Diócesis

La catequesis de hoy se trató sobre el séptimo mandamiento: no robarás. Tras hacer un análisis de este concepto en las culturas del mundo, el Papa invitó a abrirse al sentido más amplio de la Doctrina Social de la Iglesia sobre este mandamiento

En la mañana del 7 de noviembre, como todos los miércoles, el Papa Francisco presidió la Audiencia General e impartió su catequesis. Lo hizo en la Plaza de san Pedro, ante los fieles provenientes de diversas partes del mundo. La catequesis de este día se trató sobre el séptimo mandamiento “no robarás”.

Hoy reflexionamos sobre el séptimo mandamiento del decálogo: «No robarás»-dijo en español-. Lo primero que nos viene a la mente es el tema de la sustracción o retención ilícita de los bienes ajenos, y el debido respeto a la propiedad de los demás. En toda cultura, robar es inaceptable, pues todas defienden el derecho a poseer bienes.

Si bien el concepto es que en todas las culturas robar es inaceptable, el Papa Francisco invitó a abrirse a una lectura más amplia de esta palabra, focalizando el tema de la propiedad de los bienes a la luz de la sabiduría cristiana. De este modo recordó cuanto afirma el catecismo de la Iglesia católica sobre la destinación universal de los bienes y afirmó:

La sabiduría cristiana nos dice que, por voluntad divina, los frutos de la creación están destinados a todo el género humano. El destino universal de los bienes y su distribución justa es anterior al derecho a la propiedad privada, que debe estar en función de las necesidades primarias del hombre.

El mundo es uno solo y las riquezas están en manos de pocos
Sin embargo, Francisco recordó que la Providencia no ha dispuesto un mundo “en serie” , hay diferencias y condiciones diversas, y así se puede vivir proveyendo los unos a los otros:

El mundo es rico en recursos para asegurar a todos el acceso a los bienes fundamentales; sin embargo, muchos viven en una situación de pobreza escandalosa. Y los recursos naturales mal usados, se van deteriorando y destruyendo. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre al servicio de las necesidades de los pueblos. No podemos considerarnos dueños absolutos de las cosas.

"El mundo es uno solo", afirmó el Papa, "la humanidad es una sola", y la riqueza del mundo de hoy “está en las manos de las minorías de pocos y la pobreza es el sufrimiento de muchos, de la mayoría”. Si en la tierra hay hambre – prosiguió – no es porque falta el alimento. Es más, debido a las exigencias del mercado se llega a veces a tirarlo. Lo que falta es un “espíritu empresarial libre y previsor, que garantice una producción adecuada, y un enfoque de apoyo, que garantice una distribución justa”.

 El Señor nos llama a ser administradores responsables
De ahí que en esta perspectiva aparece el significado positivo y amplio del mandamiento no robarás:

En sentido positivo, - dijo en español - «no robarás» significa que el Señor nos llama a ser administradores responsables de su Providencia, a aprender a multiplicar con creatividad los bienes que poseemos para usarlos con generosidad en favor de nuestro prójimo, y de este modo crecer en la caridad y en la libertad.

El Papa aseguró que si eres rico, es una responsabilidad que tienes: “lo que poseo verdaderamente es lo que sé donar”, dijo. “Esta es la medida para evaluar cómo yo logro tener las riquezas, si logro bien o mal”. “Si yo puedo donar soy rico no sólo en lo que poseo sino también en la generosidad, generosidad como un deber de dar para que todos participen”. Y esto porque, de hecho, si no logro donar algo es porque esa cosa me posee: "soy esclavo, tiene poder sobre mí y soy esclavo", reiteró.

En la catequesis en italiano Francisco concluyó iluminando con Jesús: cómo el Maestro, una vez más, nos devela el sentido pleno de las escrituras.

“No robarás significa ama con tus bienes, aprovecha tus medios para amar como puedes. Entonces tu vida se vuelve buena y el poseer se convierte verdaderamente en un don. Porque la vida no es tiempo para poseer, sino para amar”.

En los saludos a los fieles de lengua española Francisco rogó que “el Señor Jesús nos conceda entender que la vida no es un tiempo para poseer sino para amar con nuestros bienes, porque solo tenemos aquello que sabemos donar". "Que la Virgen María nos ampare e interceda por nosotros”, concluyó.

Fuente: VATICAN NEWS

El anuncio para la próxima 52 Jornada Mundial de la Paz que se celebrará el 1 de enero de 2019, lo dio a conocer la Oficina de Prensa de la Santa Sede. Según lo señalaron en un comunicado, este mensaje remarcará que “la responsabilidad política pertenece a cada ciudadano y, en particular, a quien ha recibido el cargo de proteger y gobernar”.

El texto completo de este mensaje, que será firmado por el Papa Francisco, se elaborará con las sugerencias del Dicasterio para el servicio del Desarrollo Humano Integral, cuyos responsables subrayan la importancia de esta misión política para proteger el derecho y animar el “diálogo entre los actores de la sociedad, entre las generaciones y entre las culturas”.

“No hay paz sin confianza recíproca. Y la confianza tiene como primera condición el respeto de la palabra”, añade el comunicado. De este modo, “el compromiso político –que es una de las más altas expresiones de la caridad– toma en cuenta la preocupación por el futuro de la vida y del planeta, de los más jóvenes y de los más pequeños”.

Además, este próximo mensaje recuerda las palabras de San Juan XXIII en la Encíclica Pacem in terris (1963) en donde escribió que “cuando el hombre es respetado en todos sus derechos brota en él, el sentido del deber respetar los derechos de los otros. Los derechos y los deberes del hombre aumentan la conciencia de pertenecer a una misma comunidad, con los otros y con Dios”.

En este sentido, la celebración de la próxima Jornada Mundial de la Paz subrayará también que todos están “llamados a llevar y a anunciar la paz como buena noticia” de un futuro en donde cada persona sea respetada en su dignidad y en sus derechos.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Los equipos de Médicos Sin Fronteras comunican que desde mayo de 2007 la violencia sexual en el país africano va en aumento, siendo lo más afectado los niños y niñas menores de 15 años, quienes ya se han visto afectados de contagio de epidemias como el cólera, el VIH y el SIDA.

Un comunicado de prensa de la organización médica y humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF), da a conocer que, entre mayo de 2017 y septiembre de 2018, atendieron cerca de 2,600 personas víctimas de la violencia sexual en la ciudad de Kananga, provincia de Kasai Central, en la República Democrática del Congo.

MSF brinda terapia a cientos de congoleños
El Jefe de Misión de MSF en la República Democrática del Congo, Karel Janssens, señala que cerca del 80% de las víctimas han sido abusadas sexualmente por los hombres armados.

"Los datos indican el alto nivel de violencia perpetrado repetidamente durante el año pasado y es confirmado por los impactantes testimonios que hemos escuchado de los sobrevivientes, quienes nos narran cómo las vidas de las personas y las comunidades han sido destruidas, lo que les dificulta recuperarse y seguir adelante", señala Janssens.

Como se sabe, los equipos de Médicos Sin Fronteras brindan apoyo psicológico a través de sesiones grupales e individuales a los pacientes más traumatizados. Entre marzo y septiembre de 2018, 835 personas recibieron consultas individuales gratis. La mitad de ellos señala que al menos un miembro de su familia fue asesinado y que sus casas y pertenencias fueron saqueadas o destruidas por los terroristas.

Los armados son responsables de las violaciones
Desde mayo de 2017, más de 2,600 civiles han recibido tratamiento por parte de MSF, los cuales 32 hombres denuncian que se vieron obligados por la amenaza armada, a violar a mujeres en su propia comunidad además de otros 162 eran niños menores de 15 años, incluidos 22 menores de cinco años.

"La protección de las víctimas, ya sean niños o adultos, y la asistencia socioeconómica siguen siendo los principales desafíos, considerando la disponibilidad limitada de servicios adecuados", dice Francisca Baptista de Silva, coordinadora del proyecto de MSF en Kananga.

El VIH y Sida son las epidemias comunes
Como se recuerda, la asistencia a las víctimas de la violencia sexual por parte de MSF, comienza desde mayo de 2017, después de la crisis de Kasai, centrándose en actividades quirúrgicas para pacientes traumatizados. La promoción de esta actividad a nivel local ha llevado a un aumento en el número de pacientes, que ahora tienen un promedio de más de 200 personas por mes.

Desde 1977, Médicos Sin Fronteras ha estado trabajando en la República Democrática del Congo y actualmente sigue brindando asistencia médica y humanitaria a las víctimas de conflictos y violencia, a las personas desplazadas y afectadas que han contraído epidemias como el cólera, el sarampión, el VIH y el SIDA.

Fuente: VATICAN NEWS

El Papa Francisco invitó a pensar en las veces que los cristianos rechazan a Cristo cuando el Señor les hace un petición expresa: “Que cada uno de nosotros piensa, a lo largo de la vida, cuántas veces he sentido la inspiración del Espíritu Santo para que haga una obra de caridad, para encontrarme con Jesús en una determinada obra de caridad, ir a rezar, cambiar de vida en algo determinado que no va bien y siempre he encontrado un motivo para excusarme, para rechazarlo”.

Durante la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este martes 6 de noviembre, el Santo Padre reflexionó sobre el fragmento del Evangelio de San Lucas en el que Jesús cuenta la parábola del hombre que invita a sus amigos a una gran cena y estos, con palabras educadas, lo rechazan por diferentes motivos.

Entonces, el hombre manda a sus criados a los cruces de los caminos e invita “a los pobres, lisiados, ciegos y cojos”.

Francisco contó cómo el hombre invitó alegre a sus amigos, a las personas más cercanas a él, “pero todos comenzaron a poner excusas para no ir: que si ha comprado un campo, que acaba de comprar cinco yuntas de bueyes, que se acaba de casar…”.

“Siempre excusas. ‘Excusa’ es la palabra educada para decir ‘rechazo’, te rechazo, pero con educación”. El Papa señaló que del mismo modo, muchas veces los cristianos rechazan a Jesús, “pero Jesús da una segunda oportunidad al que le rechaza, y una tercera, una cuarta, una quinta…”.

“Este rechaza debe hacernos pensar en las veces que Jesús nos llama, las veces que Jesús nos llama a hacer una fiesta con Él, a estar cercano a Él, a cambiar de vida. Pensad cómo el hombre del Evangelio buscaba a sus amigos más íntimos, y ellos lo rechazan. Después llama a los enfermos, y acuden; quizás alguno también lo rechazó”.

El Papa afirmó que “cuántas veces sentimos la llamada de Jesús para andar con Él, para hacer una obra de caridad, para rezar, para encontrarlo, y nosotros decimos: ‘Perdona, Señor, estoy ocupado, no tengo tiempo. Mañana tampoco puedo…’, y el Señor permanece ahí”.

Sin embargo, el Pontífice también recordó que Jesús, además de bueno, es justo, y por eso al final entrarán al Reino de Dios aquellos que no rechacen a Jesús o que Él no rechace.

Jesús “es bueno, es misericordioso, pero también es justo. Y si tú le cierras la puerta de tu corazón por dentro, Él no podrá abrirla, porque es muy respetuoso con nuestro corazón. Y ninguno de nosotros, en el momento de rechazar a Jesús, piensa en eso: ‘Le estoy cerrando la puerta a Jesús por dentro’”.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Lucas 14:15-24
15 Habiendo oído esto, uno de los comensales le dijo: «¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!»
16 Él le respondió: «Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos;
17 a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los invitados: "Venid, que ya está todo preparado."
18 Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: "He comprado un campo y tengo que ir a verlo; te ruego me dispenses."
19 Y otro dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; te ruego me dispenses."
20 Otro dijo: "Me he casado, y por eso no puedo ir."
21 «Regresó el siervo y se lo contó a su señor. Entonces, airado el dueño de la casa, dijo a su siervo: "Sal en seguida a las plazas y calles de la ciudad, y haz entrar aquí a los pobres y lisiados, y ciegos y cojos."
22 Dijo el siervo: "Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio."
23 Dijo el señor al siervo: "Sal a los caminos y cercas, y obliga a entrar hasta que se llene mi casa."
24 Porque os digo que ninguno de aquellos invitados probará mi cena.»

Fuente: aciprensa

El Papa Francisco aseguró, durante el Ángelus que presidió este jueves 1 de noviembre en la Plaza de San Pedro del Vaticano, con motivo de la Solemnidad de Todos los Santos, que los cristianos deben elegir entre “la santidad o la nada”, porque “Dios lo pide todo y, a cambio, ofrece la felicidad para la que hemos sido creados”.

El Santo Padre, que aseguró, ante los 15.000 fieles que asistieron al rezo del Ángelus, que “estamos unidos a todos ellos”, se refirió a la lectura del Libro del Apocalipsis correspondiente a este domingo, “que nos habla del cielo y nos pone delante de ‘una multitud inmensa’, incalculable, ‘de toda nación, tribu, pueblo y lengua’”.

Esa multitud, explicó el Papa, “son los santos. ¿Qué es lo que hacen allí arriba? Cantan juntos, dan gloria a Dios con alegría”.

“Sería bueno escuchar sus cantos…”, sugirió Francisco. “Nos los podemos imaginar. ¿Sabéis cuándo? Durante la Misa, cuando cantamos ‘Santo, santo, santo es Señor Dios del universo…’. Es un himno, dice la Biblia, que procede del cielo, que se canta allí. Por lo tanto, cantando el ‘Santo’, no pensamos solo en los santos, sino que hacemos lo que hacen ellos. En ese momento, en la Misa, estamos unidos a ellos más que nunca”.

Sin embargo, esos santos a los que hace referencia esta solemnidad de Todos los Santos, no son solo los proclamamos por la Iglesia, sino también todos los anónimos. “Estamos unidos a todos ellos”, aseguró el Pontífice. “No solo a aquellos que son más conocidos del calendario, sino también a aquellos ‘de al lado’, a nuestros familiares y conocidos que ahora forman parte de aquella multitud inmensa”.

Por lo tanto, “hoy es fiesta de familia. Los santos son cercanos a nosotros, de hecho, son nuestros verdaderos hermanos y hermanas. Nos entienden, nos quiere, saben qué es lo que nos hace bien, nos ayudan, están pendientes de nosotros. Son felices y nos quieren felices con ellos en el paraíso”.

“Por ello, nos invitan a seguir el camino de la felicidad indicada en el Evangelio”. “Pero, ¿cómo? El Evangelio dice bienaventurados los pobres, mientras el mundo dice bienaventurados los ricos. El Evangelio dice bienaventurados los humildes, mientras que le mundo dice bienaventurados los prepotentes. El Evangelio dice bienaventurados los puros, mientras el mundo dice bienaventurados los astutos y hedonistas”.

El Papa invitó a “preguntémonos de qué parte estamos: ¿de la parte del cielo o de la parte del mundo? ¿Vivimos para el Señor o para nosotros mismos? ¿Para la felicidad eterna o para alguna satisfacción inmediata? Preguntémonos: ¿Queremos de verdad la santidad? ¿O nos contentamos con ser cristianos sin infamia ni alabanza, que creen en Dios y aprecian al prójimo, pero sin exagerar?”.

“El Señor lo pide todo, y aquello que ofrece es la verdad, la felicidad para la cual hemos sido creados. ¡En definitiva, o santidad o nada! Nos hace bien dejarnos provocar por los santos, que no han vivido a medias y que desde el cielo nos alientan para que optemos por Dios, por la humildad, por la mansedumbre, por la misericordia, por la pureza, para que nos apasionemos por el cielo más que por la tierra”.

“Hoy, estos hermanos y hermanas nos piden que escuchemos de nuevo el Evangelio y lo pongamos en práctica, que nos encaminemos hacia el camino de la Santidad. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, en familia, a casa. Hoy, por lo tanto, contemplamos nuestro futuro y festejamos aquello para lo cual hemos nacido: hemos nacido para no morir nunca más, hemos nacido para gozar de la felicidad de Dios”, finalizó el Papa.

Fuente: aciprensa

Missio

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Personas Online

Hay 37 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction