reyes Rosado, Olivia Infante y Margoth Polo, con el consentimiento del señor Obispo Vicente Roy y Villalba, se creo el primer Praesidium de Adulto con el nombre de Divina Pastora de las Almas, realizaban las reuniones en la parroquia la Inmaculada Concepción que en la actualidad existe. Años más tarde el Padre Capuchino José Cabrera Fray Mariano con sus estudiante del Colegio donde trabajaba como profesor de Religión creo el Praesidum Juvenil con el nombre de Trono de la Sabiduria, que se reunian en el Colegio Loperena. Seguidamente con los padres de los estudiante formo el Preasidium de Adulto María Reina que se reunian en la Parroquia Tres Ave María, que en la actualidad también existe.
Actualmente nos encontramos en las Siguientes Parroquia: VALLEDUPAR

PRAESIDUM ADULTOS:
-PARROQUIA TRES AVE MARIA: Los Praesidia María Reina, Madre de la Divina Gracia, María Inmaculada, Arca de la Alianza, La Anunciación, Nuestra Señora de las Tres Ave María, María Auxiliadora y Torre de David.
-PRAESIDIUM JUVENILES: María Madre de Dios, Puerta del Cielo y María Estrella del mar.
-PARROQUIA INMACULADA CONCEPCION: Los Praesidia Reina del cielo y la Tierra, María Reina de todos los santos y P. Divina Pastora de las Almas.
-PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO: Los Praesidia Nuestra señora del Rosario y Rosa Mistica.
-PARROQUIA INMACULADO CORAZON DE MARIA: Praesidium Inmaculado Corazón de María.
-PARROQUIA DEL ESPIRITU SANTO: Praesidiium Reina del Santisimo Rosario.
-PARROQUIA SANTA MARIA DEL CAMINO: Praesidium Santa María del Camino.
-CENTRO DE EVANGELIZACION O.G.B.: Praesidium María Rosa Mistica.
-PRAESIDIUM JUVENIL : María Reina de los Angeles.
MUNICIPIO DE VILLANUEVA.
-PREASIDIUM ADULTOS: PARROQUIA SANTO TOMAS: Los Praesidia Reina de los Angeles y Madre de la Misericoridia
MUNICIPIO DE SAN DIEGO.
-PREASDIUM ADULTOS: PARROQUIA DEL PERPETUO SOCORRO: Los Praesidia Perpetuo Socorro y María Inmaculada.
-PRAESIDIUM JUVENIL: María Reina de los Angeles.
MUNICIPIO DE LA PAZ.
-PRAESIDIUM ADULTOS: PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASIS: Praesidium Nuestra Señora de la Paz.
PRAESIDIUM EN FORMACIÓN EN VALLEDUPAR
-PARROQUIA SAN JOSE OBRERO: Praesidium María Madre de Dios.
-PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA: Praesidium Nuestra Señora de la Candelaria.
MUNICIPIO DE LA JAGUA DE IBIRICO.
PARROQUIA SAN MIGUEL ARCANGEL: Praesdium La Medalla Milagrosa

Que hacemos?
Las formas en que llevamos a cabo el apostolado son muy diversas, sus campos de evangelización son múltiples:
- Aproximación a los alejados de la Iglesia
- Pastoral Penitenciaria, visitas a la Cárcel judicial, Alta y mediana Seguridad y en el Cromi.
- Pastoral de Salud, Asistencia a enfermos en los hospitales y clínicas de la Ciudad.
- Visita a los ancianos en la Casa del Abuelo.
- Atención a problemas de las familias.
- Visita a los hogares de la parroquia
- Catequesis de niños, jóvenes y adultos para los sacramentos.
- Evangelización: conferencias, cursillos, etc.
- Contactos personales.
- Contactos con los jóvenes en lugares de ocio.
- Colaboración con las distintas campañas de la Iglesia - Etc.

ORGANIZACIÓN DE LA LEGIÓN DE MARÍA:
Los socios se clasifican en dos grupos: activos y auxiliares. Son socios activos los que asisten un día a la semana a una junta de hora y media de duración, como máximo, y realizan un trabajo apostólico concreto durante un mínimo de dos horas semanales, en compañía de otro socio activo. Son socios auxiliares los que no pudiendo asumir los deberes del socio activo, se comprometen a ayudarle con sus oraciones (Santo Rosario e invocaciones legionarias). Ambos grupos de socios pueden alcanzar grados superiores en espiritualidad, los activos ser pretorianos y los auxiliares, adjutores. Estos grados adicionales se obtienen añadiendo, a sus compromisos iníciales, oír misa y comulgar todos los días y el rezo diario de un oficio aprobado por la Iglesia.
La Legión de María está estructurada siguiendo el modelo de la legión romana. La unidad orgánica se llama Praesidium y adopta por nombre un título de la Virgen. Cada Praesidium debe afiliarse a un Consejo superior. Los consejos superiores son: curia, comitium, regia, Senatus y Concilium. El Concilium es el consejo central que gobierna la Legión de María y radica en Dublín, Irlanda.
Desarrolla actividades formativas periódicas en reuniones semanales y mensuales: asociación de los patricios, retiros, ejercicios espirituales, congresos, escuelas de formación, cursillos, etc. Tiene diariamente presentes en sus oraciones a los legionarios fallecidos, y cada año ofrece misas por ellos.
EL SANTO ROSARIO:
Una meta importante de la LEGIÓN DE MARÍA es llevar a las personas, y especialmente a las familias, el rezo del Santo Rosario. Pio IX dijo "si tuviera un ejercito que rezase el Rosario, conquistaría el mundo". El Rosario "es el remedio para todos nuestros males, la raíz de todas nuestras bendiciones" (León XIII). "De todas las oraciones el Rosario es la más bella y la más rica en gracias" (San Pío X). "Es el Evangelio resumido" (Pío XII). "Es la Biblia" (Juan XXIII). "Para ser cristiano hay que ser mariano. Rezad el Rosario" (Pablo VI). Por eso la LEGIÓN DE MARÍA recomienda, con Juan Pablo II, "el Rosario en las manos, y el Dulce Nombre de la Madre en los labios". Lourdes y Fátima también lo recuerdan. El rezo del Santo Rosario tiene concedida indulgencia plenaria cuando se reza en la iglesia u oratorio, en familia, en comunidad religiosa o en asociación piadosa. Y tiene indulgencia parcial en otras ocasiones.

CONTACTOS : La Oficialialidad de la Curia REINA DE LA PAZ de Valledupar, esta conformada por :


DIRECTOR ESPIRITUAL DIOCESANO : Pbro. JAIRO ENRIQUE MARTINEZ MENESES Tel. 314-5448967

Voz del Pastor

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Patrocinadores

Personas Online

Hay 35 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction