Diócesis

El Papa Francisco afirmó que “el cuerpo humano no es un instrumento de placer, sino el lugar de nuestra llamada al amor, y en el amor auténtico no hay espacio para la lujuria ni para la superficialidad. ¡Cada hombre y mujer merecen más!”.

Al igual que la semana pasada, el Santo Padre dedicó su catequesis de la Audiencia General de este miércoles 31 de octubre en el Vaticano a continuar reflexionando sobre el 6º Mandamiento del Decálogo: “No cometerás adulterio”.

Francisco recordó que “la criatura humana, en su inseparable unidad de espíritu y cuerpo, en su polaridad masculina y femenina, es una realidad muy buena destinada a amar y a ser amada”.

Por lo tanto, “el Mandamiento ‘No cometerás adulterio’ nos orienta a nuestra llamada originaria, que la del amor conyugal pleno y fiel, que Jesucristo no ha revelado y entregado”.

“El amor fiel de Cristo es la luz para vivir la belleza de la afectividad humana. De hecho, nuestra dimensión afectiva es una llamada al amor que se manifiesta en la fidelidad, en la acogida y en la misericordia”, señaló.

Afirmó que “no se debe olvidar que este Mandamiento se refiere explícitamente a la fidelidad matrimonial, y, por lo tanto, es necesario reflexionar a fondo sobre su significado ‘conyugal’”.

Además, hizo referencia a la Carta de San Pablo a los Efesios en la que dice: “Maridos, amen a su esposa, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella, para santificarla”.

El Pontífice aseguró que “este fragmento de la Escritura, de la Carta de San Pablo, es revolucionario. Pensar con la antropología de aquel tiempo en decir que el marido debe amar a la mujer como Cristo ama a la Iglesia…, ¡es una revolución! Quizás, en aquel tiempo fue la cosa más revolucionaria que se dijo sobre el matrimonio. Siempre en el camino del amor”.

En este sentido, se preguntó: “este mandamiento de fidelidad, ¿a quién está dirigido? ¿Sólo a los esposos? En realidad, este mandamiento es para todos, es una Palabra paterna de Dios dirigida a cada hombre y mujer”.

“Recordemos que el camino de la maduración humana es el recorrido mismo del amor que va del recibir cuidados a la capacidad de ofrecer cuidados, de recibir la vida a la capacidad de dar la vida. Ser hombres y mujeres adultos quiere decir llegar a vivir una actitud conyugal y paterna que se manifiesta en las diferentes situaciones de la vida, como la capacidad de tomar sobre sí el peso de otro y amarlo sin ambigüedad”.

El Papa planteó: “¿Quién es, por lo tanto, el adultero, el lujurioso, el infiel? Es una persona inmadura que sólo vive para sí mismo y que interpreta las situaciones en función de su propio bienestar y de su propio beneficio”.

Por lo tanto, “para casarse, no es suficiente con celebrar el matrimonio. Es necesario recorrer el camino que va del ‘yo’ al ‘nosotros’. Cuando lleguemos a descentralizarnos, entonces todo acto será conyugal: trabajamos, hablamos, decidimos, nos encontramos con los demás con una actitud de acogida”.

“Toda vocación cristiana, en este sentido, es conyugal. El sacerdocio lo es porque es la llamada, en Cristo y en la Iglesia, a servir a la comunidad con todo el afecto”.

Francisco repitió: “Toda vocación cristiana es conyugal, porque es fruto del vínculo de amor en el cual todos hemos sido regenerados, del vínculo de amor con Cristo”.

“A partir de su fidelidad, de su ternura, de su generosidad, miramos con fe el matrimonio y a toda vocación, y comprendemos el sentido pleno de la sexualidad”, finalizó.

Fuente: aciprensa

Fueron semanas muy difíciles, mis ojos recorrían durante varias horas del día los libros y el computador, pero por más que me esforzaba sentía que no avanzaba en mis resultados. Tenía varios problemas en mente y otras situaciones que no estaba en mis manos resolver en ese momento, así que concentrarme no resultaba fácil. La fecha límite para tomar un examen muy importante estaba cerca y yo estaba estancado, sin saber cómo salir de allí.

No estaba acostumbrado a una situación como esa. Busqué todos los recursos que tenía a mi alrededor, hablé con algunos colegas que habían pasado por situaciones similares, intentaba algo diferente cada día, sin obtener mejores resultados. Mi preocupación crecía.

¿Te ha pasado algo similar alguna vez? Pues bien, esto me sucedió hace algunos meses y quiero compartir esta historia contigo, espero te pueda ser de ayuda si alguna vez debes enfrentarte a un examen o algo parecido, o si lo estás viviendo en este momento.

Así fue como empezó todo
Volviendo a la historia, recordé de repente que cuando era niño me costaba mucho entender matemáticas. Siempre he sido un buen estudiante, pero en quinto grado no podía avanzar mucho en esa área. Mi abuela, la mujer más piadosa que yo he conocido, me dijo un día: «No puedo ayudarte porque no entiendo lo que estas estudiando. Pero una vez leí que cuando San Juan Bosco tenía una situación que no sabía cómo resolver, acudía a María Auxiliadora y ella siempre le ayudaba a encontrar una solución. Haz tu lo mismo, pídele a ella que te ayude a presentar tu intención a Su Hijo, y veras que podrás entender».

Ese día mi abuela me enseñó esta oración que yo habría de recordar casi 20 años después:

«Madre amable de mi vida,

auxilio de los cristianos,

la gracia que necesito,

pongo en tus benditas manos. Dios te salve María…

Tú que sabes mis pesares,

pues todos te los confío,

da la paz a los turbados

y alivia el corazón mío. Dios te salve María…

Y aunque tu amor no merezco,

no recurriré a Ti en vano,

pues eres Madre de Dios

y Auxilio de los Cristianos. Dios te salve María…

Acuérdate oh Madre Santa,

que jamás se oyó decir,

que alguno te haya implorado

sin tu Auxilio recibir. Dios te salve María…

Por eso con fe y confianza,

humilde y arrepentido,

lleno de amor y esperanza,

este favor yo te pido. (Se presenta la intención)»

Le pedí a María Auxiliadora que me ayudara a presentar mi tiempo de estudio ante Jesús, de manera que yo pudiera integrar el conocimiento necesario para el examen durante las siguientes semanas y lo pudiera usar para ayudar a otros en un futuro, pero sobre todo que el resultado de esa prueba fuera para la Gloria de Dios.

Empecé a hacerla cada noche después de mi tiempo de oración, y se la envié a mi familia y algunos amigos para que la hicieran presentando esta intención. La respuesta no se hizo esperar: durante las siguientes semanas pude ver cómo mis resultados fueron mejorando progresivamente, me enfocaba menos en las situaciones que no podía resolver y me sentía menos cansado, a pesar de poder estudiar durante jornadas muy largas. Gracias a Dios hoy me enteré de que aprobé el examen y quiero compartir contigo algunas de las cosas que aprendí:

1. Dios es capaz de transformar cualquier situación en una oportunidad para crecer en confianza y gratitud

 flor

Te animo a que, sin importar cuál sea el problema o dificultad que tengas en este momento, te acerques con confianza a Dios y le expongas lo que sientes y lo que anhelas con humildad. También te animo a que invites a la Virgen María a orar por ti y por tu intención. Esta experiencia me recordó que lo primero que debo hacer al enfrentar situaciones que se salen de mis manos, es dejarlas en manos de Dios: Él siempre sabe lo mejor para mí y desea lo mejor para mí.

No podemos controlar todas las cosas que pasan en nuestra vida. Sin embargo, hay momentos en los cuales se nos pide confiar en Dios y en Su voluntad. Eso no significa que debamos dejar de trabajar con disciplina por aquello que anhelamos, significa que ese trabajo puede tener un sentido aún más grande cuando lo ofrecemos a Dios con amor y lo sometemos a Su voluntad perfecta.

Confiar en Dios no significa dejar a un lado nuestra responsabilidad en las cosas que nos suceden o en nuestra propia vida. Confiar significa seguir caminando incluso cuando la vida es incierta, con la convicción de que Dios tiene el mejor plan para nosotros, y que Él nos invita a realizar cada actividad, por pequeña que parezca, de la mejor manera posible.

2. No hay mejor oración que la de una madre por sus hijos, especialmente si es la oración de la Santísima Virgen María

Maria

Si aún te quedan dudas, lee el primer milagro de Jesús (Juan 2, 1-12). Fue la Virgen María quien les dijo a aquellos que en ese momento estaban desesperados: «hagan lo que Él les diga». Así como nos acercamos algunas veces a nuestros amigos o familiares y les pedimos que nos ayuden a orar por alguna intención en particular, así también podemos acercarnos a la Virgen María y pedirle que interceda ante Jesús por nosotros.

Siempre debemos recordar que es Dios quien hace la obra, la Virgen María nunca buscó protagonismo, por el contrario, ella nos lleva siempre a mirar a Jesús.

Algunas semanas después de haber tomado el examen sigo haciendo esta oración, y le doy gracias a Jesús por el regalo tan grande que nos ha dado en la devoción a su santísima Madre.

Fuente: CtholicLink

El Papa Francisco reflexionó sobre la dura situación que atraviesan los miles de hondureños y centroamericanos que forman la caravana migrante y que busca ingresar a Estados Unidos para huir de la pobreza y la violencia en sus países.

En el encuentro que sostuvo este 29 de octubre con los participantes del XV Capítulo General de la Congregación de los Misioneros de San Carlos (scalabrinianos), el Papa afirmó que “el migrante reza. Reza porque necesita muchas cosas y reza a su modo, pero reza. Un peligro para todos nosotros, hombres y mujeres de Iglesia, pero más para vosotros por su vocación, sería el de pensar que no necesitan de la oración”.

“Otro fenómeno de los migrantes –pensemos en la caravana que va de Honduras a Estados Unidos– es el de agruparse. El migrante por lo general busca andar en grupo. A veces tiene que andar solo, pero es normal agruparse porque así nos sentimos más fuertes en la migración”, dijo el Pontífice respondiendo a algunas preguntas de los presentes.

“Allí está la comunidad (…). Siempre la comunidad porque su vocación es adecuada para los migrantes que se agrupan. Siéntanse migrantes, siéntanse migrantes ante las necesidades, migrantes ante el Señor, migrantes entre ustedes. De allí la necesidad de agruparse”, continuó.

Otra característica del migrante, explicó el Papa Francisco, es “arriesgar. A veces también arriesga la vida. La prudencia en ustedes tiene otro tono respecto a la prudencia de un monje de clausura: son prudencias distintas. Las dos son virtud, pero con un carácter distinto. Arriesgar”.

A la pregunta de un scalabriniano que sirve en Guatemala sobre la tentación de no sentirse escuchados por Dios en medio del sufrimiento, el Papa dijo “que es necesario tocar, tocar y tocar sin cansarse; pero en comunidad, todos juntos. Todos juntos pero sabiendo que toda la comunidad reza por este pueblo que sufre tanto”.

Un scalabriniano colombiano que sirve en Asia y Australia solicitó un mensaje para los seminaristas. Francisco dijo que deben ser “migrantes para poder trabajar con los migrantes. Migrantes de Dios, migrantes con la comunidad, migrantes de un pueblo, que se sientan en camino”.

“Y con lo de ser migrantes de Dios que lleven a la oración cosas concretas: que la oración es para pelear, para pelear con Dios! Y si uno pelea, saca las cosas. Deciles eso: que tengan coraje”, concluyó.

Solidaridad de los obispos de Costa Rica

De otro lado, la Conferencia Episcopal de Costa Rica expresó en un comunicado su cercanía con la caravana de migrantes y alentó a los fieles a acogerlos cuando lleguen al país.

Los prelados alentaron a “sensibilizarnos y comprometernos frente a los flujos migratorios que, causados por la pobreza, la inseguridad y la persecución tienen como destino nuestro país, de manera que sepamos ser una nación solidaria con la población inmigrante”.

“Las realidades migratorias están en el corazón de la Iglesia, lo que se remonta a sus raíces más profundas. Es sobre la dura experiencia migratoria del pueblo de Israel que Dios señala una legislación protectora del inmigrante. ‘No maltratarás al extranjero ni lo oprimirás, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto’”, indicaron.

“Pedimos a Nuestra Señora de los Ángeles su maternal intercesión en favor de los hermanos migrantes y de quienes pueden actuar acogiéndolos, protegiéndolos, promoviéndolos e integrándolos”, concluyó el comunicado.

La caravana migrante

La caravana migrante retomó esta madrugada su camino rumbo a Santiago Niltepec, luego de que ayer descansó en Tapanatepec, en el estado mexicano de Oaxaca.

El grupo de más de 7.000 centroamericanos que ingresó a México el 19 de octubre siguió en su mayoría su camino a pie, mientras que las mujeres y niños se movilizaron en algunos vehículos.

Mientras tanto las autoridades de Estados Unidos indicaron que están preparando un contingente de soldados para impedir el ingreso de los migrantes al país.

Las tareas de estos reservistas, entre los que se encuentran médicos e ingenieros, suelen ser de apoyo logístico a la guardia fronteriza que custodia los más de 3.000 kilómetros del límite entre Estados Unidos y México. Asimismo, no pueden impedir que los migrantes soliciten asilo en el país norteamericano.

“Muchos miembros de pandillas y algunos elementos muy malos están mezclados en esta caravana que camina hacia nuestra frontera sur. Por favor, regresen, no serán admitidos en Estados Unidos a menos que sigan el proceso legal. ¡Esta es una invasión a nuestro país y nuestro ejército los espera!”, escribió en su cuenta de Twitter, Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

De otro lado, informa AFP, el domingo 28 de octubre unos 1.500 hondureños que busca unirse a la caravana rompió un cerco de la policía guatemalteca en la frontera con México, pero sin lograr ingresar a territorio mexicano. Por otra parte, unos 300 migrantes salieron el domingo de San Salvador hacia la frontera con Guatemala con objetivo de llegar también a Estados Unidos.

Fuente: aciprensa

El Papa Francisco, reflexionando acerca del quinto mandamiento “no matarás”, asegura que también el odio, el insulto y la indiferencia son formas de homicidio y pide perdonar a quien nos ha hecho daño.
El quinto mandamiento de la Ley de Dios ha sido nuevamente el tema de reflexión del Santo Padre Francisco en su Audiencia General de esta mañana, desarrollada en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. Durante su catequesis ha explicado que “nadie puede despreciar la vida de los demás o la suya propia”, de hecho – ha puntualizado – “el hombre lleva dentro de sí la imagen de Dios y es el objeto de su amor infinito”, sea cual sea la condición en la que ha sido llamado a la existencia: “Continuamos hoy la catequesis sobre el quinto mandamiento del decálogo: «No matarás». Hemos visto cómo a los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable, porque somos su imagen y objeto de su amor infinito”.

El odio, el insulto y el desprecio son formas de homicidio
Comentando el Evangelio de hoy, el Papa recuerda que con el odio también se puede matar a una persona, pues Jesús afirma que, ante el tribunal de Dios, incluso la ira contra un hermano es una forma de asesinato. De hecho – señala el Papa - el Apóstol Juan escribió: "El que odia a su hermano es un asesino" (1 Jn 3:15). Pero Jesús no se detiene en esto, y en la misma lógica agrega que el insulto y el desprecio también pueden matar: “En el Evangelio que hemos oído, Jesús revela un sentido aún más profundo de este mandamiento: la ira, el insulto y el desprecio contra los demás son también una forma de homicidio. Por eso, indica que si al presentar nuestra ofrenda nos recordamos de haber ofendido a alguien, debemos ir antes a reconciliarnos con esa persona”.

La indiferencia “mata”
Aunque para el Santo Padre, también la indiferencia “mata”. De hecho – explica – “para ofender la inocencia de un niño es suficiente una frase inapropiada. Para lastimar a una mujer es suficiente un gesto de frialdad. Para romper el corazón de un joven es suficiente negarle la confianza. Para aniquilar a un hombre, basta simplemente ignorarlo". “Es como decirle a la otra persona: "Eres un hombre muerto para mí", porque lo mataste en tu corazón” puntualiza el Papa, y se pregunta: “¿Qué quiere decirnos Jesús con esto?”. E inmediatamente su respuesta: “Que lo importante es el respeto a toda la persona, no sólo a su dimensión física sino también a la espiritual, porque la indiferencia también mata. No amar es el primer paso para matar; y no matar, el primero para amar”.

LEA TAMBIÉN
Audiencia General del 17 de octubre de 2018
17/10/2018
Audiencia General del 17 de octubre de 2018
Perdonar y acoger a quien nos ha hecho daño
Y frente a estas formas de homicidio, el Papa señala “el perdón”. “El amor del que no podemos prescindir es el que perdona – dice Francisco - el que recibe a quienes nos han hecho daño”, pues ninguno de nosotros sobrevive sin misericordia, todos necesitamos el perdón: “La vida humana tiene necesidad de amor auténtico, un amor como el de Jesucristo, lleno de misericordia, que perdona y acoge sin condiciones. No podemos sobrevivir sin misericordia, todos tenemos necesidad del perdón. Por eso, si matar significa destruir, suprimir o eliminar a alguien, no matar es, en cambio, cuidar, valorizar, incluir y perdonar a los demás”.

"No matar": llamado al amor y a la misericordia
Antes de concluir, el Santo Padre dijo que nadie puede engañarse a sí mismo pensando: "Estoy bien porque no hago nada malo" y para que se entendiera mejor, recitó una frase de un santo que decía: “No hacer daño es bueno. Pero no hacer el bien no es bueno”. Siempre tenemos que hacer el bien, puntualizó. Además, aseguró que "no matar" es un llamado al amor y a la misericordia y a vivir de acuerdo con el Señor Jesús, quien dio su vida por nosotros y resucitó por nosotros.

Por último, envió sus cordiales saludos a los peregrinos presentes, en especial a los procedentes de España y Latinoamérica: “Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Que el Señor Jesús, Autor de la vida, nos conceda comprender que el mandamiento «no matarás» es, ante todo, una llamada al amor y a la misericordia, una invitación a vivir como Él, que por nosotros murió y resucitó. Santa María, Madre de la Misericordia, nos ampare e interceda por nosotros".

Fuente: VATICAN NEWS

El Papa Francisco llamó a los cristianos a permanecer atentos frente a los fariseos de hoy, laicos, sacerdotes u obispos, más preocupados por los preceptos que por las personas.

El Papa señaló que aquellos doctores de la Ley, escribas, saduceos y fariseos, que seguían a Jesús para ver si conseguían atraparlo en un error que cometiera, “eran un verdadero ejemplo de formalidad. Pero les faltaba vida”.

“Estaban, por decirlo de un modo, ‘almidonados’. Eran rígidos. Y Jesús conocía sus almas. Esto nos escandaliza porque ellos se escandalizaban de las cosas que hacía Jesús cuando perdonaba los pecados, cuando curaba en sábado. Se rasgaban los vestidos y decía: ‘¡Oh, qué escándalo! Ese no es de Dios porque hace eso’”.

Francisco señaló que a esas personas “no les importaba la gente, sólo les importaba la Ley, los preceptos”.

Durante una discusión con uno de esos fariseos, Jesús recibe la invitación a comer en su casa. Como narra el Evangelio del día, el fariseo “quedó admirado” al ver que Jesús omitía las abluciones prescritas por la Ley judía para antes de comer.

La respuesta de Jesús fue demoledora: “Vosotros, los fariseos, purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis llenos de rapiña y maldad”.

“No son palabras bonitas, ¿verdad?”, destacó el Papa. “Jesús hablaba claro, no era hipócrita. Hablaba claro y dice: ‘¿Por qué miráis al exterior? Mirad lo que hay dentro’”.

En otra ocasión “dice a los fariseos: ‘Sois sepulcros blanqueados?’. Un buen cumplido, ¿no?”, señaló Francisco con ironía. “Por fuera, todo bonito, todo perfecto. Pero por dentro hay plenitud de podredumbre, de codicia, de maldad”.

“Jesús distingue la apariencia de la realidad interna”, afirmó el Pontífice. En cambio, “aquellas otras personas eran los ‘doctores de las apariencias’: siempre perfectos. Pero, ¿dentro qué tienen?”.

Este fragmento del Evangelio sirvió al Papa para advertir a los cristianos de hoy que estén “atentos ante los rígidos. Estad atentos frente a los cristianos, ya sean laicos, sacerdotes u obispos, que se presenten como ‘perfectos’, rígidos. Estad atentos porque el Espíritu de Dios no está en ellos. Les falta el espíritu de libertad”. Por último, también invitó también a “permanecer atentos con nosotros mismos”.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Lucas 11:37-41
37 Mientras hablaba, un fariseo le rogó que fuera a comer con él; entrando, pues, se puso a la mesa.
38 Pero el fariseo se quedó admirado viendo que había omitido las abluciones antes de comer.
39 Pero el Señor le dijo: «¡Bien! Vosotros, los fariseos, purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis llenos de rapiña y maldad.
40 ¡Insensatos! el que hizo el exterior, ¿no hizo también el interior?
41 Dad más bien en limosna lo que tenéis, y así todas las cosas serán puras para vosotros.

Fuente: aciprensa

Missio

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Personas Online

Hay 33 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction