Liturgía

Lunes, 18 de junio de 2018

ROMPER LA ESPIRAL DEL MAL

Introducción
Es una continua tentación en el hombre apropiarse de lo que quiere, si es necesario hasta con medios injustos y explotando a otros, como lo hizo el rey Ahab expropiando la viña de Naboth.
Evangelio: Jesús nos dice que no debemos responder al injusto con venganza. El principio ”Ojo por ojo y diente por diente” no es cristiano. Debemos más bien sufrir la injusticia y dejar que la gente abuse de nosotros, al menos cuando la injusticia es cometida contra nosotros mismos. Pero otras partes de la Escritura nos dicen que debemos defender a otros si han sido injustamente maltratados y agraviados, como los pobres, y que debemos luchar contra la injusticia por medio de la bondad y del perdón. Así es como tenemos que romper la espiral del mal.

Colecta
Señor, Dios nuestro: la injusticia que vemos en el mundo nos disgusta y trastorna. Perdónanos los disparates que hemos cometido y no nos permitas contribuir al mal en el mundo explotando a nuestros hermanos y hermanas y manipulándolos para nuestros propios intereses. Más bien enséñanos y ayúdanos a pararnos para luchar por la integridad y la verdad; y no reaccionar nunca si no es con la bondad de nuestros corazones. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Intenciones
Para que en nuestro mundo la gente aprenda a no responder a la violencia con más violencia, sino resistir al mal, cuanto más posible, de forma no violenta, oremos.
Para que la reconciliación sea la señal distintiva de los cristianos cuando han sufrido enemistad personal, daños y heridas, oremos.
Para que tengamos el valor de alzarnos para luchar contra la injusticia cometida contra los pobres, explotados y los oprimidos, oremos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro: en estos signos de pan y vino traemos ante ti nuestro sincero deseo de ser justos e imparciales con todos. Pero te pedimos aún mucho más: Que bondadosamente nos concedas asimilar y vivir las actitudes de tu Hijo Jesús; que sepamos perdonar de todo corazón a los que nos han agraviado y ofendido y devolver siempre bondad por maldad. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro: Tú nos has mostrado tu bondad dándonos a tu propio Hijo, Jesús. Con él, queremos estar del lado de los pobres y desheredados. No nos permitas permanecer silenciosos cuando nuestros hermanos son maltratados y pisoteados en su dignidad como personas, sino, más bien, danos coraje y paciencia para cambiar este nuestro mundo frío e insensible en un lugar de justicia y de respeto por todos, y darle calor con el amor y compasión de Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
¡Romper la espiral de violencia y maldad! Cada uno de nosotros, en nuestro propio lugar, tiene que eliminar el mal: en sí mismo, y, cuanto nos sea posible, en nuestra propia familia, ocupación, empleo, círculo de amigos y vecinos, comunidad. Que el Señor les dé la fuerza para ello, y les bendiga, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente: ciudadredonda

Sábado, 16 de junio de 2018

¿POR QUÉ PRESTAR JURAMENTO?

Introducción La primera lectura de hoy, tomada del libro de los Reyes, nos proporciona un buen ejemplo de las exigencias radicales que Dios impone a personas que él ha de enviar para una misión sustancial. Elías está a la altura del llamado.
Evangelio: ¿Por qué exige la gente que, en ocasiones especiales, una afirmación determinada sea respaldada por un juramento? ¿Acaso es que dudan, el uno del otro, de su sinceridad y veracidad, particularmente cuando se trata de algo importante? Y si Dios es invocado como testigo de la verdad, ¿se jura siempre realmente la verdad? Según la mente de Jesús, los cristianos habrían de ser siempre tan de fiar que no tendrían necesidad de prestar juramentos. Siempre habríamos de querer significar lo que realmente decimos.

Colecta
Oh Dios, siempre digno de fiar, tu Hijo Jesús nació para esto y para esto vino al mundo: para dar testimonio de la verdad. Cuéntanos entre los que le escuchan y quieren ser buscadores honestos de la verdad. Ayúdanos a decir un firme “no” a todo lo malo y haz que nuestro “sí” sea un rotundo “sí” a todo lo bueno y digno, con el poder de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
- Por los cristianos, para que sean tan dignos de fiar que no tengan necesidad de proferir juramentos, roguemos.
- Por los amigos, para que sean siempre honrados y leales, rogamos.
- Por todos nosotros, para que seamos fieles a la misión que Dios nos ha dado en la vida, roguemos.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios, Padre todopoderoso, tú expresaste tu palabra creadora y las cosas y los hombres comenzaron a existir; y viste que tu obra era buena. Profiere ahora en medio de nosotros tu poderosa palabra y tu Hijo se hará presente entre nosotros como tu Palabra fiel y fidedigna. Que él llene hasta rebosar nuestras palabras, tantas veces vacías, con bondad, honestidad y paz, de tal modo que podamos fiarnos unos de otros y ofrecerte a ti todo honor y gloria por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios nuestro, fidedigno y leal, tu Hijo nos ha dirigido palabras que nunca pasan. Llenó las palabras con su propio ser y así pudo quedarse con nosotros aquí en la eucaristía. Ayúdanos también a llenar de nuevo nuestras palabras gastadas con nuestro propio ser veraz. Que tu propio Hijo hable por las palabras que decimos y por las que oímos; que se haga corpóreo de nuevo en nuestras palabras para que volvamos a ser libres en el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hace pocos días San Pablo nos recordó que Jesús fue siempre “Sí”, “Sí” cumpliendo la voluntad del Padre; “Sí” siempre fidedigno sosteniendo al pueblo. Que seamos también nosotros dignos de confianza y serios en nuestra fe, en nuestra amistad y en nuestra palabra dada, con la bendición del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente: ciudadredonda

Viernes, 15 de junio de 2018

DIOS NOS RESTAURA

Introducción La experiencia de Elías, tal como la vemos hoy en la palabra de Dios, es una experiencia humana profundamente conmovedora. Dios se revela a sí mismo como el Dios de vida y resurrección, tan pronto como una persona descubre quién es en sí mismo al confrontarse con Dios a quien comienza a entender un poco. Elías, fiel a Dios, formidable y fogoso profeta, se encuentra con el fracaso, la desesperación y la persecución justamente al día siguiente de su victoria. Duda de sí mismo, de su futuro, de su misión, de su pueblo, y se retira a su interior, al desierto de sí mismo. Y es entonces cuando Elías experimenta a Dios, no el Dios formidable de la tormenta, del terremoto y del fuego -tal como él lo pintaba en su corazón-, sino el Dios encontrado en la suave brisa que acariciaba su rostro. Esta experiencia del Dios viviente pone de nuevo a Elías de pie y le da la fuerza para volver al pueblo y confiar de nuevo con esperanza en el mismo pueblo y en el futuro. Porque ahora toma a Dios por lo que Dios es. ¿Acaso no podría ser ésta nuestra propia experiencia?

Colecta
Señor Dios nuestro, nos da miedo aceptarnos a nosotros mismos como somos, con nuestras debilidades y, al mismo tiempo, con nuestra fuerza; con nuestras cobardías y fracasos, pero también con nuestros nuevos proyectos. Oh Dios bondadoso, tócanos, agárranos, derríbanos a tierra si es necesario, para que te descubramos como fuente de vida, fortaleza y constante resurrección por el poder de Jesucristo, tu Hijo, que vive contigo y con nosotros por los siglos de los siglos.

Intenciones
- Para que la Iglesia sea la señal viva del amor de Dios para con su pueblo por su preocupación por los más pobres entre nosotros, roguemos.
- Para que los jefes y líderes del mundo se ocupen seriamente del bienestar de sus subordinados y les proporcionen paz, justicia y dignidad, roguemos.
- Para que nosotros aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos tal como somos, con todas nuestras faltas y debilidades, y a abandonarnos confiadamente en las manos de Dios, roguemos. Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro, fuente de vida: tu Hijo Jesús nos enseñó a ver tu voluntad no en nuestra forma de pensar, sino en la tuya propia y en tu propio designio sobre nosotros. Ya que él está ahora aquí con nosotros, le pedimos que nos ayude con su palabra y con su cuerpo a doblegar nuestra voluntad a la tuya. Y cuando nos sentimos heridos en nuestras luchas y decepcionados con los hermanos, no nos permitas que nos retiremos a nuestro interior, sino mantennos firmes proyectándonos hacia los demás, no a nuestro modo sino al tuyo; porque esa fue la manera cómo se entregó Jesucristo. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios de nuestra esperanza, hemos aprendido de tu Hijo y de sus amigos íntimos que la fe y la esperanza crecen en nosotros cuando son probadas en la lucha y en el sufrimiento. Oh Dios bondadoso, ayúdanos a vencer nuestras luchas porque son tus luchas en nosotros. Que tu Espíritu Santo irrumpa sobre nosotros, como tormenta o como brisa; y concédenos experimentarte a ti, Padre, tal como eres. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición Podríamos concluir esta celebración diciendo de nuevo: ¡El Señor está con ustedes! No olvidemos esto, especialmente cuando nuestra vida o la misión que el Señor nos encomienda se tornan difíciles. Dios está allí, y en él podemos confiar. Que Dios todopoderoso les bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente:ciudadredonda

Jueves, 14 de junio de 2018

LOS DISCÍPULOS SON RECONCILIADORES

Introducción
Elías oró y vinieron las lluvias. La fe puede mover montañas. El creyente extrae de su fe el poder para hacer lo que parece imposible. Si confía en Dios, se vuelve fuerte con el poder de Dios. Este es el impacto y la intención de las “florecillas” de Elías. Pero su fundamento teológico es serio: Dios no abandona a los que confían en él y les da fuerza, que sobrepasa a su potencial humano.
Evangelio: En el evangelio Cristo nos dice que nuestra práctica de amor debe ir más lejos que la de los escribas y fariseos. Todas las leyes y todo el discipulado se basan en el amor. Y crean un clima de amor en el que los cristianos no solamente no matan en actos de violencia, sino que ni siquiera perjudican las relaciones fraternales en pensamientos y en palabras. El amor, en su nivel más profundo, se muestra en el perdón sin condiciones, aun cuando la otra persona sea la culpable. ¡Eso no es nada fácil!

Colecta
¡Oh Dios nuestro de amor! imbuir Infunde tan profundamente en nosotros la mentalidad de la Buena Noticia de tu Hijo Jesucristo que en nuestro interior no haya lugar para la violencia, odio o arrogancia.. Ayúdanos a crear entre nosotros una atmósfera de confianza y de profundo amor, de tal modo que demos prioridad a las necesidades de los otros y nos olvidemos de nosotros mismos en su favor. Que sepamos perdonar sin reservas, tal como nos enseñó Jesucristo el Señor..

Intenciones
Por todos nosotros, para que nunca demos prioridad a la ley sobre las personas, sino que practiquemos primero el gran mandamiento de amarnos unos a otros como Jesús nos amó, roguemos...
Por los que se sienten heridos por otros, para que aprendan la difícil lección de saber perdonar de todo corazón, roguemos.
Por nuestras comunidades cristianas, para que busquemos juntos la voluntad de Dios, nos aceptemos benévolamente unos a otros, respetemos la libertad de cada cual y demos testimonio de la bondad de Dios. Roguemos.

Oración sobre las ofrendas
Señor, Dios nuestro, aquí te presentamos los dones de pan y vino. Que haya paz entre nosotros, incluso cuando, atinada o erróneamente, alguien tiene algo contra nosotros. Aun cuando sea muy difícil, queremos reconciliarnos unos con otros motivados por aquél que nos reconcilió contigo aun a costa de su vida, Jesucristo, nuestro Señor ahora y por siempre.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios nuestro, que nuestras comunidades sean espacios de profundo amor y amistad y de reconciliación ilimitada,. porque hemos escuchado y acogido la palabra de tu Hijo y hemos celebrado su sacrificio para el perdón de los pecados de la nueva y eterna Alianza . Ojalá celebremos también en la vida de cada día la reconciliación que tú nos has enviado por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Recordemos siempre estas palabras de Cristo hoy. Él insiste en que nosotros tenemos que ser reconciliadores: “Si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.” Que el Señor todopoderoso les conceda este sentido cristiano y les bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente: ciudadredonda

Miércoles, 13 de junio de 2018

EN LA NUEVA ALIANZA Introducción Elías reúne al pueblo de Israel para inducirle a optar por Yahvé como su Dios, en contra de Baal. El autor relata esto en un estilo dramático y épico. Evangelio: Jesús dice algo semejante en palabras que, a primera vista, parecen contradictorias: Él ha venido no para abolir la ley sino para cumplirla, es decir, para darle dimensiones más profundas. Lo que nos importa especialmente a nosotros es que debemos ser conscientes de que vivimos bajo la nueva ley del amor y que el Espíritu Santo liberador nos libera de la servidumbre de la ley. Colecta Señor Dios nuestro, tú has tomado la iniciativa de amarnos y de traernos tu libertad por medio de tu Hijo Jesucristo. Enriquécenos con el Espíritu de Jesús, derrámalo sobre nosotros generosamente, sin medida, para que no nos escondamos por más tiempo detrás de tradiciones y de la letra de la ley para apagar al Espíritu Santo que quiere hacernos libres. Que él ensanche nuestro corazón y estimule nuestra fantasía para que sepamos descubrir los numerosos caminos del amor para cumplir la ley a la perfección. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Intenciones - Por todos nosotros, miembros de la Iglesia, para que tengamos suficiente amor para obedecer los mandamientos; para conocerlos y practicarlos, y así manifestemos nuestro amor a Dios y a nuestros prójimos, roguemos. - Por los sacerdotes, para que en el sacramento de reconciliación puedan hacer sentir a los pecadores la paciencia y compasión de Dios, roguemos. - Por todos nosotros, para que no nos preguntemos a nosotros mimos qué estamos obligados a hacer, sino qué es lo que podemos hacer por Dios y por los hermanos. Roguemos. Oración sobre las ofrendas Dios y Padre nuestro, en esta eucaristía celebramos la nueva Alianza realizada por tu Hijo Jesucristo. Todo lo que podemos ofrecerte es nuestra apertura a tu iniciativa de amor libremente recibido y compartido. Haznos ministros de esta tu aventura con nosotros de amistad íntima y duradera. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Señor. Oración después de la Comunión Señor Dios nuestro, hemos escuchado la palabra de tu Hijo y comido su pan reconfortante. Ya que él no tenía miedo de comprometerse en favor de gente voluble, te pedimos que liberes nuestra fe de toda superficialidad y rutina y que nos ayudes a comprometernos con los demás sin miedos y sin condiciones. Porque tú nos has amado primero en Cristo Jesús nuestro Señor. Bendición Vivimos bajo la ley de la Nueva Alianza donde la clave para todas las leyes y observancias es el amor. Que podamos entender este amor y vivir movidos por él, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Fuente: ciudadredonda

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Suscribete a Missio





Joomla Extensions powered by Joobi

Personas Online

Hay 83 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction