Pastorales

Quienes Somos
Somos un equipo de sacerdotes y laicos de la Diócesis de Valledupar llamados a trabajar en el ámbito de las comunicaciones sociales en nuestra iglesia. Estamos comprometidos con mejorar el manejo de la información en nuestra Diócesis; buscando los recursos necesarios para crear una comunicación más profunda entre los miembros de la iglesia: Pueblo de Dios.
Creemos que la evangelización es comunicación y por ende se deben usar los medios mas especializados para lograr que esta llegue hasta el corazón de todos nuestros hermanos y los haga sentir la presencia viva de Jesucristo, a través de nuestra iglesia católica, cada día en sus vidas.

Misión

Utilizar las nuevas tecnologías y los medios de comunicación social para anunciar El Evangelio a toda la comunidad Diocesana.
No se trata solo de informar a cerca de las actividades de nuestra iglesia, sino de formar a nuestros hermanos en la espiritualidad y el crecimiento en el amor de Dios

Visión

En tres(3) años lograremos que nuestra Diócesis este a la vanguardia con los avances tecnológicos en medios de comunicación social, permitiendo a nuestra iglesia gozar de una organizada fuente de evangelización permanente. Además, lograr que nuestras parroquias cuenten con sistemas de información estandarizados, para que haya un manejo uniforme de los recursos informativos.
Funciones
Ser un puente entre cada parroquia y los medios de comunicación social que tenemos a nuestra disposición.
Informar a TODA la comunidad Diocesana de los eventos que realiza nuestra Iglesia.
Mantener una evangelización y catequesis permanente a través de nuestros medios de comunicación social.
Mantener a nuestra Diócesis actualizada con las últimas tecnologías en medios de comunicación.
Mantener canales propios de información y de noticias que aseguren la intercomunicación de nuestra Iglesia y su diálogo con el mundo.

Medios de comunicación propios
Página Web
Emisoras Comunitarias
Programa de Partidas
Periodico Diocesano Missio

Medios de comunicación externos
Canal 12
Radio Guatapurí
El Pilón
Vanguardia Liberal
TV Valledupar

Dinámica de la Pastoral
Cada año se hace la agenda Diocesana de la pastoral con todas las actividades a llevar a cabo durante el año próximo.
Cada mes la comisión Diocesana se reúne, al menos una vez, para planear las actividades pendientes.
Constantemente se le está informando a los agentes de las parroquias para que participen de nuestros eventos.
Cuando una parroquia tiene un evento nos informa a través de los agentes y lo anunciamos por medio de nuestros medios informativos.

Delegado Diocesano: Leonardo Fajardo

NUESTRA MISIÓN
Acompañar, y fortalecer como iglesia al pueblo indígena, que están en el territorio de la Diócesis, de Valledupar estos pueblos son:
Pueblo Arhuaco (IKU) pueblo Kankuamo (Kakachukwa) pueblo Kogui (Kaggaba) pueblo Wiwa, pueblo yukpas, pueblo chimilas, y pueblo wuayuu.
“Les acompañamos desde su cosmovisión y planes de vida hasta llegar a construir comunidades eclesiales con rostro autóctono desde una experiencia de Toda esta espiritualidad vivida, celebrada y transmitida oralmente por los Mayores entre los pueblos indígenas, la encontramos en los dichos y hechos de Jesús de Nazaret, registrados por escrito en los Evangelios.”

¿PARA QUÉ?
•Para reconocer en el Pueblo Indígena el rostro de DIOS, signo expresivo de las “semillas del verbo.
•Para que se conviertan en protagonistas de su propia evangelización.
•Para promover valores propios, como el amor a la tierra, el sentido comunitario, el respeto a los mayores, el respeto a la vida, etc.
•Para ofrecer a la Iglesia Universal los dones del Pueblo Indígena.
•Crecer en el conocimiento crítico de su cultura y apreciarla a la luz del evangelio.
•Para procurar un acercamiento intercultural y espiritual entre las diferentes etnias de la Diócesis.

¿POR QUÉ?
•Porque toda cultura evangelizadora por la fe cristiana debe resurgir como nueva creación, pasando de su antigua existencia a una nueva vida en Cristo resucitado.
•porque La mayoría de los pueblos indígenas viven empobrecidos y excluidos. Sufren graves ataques a su identidad y supervivencia, pues la globalización económica y cultural pone en peligro su propia existencia como pueblos diversos. Su progresiva transformación cultural provoca la rápida desaparición de algunas lenguas y culturas.

¿QUIENÉNES HACEN LA PASTORAL INDIGENA?
La iglesia Diocesana en cabeza del obispo, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos y todos los pueblos indígenas de la Diócesis.
Para la animación directa de la pastoral indígena el Señor Obispo delegó al PADRE LEONARDO FAJARDO ALVAREZ, quien ha formado una comisión con representación de las diferentes etnias, ya que, nuestra Iglesia no ha permanecido al margen de esta realidad, sino que ha ido reconociendo el lugar y la misión que les corresponde, para que sean sujetos, protagonistas de la evangelización, agentes de la acción pastoral.

¿CÓMO SE HACE?
•Ofreciendo el evangelio desde una experiencia de vida en común con una actitud humilde, comprensiva y profética.
•Haciendo una opción por el “otro” culturalmente distinto, un reconocimiento a sus maneras de vivir la fe, su cultura, la tierra, su autonomía. Acogiendo sus angustias y aspiraciones, con miras a la cimentación del reino.
•Utilizando sus mitos, sus símbolos, su lenguaje, la siembra, los ciclos de fecundación, su relación con la madre naturaleza, sus lugares sagrados, los ciclos del tiempo, etc.
•Con un renovado empeño en lograr que el pueblo indígena sea protagonista de su propia elevación espiritual y humana mediante el trabajo digno y constante, la fidelidad a sus mejores tradiciones, la práctica de sus virtudes.

PRESENCIA DE LAS RELIGIOSAS
Por gracia de Dios contamos con dos comunidades religiosas en la Diócesis, que hacen una loable labor en las comunidades de (IROKA, sierra del perijá – franciscanas de María) Y (SOKORPA BECERRIL, CON LAS LAURITAS MISIONERAS) para conocer los yukpas visitar http://www.eltiempo.com/media/produccion/yukpas/

CONTACTENOS
Padre LEONARDO FAJARDO
e-mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
CEL 314 5961694

OBJETIVO
Revivir el carisma que hay en los sacerdotes por imposición de manos del Obispo, mediante encuentros formativos que se integran a otros eventos igualmente formativos, como el retiro anual, las reuniones bimensuales de clero y de zona pastoral, el curso anual de formación pastoral y otros.
ACTIVIDADES
Todos los miercoles desde las nueve de la mañana hasta el almuerzo compartido, todos los hermanos sacerdotes que quieran participar (obligatorio para los del primer quinquenio de ordenación), siguiendo el esquema propuesto en el documento adjunto nos propònemos revivir el carisma dado por el señor a través de la formación permanete qurida y ordenada por la santa madre Iglesia.

1.¿Qué es la pastoral juvenil?
La pastoral juvenil es la acción organizada de la Iglesia para acompañar a los jóvenes a descubrir, seguir y comprometerse con Jesucristo y su mensaje, para que transformados en hombres nuevos, he integrando su fe y su vida, se conviertan en protagonistas de la construcción de la civilización del amor en la Iglesia y en la sociedad

2.Misión de la Pastoral Juvenil: Impulsar la realización personal y comunitaria de los jóvenes y la diócesis de Valledupar, promoviendo el compromiso a través de un proceso de evangelización donde los jóvenes creciendo en la fe, puedan continuar su crecimiento con Cristo en una comunidad adulta.

3.Líneas de acción de la Pastoral Juvenil: Todas estas actividades tienen como finalidad dinamizar, profundizar y evangelizar a todos los jóvenes estimulando a que se vinculen a la parroquia.

 Jornada mundial de la juventud
 Ciclo ruta pedaleando con Cristo
 Curso de formación de animadores ya asesores
 Noche de velas con María
 Curso bíblico
 Festival de la canción inédita religiosa
 Peregrinaciones
 Eucaristía Juvenil

4.Objetivos Específicos:

 Anunciar el Evangelio y ayudar a madurar la Fe de los y las jóvenes.
 Incentivar a que los jóvenes sigan a Jesús como sus discípulos que buscan la plenitud de la vida y la construcción de la civilización del amor.
 Incentivar en los jóvenes el estilo vida de Jesús como estilo de vida propio.
 Lograr que los jóvenes consigan una madurez tal que los capacite para optar vocacionalmente en la Iglesia, en uno de los estilos de vida (laical, religioso o sacerdotal) y comprometerse históricamente en la liberación integral del hombre y de la sociedad, llevando una vida de comunión y participación.
 Acompañar a los jóvenes en el proceso de maduración de la fe, entendida como la opción radical por Jesucristo expresada en una identidad de Iglesia y una vivencia litúrgico-sacramental de oración y compromiso apostólico.

5. Delegado Diocesano: padre Nelson Gonzales 3145961695

6. Pedagogía de la Pastoral Juvenil:

KERIGMA
- Catequesis
- Espiritualidad
- Misión
- Vida de grupo o comunidad

7.Itinerario de la pastoral juvenil: El itinerario que utilizamos es el mismo para toda la diócesis pero como guía, ya que se adapta los diferentes contextos de cada parroquia por ser temas de actualidad.

¿Qué pretendemos con el Itinerario?

-Crear procesos en contextos de comunidad.
-Ser un espacio donde los jóvenes descubran su vocación como discípulos y misioneros del Señor.
-Que los jóvenes sean puente de unión para llegar a la familia y de este modo se integren a la vida parroquial.
-Que los jóvenes descubran y celebren el significado de los sacramentos.
-Que los jóvenes tengan una mayor participación en la Iglesia llevándolos a comprometerlos con la vida parroquial.

8.Aporte de los jóvenes en la pastoral de la parroquial:

Infancia misionera
Comunidad de adolescentes
Pastoral de la salud
Lectores
Cantores, etc.

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA PASTORAL VOCACIONAL DE LA DIÓCESIS DE VALLEDUPAR

El 10 de diciembre de 1977 toma posesión el nuevo Obispo de Valledupar, Monseñor José Agustín Valbuena. Una de las prioridades pastorales de Monseñor José Agustín Valbuena, fue la de organizar la Pastoral Vocacional que ocupó gran parte de su tiempo y esfuerzo y a la que le dio un impulso decisivo para su consolidación. El solía decir que “el trabajo vocacional depende del número de sacerdotes y de la santidad de los mismos” y también: “Hay que trabajar por las vocaciones, hay que descubrir vocaciones nativas, porque yo creo en los costeños”.
.
A la llegada de Monseñor José Agustín Valbuena el encargado de la Pastoral vocacional era el Padre José Manuel Castañeda, quien le tocó abrir camino para que la pastoral vocacional fuera tomando forma poco a poco. En 1978 Monseñor José Agustín Valbuena nombra como Promotor vocacional al capuchino José Cabrera, que tenía cierta experiencia en el proceso de acompañamiento vocacional con los jóvenes. En ese entonces el número de jóvenes que daban respuesta a la llamada era de uno a dos. En el año 1979, se ordenó el padre José Bolívar y éste se vinculó al trabajo del padre José Cabrera.

Movido por el entusiasmo y la necesidad de formar y organizar la Pastoral Vocacional, Monseñor Valbuena, envió al Pbro. José Bolívar a la ciudad de Bogotá, a un encuentro organizado por la conferencia episcopal, donde se planteó la realidad de los seminarios y las pastorales vocacionales en todas las diócesis de Colombia. De aquí surge un interrogante ¿cómo ayudar a descubrir las vocaciones a la vida sacerdotal? Y como respuesta a este interrogante la Diócesis toma la iniciativa de buscar directamente ella misma a los jóvenes.

Trabajo de la Diócesis con los jóvenes

Para iniciar el trabajo, se organizó un grupo con religiosas, sacerdotes y laicos. Dos hermanas del colegio de la sagrada familia, los presbíteros José Bolívar, Albeiro Bedoya, José Cabrera, y laicos como Manuel Meza Bornachera y José Luis Pitre. También se vincularon otros sacerdotes como Rafael Daza y Agustín Sánchez.

Monseñor José Agustín Valbuena, tomó la iniciativa de enviar a este primer grupo a los colegios para buscar a los jóvenes. Comenzaron visitando a los estudiantes de los grados noveno, décimo, y undécimo. Dando origen así al trabajo de promoción vocacional.

La incipiente pastoral vocacional que se adelantaba en la Diócesis se desarrollaba de la siguiente manera: una promoción vocacional, un seguimiento vocacional para los jóvenes que surgieran de dicha promoción, convivencias vocacionales orientadas bajo una temática específica y por último se hacía todo lo correspondiente a un proceso de admisión para los jóvenes que deseaban la formación sacerdotal.

a. Promoción vocacional

Este equipo de trabajo iniciaba visitando los colegios de toda la diócesis, especialmente los más grandes. Al llegar a los cursos le repartían una carta a los jóvenes y un volante que contenía frases dirigidas a la vocación sacerdotal y a la vida religiosa; hacían una breve experiencia personal de la actuación de Dios en sus vidas. Algunos estudiantes se inscribían en una ficha diseñada para este fin y luego eran invitados a una convivencia.

b. Seguimiento Vocacional

Después de realizar la visita a los colegios, organizaban los datos, estableciendo estadísticas por colegios y municipios. Se encargaban de este trabajo los presbíteros José Bolívar y Albeiro Bedoya. Una vez realizado este trabajo se les daba la lista a los párrocos de los jóvenes que habían dado una respuesta positiva al seguimiento vocacional, de igual manera recibía la lista el señor Obispo y los encargados de la pastoral.

Para conocer la realidad concreta del joven que quería hacer el seguimiento vocacional, los encargados se comunicaban con los párrocos y algunas veces visitaban a los jóvenes en sus parroquias los cuales pertenecían a los grupos juveniles. No tenían ningún material que les ayudara en el estudio de temas, hubo un tiempo en que se trabajó con un material del discipulado. Éste consistía en formular una serie de preguntas, que eran respondidas por los jóvenes.

c. Convivencias

Las convivencias se hacían en el corregimiento de Pueblo Bello (Cesar). Tenían una duración de tres días y generalmente las hacían en los meses de Junio, Octubre y al finalizar el año escolar en Noviembre.

El desarrollo de las convivencias era de la siguiente manera: iniciaban con la oración de laudes, luego entregaban un tema para el trabajo en grupo, lo desarrollaban y terminaban con una plenaria. Recibían el almuerzo, realizaban otro tema y después, por las noches terminaban con una Eucaristía o una Celebración Penitencial. En estas convivencias además de los temas, habían momentos de alegría; “la hora de la alegría”; era el momento en que los jóvenes podían expresar sus cualidades en el canto, chistes y otras expresiones artísticas.

d. Directrices temáticas

Las principales directrices temáticas tomadas para mostrar la vocación sacerdotal, eran temas orientados a la formación antropológica del hombre, a la necesidad de la Iglesia y la vocación desde la Sagrada Escritura.

e. Proceso de admisión

Al final del año, generalmente en Diciembre, los jóvenes que deseaban entrar al seminario realizaban una entrevista con el señor Obispo. Los que eran admitidos por el Obispo, recibían la visita en sus casas de los responsables de la Pastoral Vocacional para conocer su realidad, el apoyo económico y la motivación que le brindaba su familia para seguir esta vocación. Durante el año de 1979 se organizaron dos o tres encuentros con los padres de familia de los jóvenes que deseaban entrar al seminario.

De esta manera se llevaba la Pastoral Vocacional en este período.

En 1980 el Señor Obispo Mons. José Agustín Valbuena nombra como promotor vocacional al Padre Pablo Salas entonces seminarista del Seminario de Bucaramanga y hoy Obispo del Espinal (Tolima). El Padre Pablo toma como referencia el trabajo que el Padre José Bolivar venía realizando y poco a poco lo va reestructurando hasta consolidar un proceso que dio y que aún hoy da muchos frutos.

Con Monseñor Oscar José Vélez Isaza como nuevo Obispo de la Diócesis de Valledupar la pastoral Vocacional sigue su curso y pide a los promotores vocacionales el P. Jesus Torres (del 2004-2005) y el P. Miguel Ávila (2007-2009) una revisión de los métodos y de la pedagogía para adaptarla a las nuevas situaciones y que pudiera llegar no solo a los jóvenes de los colegios sino también a los procesos que ese adelantaban en la Diócesis con Jóvenes y niños o donde estos estuvieran presentes como comunidades juveniles, grupos de monaguillos, comunidades de pareja, pequeñas comunidades, infancia misionera, comunidades neocatecumenales, renovación carismática que es de donde actualmente están llegando, en su mayoría, las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada y religiosa en el campo femenino.

Con Monseñor Oscar José se inicia también un nuevo proceso Vocacional con los niños y niñas de la Diócesis llamado Seminario Menor Parroquial que tiene como fin cultivar el germen de la vocación en aquellos niños y niñas que desde edad temprana sienten que el Señor les llama a consagrar su vida enteramente a Él. Proceso que ya inicia a dar sus frutos.
Asi pues, a partir de Monseñor Oscar José Velez Isaza, en la Diócesis de Valledupar se llevan a cabo dos procesos vocacionales tanto masculino como femenino. El primero es el seguimiento vocacional que se hace con los jóvenes de 8º a 11º y bachilleres y que tiene una duración como mínimo de un año para su respectivo ingreso al seminario tanto menor como mayor. El segundo proceso es el del seminario menor parroquial que se hace con los niños y niñas y preadolescentes de ambos sexo de los grados 5º, 6º y 7º y tiene como tiempo de duración dos años y luego se vinculan al seguimiento vocacional que se hace con los jóvenes de 8º a 11º y bachilleres.

El ingreso al seminario se hace a través de una previa selección de candidatos los cuales asisten a una entrevista con el Señor Obispo Monseñor Oscar José quien ya los conoce (por las visitas que realiza a las parroquias, por los encuentros con los jóvenes, por la asistencia de estos a las celebraciones de ordenaciones, por la asistencias de los vocacionales a fechas importantes como la celebración del cumpleaños de Monseñor o el aniversario de su posesión como Obispo etc.) en donde se decide su ingreso a al Seminario. Así, Al seminario menor ingresan aquellos candidatos que han hecho el proceso vocacional completo es decir un año, como mínimo, asistiendo durante el mismo a una convivencia mensual tipo retiro de tres días y que estén cursando los grados 9º o 10º. Los de noveno cursarán el grado decimo y los de 10º cursarán el grado 11º. Vivirán en el seminario Menor y se trasladarán todos los días, desde el Seminario, a uno de los dos colegios de la Diócesis el Carmelo o el Pablo VI. Terminado su bachillerato

Los jóvenes del grado 11º y Bachilleres ingresarán al Seminario mayor a comenzar el curso de propedéutico.

Informes sobre la pastoral vocacional
Seminario Juan Pablo II de Valledupar
tels. 5838707 cel. 3157266030-3152638148
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Missio

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Personas Online

Hay 65 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction