Diócesis

En entrevista concedida a la revista Ecclesia de España, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), expone los criterios que la Iglesia católica propone a los ciudadanos para tener en cuenta en los próximos comicios electorales.

A continuación la entrevista completa:

Colombia entera está inmersa en un proceso electoral que la llevará a decidir quiénes serán sus nuevos representantes en el Congreso así como quién será su nuevo presidente. El 11 de marzo se realizarán las elecciones legislativas que colocarán a 102 senadores en el Senado de la República y a 166 representantes en la Cámara de Representantes.

Más adelante el 27 de mayo los colombianos volverán a las urnas para elegir a un nuevo Jefe de Estado. En este contexto los obispos de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) fueron los primeros en alentar la participación responsable y ética de los colombianos en todas las etapas del proceso electoral, “derrotemos la indiferencia y comprometámonos” indicaron en su mensaje denominado: “Construir juntos un país que sea patria y casa para todos”.

Para monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, secretario general de la CEC, las elecciones del presente año se desarrollan en un momento definitivo y trascendental para el proceso histórico del país, “encontramos que hay muy buenas posibilidades de hacer un proceso serio que realmente nos deje gobernantes que necesitamos en este momento en Colombia o también que el proceso electoral puede tomar vías contrarias a esas necesidades” nos dice.

En medio de las actividades que los candidatos sostienen en las plazas y lugares más representativos a lo largo y ancho del territorio nacional en busca del voto, las propuestas, la propaganda y el debate se mudan también de las calles a las redes sociales, en este sentido el también obispo auxiliar de Medellín anota “…particularmente encontramos un fuerte riesgo de polarización de que las campañas se conviertan en mutuas acusaciones y que se vayan a los extremos, cosa que no conviene en este momento cuando lo que necesitamos es un proyecto común de país”.

La historia de las elecciones en uno de los países más grandes de la Comunidad Andina está marcada por un alto ausentismo en las urnas, la última vez sólo el 40% de los ciudadanos habilitados para participar acudieron a depositar su voto. De aquí que los obispos hayan invitado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a reflexionar sobre su participación en la vida democrática del país, ejerciendo su derecho al voto. Consultado sobre si en esta ocasión la participación tendría novedades, monseñor Elkin Álvarez apunta a que en estas elecciones podría ser diferente, “creemos y por eso nos anticipamos a enviar un mensaje con palabras claras”, “buscamos ante todo promover el voto joven” nos comenta y precisa que esta invitación especial a los jóvenes se viene realizando desde la Conferencia Episcopal y a través de las diócesis.

“Colombia necesita ser gobernada por personas íntegras, honestas, dignas, competentes, capaces de vencer la corrupción y la violencia, que se preocupen por la salvaguarda de la casa común”, indicaron los obispos en su mensaje a razón de estas elecciones llamando a los colombianos a elegir “a quienes quieran afrontar las situaciones de injusticia, enfermedad, drogadicción, desempleo y falta de oportunidades que está padeciendo el país en las ciudades y en los campos”. “Nosotros hemos señalado unos problemas que nos parecen nucleares en la realidad colombiana y que si no los abordamos, no los enfrentamos con perspectiva del bien común, tarde o temprano generarán más problemas para vida del pueblo”, precisa monseñor Álvarez Botero en diálogo con ECCLESIA y destaca –de las propuestas de los candidatos- que se han puesto en el centro del debate pre electoral temas verdaderamente importantes para la vida del pueblo colombiano pero también advierte que se notan posiciones muy encontradas en torno a temas fundamentales del camino de Colombia -como la reconciliación y la paz-. “Esperamos que se puedan proponer de manera que el pueblo tenga la verdadera posibilidad de enterarse y de decidir. Ojalá que se continúe también trayendo al debate electoral aquellas realidades que realmente necesita discernir el país en este momento” expresa.

Tras el Acuerdo de Paz firmado con las FARC, el desarme y el acuerdo de paz con el ELN es uno de los frentes abiertos de la sociedad colombiana. Para el obispo entrevistado este es un tema que va estar en primera plana en todo el debate electoral. “(…) hay partidos que rechazan de plano cualquier intento de negociación con la guerrilla del ELN, mientras que otros exigen que se pongan condiciones antes de continuar el diálogo”, nos trasmite y deja claro que en medio de este panorama los obispos insisten en la vía del diálogo. Guerrilla y Gobierno “deben mostrar la verdadera disposición de escuchar el clamor del pueblo colombiano de parar las acciones violentas -que dañan finalmente a los más pobres y necesitados- y encontrar caminos para poder concertar cosas, para poder realmente solucionar el conflicto armado” apunta. El acompañamiento de la Iglesia en el proceso de paz en Colombia no es nuevo además de su papel mediador en los momentos de conflicto. “La Iglesia acompaña los intentos de diálogo, se ha convertido de alguna manera en la que siempre anima a buscar la salida negociada y esperamos que finalmente se pueda tener pronto”, nos dice monseñor Elkin Álvarez subrayando que el cese a la violencia es vital si se quiere alentar la confianza entre las partes y detener el sufrimiento de la población.

Así las cosas, los obispos colombianos esperan que los católicos participen en la construcción integral de la nación, que oren mucho por el buen fruto del proceso electoral “esto lo hemos invitado reiteradamente para que no haya violencia, para que el ejercicio democrático sea en paz”, nos recuerda el secretario general de la CEC y va más allá “buscamos coherencia en las opciones, que los fieles católicos piensen en cuanto creen y siguen para poder hacer una elección de un candidato”. También “pedimos que el voto sea consciente, responsable y libre” nos recuerda el obispo colombiano y con gran esperanza agrega “que nosotros acudamos a las urnas, al ejercicio de la democracia sabiendo que es una participación en el derrotero, en el itinerario de vida de una nación”, “porque somos cristianos y al mismo tiempo ciudadanos y debemos impregnar de nuestra fe todas las dimensiones de nuestra vida”, finaliza.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Durante la posesión del Comité Nacional del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, este organismo en cabeza de Monseñor Héctor Fabio Henao, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, expresó en un pronunciamiento la necesidad de una construcción de una política de reconciliación, convivencia y no estigmatización, como una política de Estado.

En la misiva también manifestaron “la voluntad de generar y fortalecer una cátedra nacional de cultura política de paz y reconciliación; y el fortalecimiento de los Consejos Territoriales de Paz”.

Expresaron que “tenemos disposición total para apoyar y acompañar la agenda de negociaciones entre el ELN y el Gobierno fortaleciendo una estrategia de participación ciudadana en los territorios. Respaldamos el cese bilateral al fuego e instamos a que sea prorrogado después del 9 de enero”.

Además, mostraron preocupación porque en las zonas apartadas del país exista la urgencia de fortalecer las garantías y condiciones de seguridad de sus pobladores en especial de sus líderes sociales ante la arremetida de grupos armados ilegales y bandas criminales.

Para el logro de estos cometidos, el Consejo manifestó que requieren de “un decidido apoyo del Estado, una fluida interlocución al más alto nivel para que se materialice en respaldo político, condiciones presupuestales y facilidades operativas.

Por otro lado, en esta sesión plenaria se analizaron los avances de la implementación del Acuerdo Final de Paz suscrito con las FARC y los diálogos entre el Gobierno Nacional con la guerrilla del ELN en Quito, Ecuador.

Este evento que tuvo lugar el 19 de diciembre, presidido por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, se posesionaron a los integrantes del Comité Nacional de Paz. Como Presidente de este órgano consultor fue elegido Monseñor Héctor Fabio Henao, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social.

El Consejo Nacional de Paz fue reactivado y modificado mediante el Decreto- Ley 885 de 2017. Es un órgano consultivo del Gobierno que se encarga de asesorar la política de paz, reconciliación y convivencia, y de facilitar la colaboración armónica de las entidades y órganos del Estado. Está conformado por 105 personas, 35 representantes de la institucionalidad y 70 delegados de la sociedad civil.

Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria

Nació en Medellín, Antioquia. Es Filósofo y Teólogo de la Universidad Pontificia Bolivariana, Magíster en Sociología de la Universidad de San Buenaventura, ambas de Medellín y Doctor en Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Se ordenó como Sacerdote de la Arquidiócesis de Medellín el 7 de agosto de 1980. Desde 1999 es Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social/Cáritas Colombiana, el cual hace parte de la Conferencia Episcopal de Colombia.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

La Iglesia católica en Colombia está profundamente preocupada por la violencia que sufren las mujeres en el país y por ello hizo un urgente llamado a una acción colectiva para luchar contra este flagelo. Así lo manifestó monseñor Héctor Fabio Henao, Director Nacional de Pastoral Social, durante una rueda de prensa que se realizó este jueves en la sede del episcopado colombiano.

Monseñor Héctor Fabio destacó que en el país en los últimos años se avanzó en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, pero sin embargo todavía queda mucho camino por recorrer. “Hay vacíos de mujeres en posiciones de liderazgo y participación en diferentes escenarios sociales”, señaló.

Henao Gaviria informó que en lo que va del año 64 líderes sociales han sido asesinados en el país, de los cuales el 22% son mujeres. Así también, afirmó que el tráfico y trata de personas afecta de forma particular a las mujeres. El 80% de los casos corresponde a mujeres y de ese porcentaje la mayoría son niñas. “En Colombia ningún municipio se salva del delito de la trata de personas”, dijo.

 Por su parte, el Doctor Carlos Valdéz, Director del Instituto de Medicina Legal advirtió que en país la violencia contra las mujeres aumentó. Según los estudios de valoración de riesgos, en 2016 se presentaron 731 casos de feminicidio y este año, entre enero y octubre, se contabilizan 758 casos. Las regiones donde se presentan más casos son: Valle del Cauca, Antioquia, Bogotá y el Atlántico. Así también, informó que los proyectiles de armas de fuego, armas corto punzantes, asfixia y golpes son los mecanismos que se usan para ejercer violencia contra las mujeres.

Otro dato alarmante que brindó Valdez fue que se se detectó que los agresores son personas desconocidas (174) y personas conocidas entre familiares y parejas (133). Así también, las niñas entre 0 y 4 años son permanentemente víctimas de violencia sexual, reportando 1705 casos en lo que va del año.

 Valdez afirmó que la violencia contra las mujeres no se resuelve con valoración de casos, sino con tomar conciencia de esta compleja situación. “Me uno a Pastoral Social para defender a la mujer. No podemos ocultar que están siendo agredidas y que no estamos siendo eficaces en la lucha".

Monseñor Henao Gaviria aseguró que, para consolidar la paz y la reconciliación en el país, se tienen que ver de forma desagregada las violencias que se han dado en el marco del conflicto; se necesita también desnaturalizar las diferentes formas de violencia contra la mujer; y una mayor voluntad política de avanzar en las investigaciones, para ello se debe fortalecer los mecanismos de investigación, seguimiento y esclarecimiento.

 Acciones de la Iglesia

En este marco la Iglesia católica ha diseñado una campaña denominada: “Frente a la violencia contra las mujeres ¡Actuemos Ya!”. Esta iniciativa busca sensibilizar, desnaturalizar y reducir las cifras de violencia contra las mujeres en Colombia y es animada por el programa Fortalesciendo del Secretariado Nacional de Pastoral Social SNPS.

Esta campaña se realiza en todo el país y se focaliza en 14 departamentos (Bolívar, Córdoba, Sucre, Norte de Santander, Arauca, Caquetá, Huila, Tolima, Cauca, Nariño, Putumayo, Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca), sumando 39 municipios, en trabajo mancomunado con 17 jurisdicciones eclesiásticas y 100 Organizaciones de la Sociedad Civil.

La estrategia comunicativa se impulsa a través de una serie de piezas publicitarias que se difunden en redes sociales. Ya en terreno, se animan movilizaciones como ser: cine foros, charlas, etc. Además, las piezas se centran en dar a conocer los tipos de violencias, mostrar testimonios de mujeres que las han vivido y las acciones que tomaron para superar esa situación e invitando a todos los colombianos a ¡Actuar Ya! frente a este flagelo.

Tipos de violencia que trabaja la campaña:

La campaña visibiliza 8 tipos de violencia: física, sexual, económica, cultural, gineco-obstétrica, mediática, institucional y psicológica.

La violencia psicológica permea el resto de las violencias pues tiene un impacto directo sobre la valoración de sí mismas, genera desesperanza aprendida, miedo y en algunos casos, la sensación de que la víctima merece ser reprendida y agredida.

Contexto violencia contra la mujer en Colombia

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, en los últimos 12 años en Colombia se han abierto 34.571 procesos relacionados con feminicidio, de los cuáles sólo en 3.658 casos se han presentado condenas, lo que indica un porcentaje de impunidad del 90%. Aunque el feminicidio es la expresión que denota mayor violencia y agresión, existen otros tipos de manifestaciones que afectan rotundamente la dignidad y la calidad de vida de las mujeres.

Experiencias

Durante la rueda de prensa se presentaron los casos de Dunis Alarcón (Montelíbano), Carmenza Gómez (San José del Guaviare) y Alejandra Espitia (Bogotá). Dunis, a raíz de la muerte temprana de su mamá tuvo que trabajar como empleada del servicio, allí fue víctima de violencia psicológica, económica y sexual; Carmenza Gómez, desde muy pequeña vivió el maltrato que le daba su padre a su madre, luego, a los 9 años, fue abusada sexualmente, lo cual mantuvo en silencio debido al temor que su madre la golpeara; y Alejandra Espitia, fue víctima de abuso sexual en tu infancia, por parte de varias personas que eran sus familiares y otros que eran cercanos a la familia.

Estas acciones que lidera la Iglesia católica ha hecho posible que Dunis Alarcón supere las dificultades de su historia de vida vinculándose a la Red de Mujeres de Montelíbano, ayudando a otras mujeres que han tenido que vivir su misma situación con el apoyo de programas como FortaleSCiendo del Secretariado Nacional de Pastoral Social; Carmenza Gómez, se vinculó como líder social al Costurero de la Memoria, organización que le ha permitido tejer sus heridas a través de la memoria histórica; y Alejandra Espitia, ingresó a la organización del Costurero de la Memoria donde pudo sanar sus heridas, teniendo la posibilidad de hablar abiertamente este tema y viendo el proceso de otras mujeres que ha vivido situaciones similares.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Su Santidad el Papa Francisco ha nombrado como nuevo Arzobispo de Barranquilla a Monseñor Pablo Emiro Salas Anteliz, hasta el momento Obispo de Armenia.

Este nombramiento se produce luego de que el Sumo Pontífice aceptara la renuncia de Monseñor Jairo Jaramillo Monsalve al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Barranquilla, así como de Monseñor Víctor Antonio Tamayo Betancourt, Obispo Auxiliar.

La noticia ha sido publicada en L’Osservatore Romano hoy martes 14 de noviembre a las 06:00, hora de Colombia.

El nuevo Arzobispo es oriundo del Caribe Colombiano

Nació en Valledupar, Cesar, el 9 de junio de 1957. Tiene 60 años de edad. Fue ordenado sacerdote el 2 de diciembre de 1984, incardinándose en la Diócesis de Valledupar. El 24 de octubre de 2007, Su Santidad Benedicto XVI lo nombró Obispo de la Diócesis de El Espinal (Tolima). Y, el 18 de agosto de 2014, el Papa Francisco lo nombró Obispo de la Diócesis de Armenia, donde actualmente se encuentra.

Sobre la posesión de Monseñor Salas Anteliz como Arzobispo de la Arquidiócesis de Barranquilla, se informará oportunamente.

 DESCARGAR DATOS BIOGRÁFICOS

La renuncia de los Obispos

El Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos, en el capítulo IX, indica que tanto el Obispo diocesano como el Obispo Coadjutor y el Obispo Auxiliar, “al cumplir los 75 años de edad, están invitados a presentar al Romano Pontífice la renuncia del oficio (…) Desde el momento en que viene publicada la aceptación de la renuncia por parte del Romano Pontífice, el Obispo diocesano asume, por virtud del derecho, el título de ‘Obispo Emérito’ de la diócesis, mientras que el Obispo Auxiliar conserva el título de su sede titular incluyendo el apelativo de ‘ex Obispo Auxiliar’ de la diócesis.”

Monseñor Jairo Jaramillo Monsalve cumplirá este diciembre 77 años de edad, y el 13 de noviembre de 2010 se conoció el nombramiento que le hizo el Papa Benedicto XVI como Arzobispo de Barranquilla. Por su parte, Monseñor Víctor Tamayo Betancourt celebró recientemente sus 80 años y, el 12 de diciembre de 2003, el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo Auxiliar de Barranquilla.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Mañana miércoles se dará inicio en Bogotá a la CIV Asamblea Plenaria - Extraordinaria de Episcopado Colombiano, en la que más de 90 obispos estarán reflexionando sobre los frutos que dejó la visita del Papa Francisco a Colombia.

Los discursos, mensajes y saludos del Santo Padre, serán la ruta de trabajo pastoral para el próximo trienio 2018 – 2020, cuya implementación en todas las jurisdicciones será animada por la Conferencia Episcopal de Colombia.

La reunión de los prelados tendrá una dinámica de conversatorios y trabajos grupales, en los que ellos profundizarán sobre los discursos que el Papa ofreció a jóvenes, reclusos, sacerdotes, religiosas, indígenas, víctimas del conflicto y comunidad en general.

Monseñor Oscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio y Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, será el encargado de hacer la apertura de esta jornada eclesial que inicia mañana miércoles a las 9:00 a.m., en la sede del episcopado (Cra. 58 No. 80-87), y se extenderá hasta el viernes 3 de noviembre, al medio día, cuando los obispos emitan un mensaje para el pueblo colombiano.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Missio

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Personas Online

Hay 42 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction