Diócesis

El video «El canal de parto mágico» nos demuestra que sin duda actuamos bajo la conveniencia de los intereses de cada uno y nos falta, no un poco, sino mucha conciencia. El tema de los derechos humanos, debatido desde sus inicios, es un asunto que se ha tratado de modificar a lo largo de los años según el pensamiento crítico y cambiante de nuestra sociedad.

Gracias a la ironía, el humor y un toque perfecto de sarcasmo, este video (producido por la iniciativa canadiense en defensa de la vida Choice42) plasma con total realidad lo que en la actualidad es considerado un ser humano con derechos, y un simple “feto” que no puede ser más que un grupo de células sin importancia.

 

Para muchos de nosotros es claro que desde el momento de la concepción ese bebé que viene en camino debe tener los mismos derechos que tiene uno que ya está corriendo por la casa, gritando a todo pulmón o saltando de sillón en sillón. Pero para otros este es un tema completamente debatible y de allí se desprende toda una guerra por defender el aborto, las semanas en las que es legal realizar uno, los casos en los que debería practicarse y el “empoderamiento” de la mujer con el argumento de “es mi cuerpo y con el hago lo que quiera”. Pensemos entonces que es muy fácil dar un paso y estar en ese lado, el lado de aquellos que piensan que mientras está en el vientre, ese “grupo de células” no tiene derecho a nada o más bien no es nada.

Casualmente a todos los que defienden esta idea se les olvida que si a ellos les hubieran querido violar sus derechos estando en la panza de sus mamás, muy seguramente habrían deseado gritar desde adentro, patear o sacar letreros para defender su vida a como diera lugar. Todos estuvimos en el vientre de nuestras madres, todos fuimos microscópicamente pequeños, todos o la gran mayoría, tuvimos que aguardar nueve meses antes de llorar por primera vez, y si estas leyendo este artículo milagrosamente o no, se nos respetaron los derechos. Este tipo de situaciones nos permiten reconocer el poder que tiene nuestra voz, pero también nuestras palabras y el sentido que le damos a ellas, tenemos la habilidad de defender lo que es natural y por consiguiente coherente pero también de intervenir para destruir o crear teorías, darle crédito a los aliens o a las hadas.

«El canal de parto mágico» no solo se aplica para determinar a partir de qué instante alguien se convierte en un ser humano, sino para muchos otros casos de la vida en los que, aún cuando es evidente, nos escudamos en argumentos que se miden de acuerdo a lo que más nos beneficia como seres individuales.

Los derechos humanos hoy se debaten al mismo nivel que los de los animales, es por esto que con frecuencia vemos que se hace hasta lo imposible para que no sacrifiquen a un perrito (lo cual está muy bien) pero en cambio se aplaude el aborto, porque se trata de un feto y este no tiene valor alguno comparado con el de un cachorro. ¿Es esto lógico? Replantear nuestro pensamiento y ser críticos moralmente es un deber que tenemos que reforzar hoy más que nunca, porque la vida no debe ser debatible, el ser humano que llevan millones de mujeres en sus vientres no son un grupo de células diferentes a nosotros, no son objetos que se puedan desechar o personas que un día se comporten como seres humanos y otro como animales.

El llamado también viene a que actuemos de forma coherente si tenemos el privilegio de estar vivos hoy gracias a que nuestros padres asumieron que después de una relación sexual lo único que puede venir es un bebé y no un carro, una bicicleta o un perro. Defendamos la vida con orgullo, sin trabas ni reparaciones. Porque el único derecho con el que no nacimos, es con el de arrebatarle la vida a otro.

Fuente: CatholicLink

Siguiendo su costumbre antes de los viajes internacionales, el Papa Francisco fue hoy a la Basílica de Santa María la Mayor para rezar ante la imagen de la Salus Populi Romani y encomendar a la Virgen su visita apostólica a Ginebra (Suiza) que realizará este 21 de junio con motivo del 70° aniversario de la fundación del Consejo Ecuménico de las Iglesias (WCC).

 

“El Papa Francisco en Santa María la Mayor reza delante del antiguo ícono de la Salus Populi Romani para confiar a la Virgen su viaje a Ginebra”, informó este miércoles L’Osservatore Romano en su cuenta de Twitter.

El Santo Padre arribará mañana al Aeropuerto Internacional de Ginebra a las 10:10 a.m. (hora local), y media hora después se reunirá en privado con el presidente de la Confederación Suiza.

A las 11:15 a.m. participará en la Oración Ecuménica en el Centro Ecuménico y a las 12:45 almorzará con los representantes de esta institución.

Posteriormente, a las 3:45 p.m. tendrá lugar el Encuentro Ecuménico en el WCC. Luego a las 5:30 p.m. la Misa en el Palexpo. A las 7:15 p.m., el Santo Padre se despedirá de los obispos y de los colaboradores de la representación pontificia en Suiza.

A las 7:45 p.m. será la despedida oficial en el Aeropuerto Internacional de Ginebra. A las 8:00 p.m. Francisco partirá de retorno a Roma, donde aterrizará a las 9:40 p.m.

El Consejo Mundial de Iglesias o Consejo Ecuménico de las Iglesias (World Council of Churches, WCC) fue fundado por 147 iglesias el 23 de agosto de 1948 y tiene su sede en Ginebra. A ella pertenecen unas 348 iglesias que engloban a 600 millones de cristianos en más de 120 países.

Fuente: aciprensa

Desde que mis hermanos son pequeños, siempre jugando con ellos, me gustó imitar voces de personajes de películas o dibujos animados. Una de las imitaciones que más les gustaban eran las que hacía de Chewbacca (el “wookie” amigo de Han Solo) o de Darth Vader (el Lord Sith que comenzó como Jedi y luego se pasó al “lado oscuro”). Como te habrás dado cuenta, soy un gran fan de todo lo referente a Star Wars y el video de este post se introduce en este mundo, con ocasión del día del padre, que se celebra en muchos países este domingo.

En el comercial, podemos ver distintas acciones que padres realizan con sus hijos: juegan con ellos, les van contando una historias de Star Wars (cuando Darth Vader le dice a Luke que es su padre) y en todo esto, comparten tiempo juntos. Son imágenes muy significativas que a cualquiera que es padre (o hijo también) le refresca la memoria, de lo que vive o ha podido vivir cotidianamente con sus hijos (o con su padre); y para quien no es padre, le mueve el corazón y los anhelos de poder vivir esto con toda la ilusión y confianza en Dios.

 

Y es que de eso se trata ser papá, de estar presente (a pesar de las ocupaciones), de trabajar en equipo con la madre para llevar una buena educación a los hijos, de ser esa voz que da seguridad, confianza en el porvenir, que establece límites y que cierra el círculo de amor que debe rodear al niño durante su crianza de manera particular y en las etapas siguientes.

Contrariamente a la visión que se tiene a veces, el padre no debe ser un mero ‘proveedor’ del hogar (además, hoy por hoy, es una responsabilidad que se suele compartir con la madre): aquél que solo se dedica a trabajar para “que no les falte nada a los hijos”, o aquel que está distante de las reales necesidades de su familia, porque está muy “ocupado”. De esa forma se va generando un desgaste sin mucho sentido, sin darse un respiro para disfrutar lo importante: la experiencia única de ver crecer a los hijos y de compartir con su familia. Es fundamental que los padres se den ese espacio para estar presentes, para apoyar y ayudar en la crianza de los hijos, para dar el consejo necesario y asumir su verdadero rol con firmeza y con cariño, siempre conectados con sus hijos y con su familia. El padre es uno de los actores principales dentro de la familia. No hay nada más hermoso que traer a un niño al mundo, criarlo, estar con él, amarlo: es una misión encomendada por Dios.

Es significativa la escena final del video, cuando el hombre sostiene a su hijo recién nacido en un hospital y le dice: “¡Yo soy tu padre!”. Conmueve mucho porque expresa todo el cariño y compromiso que un padre tiene con los hijos, y el amor contenido, lleno de preocupación y cuidado, que todo padre quiere vivir y entregar a sus hijos. Trabajemos por ser esos padres presentes, comprometidos y entregados a las familias. Que ayuden a dar fuerza a sus hijos, mirando siempre el modelo de Dios Padre, que nos ama incondicionalmente y nos cuida en toda circunstancia.

«Pido para ustedes la gracia de estar siempre muy cerca de sus hijos, dejándolos crecer, pero de estar muy cercanos, ¿eh? Ellos tienen necesidad de ustedes, de su presencia, de su cercanía, de su amor» (Papa Francisco 19 de marzo de 2014).

Fuente: CatholicLink

El Papa Francisco denunció el control hegemónico de los medios de comunicación por parte “gobiernos sin escrúpulos” para calumniar y destruir a los rivales: “así avanzan las dictaduras”, aseguró.

Una vez que los medios de comunicación han sido neutralizados, “se comienza a juzgar a las instituciones que han sido debilitadas, se destruye a las personas, se las condena, y así avanza la dictadura. Las dictaduras, todas, han comenzado así, adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”.

El Santo Padre señaló que en muchos países se emplea el método de “destruir la comunicación libre” mediante la derogación de “la ley de medios de comunicación para entregar todo el aparato de la comunicación a una empresa, a una institución que calumnia, que dice falsedades, que debilita la vida democrática”.

En este sentido, el Pontífice indicó que esta actitud también existe en el ámbito de las relaciones personales cuando se calumnia o se difunden escándalos de otras personas. “Comunicar escándalos es algo que tiene una seducción enorme. Se seduce con escándalos, las buenas noticias no seducen”, lamentó.

Entonces, “la comunicación de ese escándalo se extiende y esa persona, esa institución, ese país termina en ruinas. No se juzga a la persona, se juzga a las ruinas de la persona y de las instituciones para que no puedan defenderse”.

Para explicar la maldad existente en la calumnia y cómo los poderes se sirven de ella para lograr sus objetivos, el Santo Padre explicó la Primera Lectura del día, un fragmento del Libro Primero de los Reyes en el que se narra cómo la mujer de Ajab, rey de Israel, se valió de la calumnia para matar a Nabot y robarle su terreno, que ambicionaba el rey.

“El rey Acab deseaba la viña de Nabot y le ofrece dinero. Pero aquel terreno formaba parte de la herencia de sus padres, por lo que Nabot rechaza la oferta. Entonces Acab, que era un caprichoso, hace como los niños cuando no consiguen lo que quieren: llora. Después, siguiendo el consejo de su mujer, la cruel Jezabel, lo hace acusar falsamente, lo mata y toma posesión de su viña”, resumió Francisco.

“Nabot, por lo tanto, es un mártir de la fidelidad a la herencia que recibió de sus padres, una herencia que iba más allá de la viña, una herencia del corazón”, explicó.

En este sentido, explicó que el martirio de Nabot es un antecedente del sacrificio de Jesús en la Cruz, o del martirio de San Esteban y de todos los mártires condenados con falsas acusaciones y calumnias. La calumnia de Acab hacia Nabot es, según el parecer del Papa, paradigmática del modo de proceder de mucha gente, “de muchos Jefes de Estado y de gobierno. Se comienza con una mentira y, tras haber destruida ya sea a una persona, o a una institución, se le juzga y condena”.

“Hay muchas personas, muchos países destruidos por dictaduras malvadas y calumniadoras. Pensemos, por ejemplo, en las dictaduras del pasado siglo. Pensemos en las persecuciones contra los hebreos, por ejemplo. Una comunicación calumniosa contra los hebreos que los llevó a Auschwitz porque no merecían vivir. Es un horror, pero un horror que continúa sucediendo hoy: en las pequeñas sociedades, en las personas de muchos países. El primer paso es apropiarse de la comunicación y, luego, la destrucción, el juicio y la muerte”, concluyó.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

I Reyes 21:1-16

1 Después de estos sucesos ocurrió que Nabot, de Yizreel, tenía una viña junto al palacio de Ajab, rey de Samaría,

2 y Ajab habló a Nabot diciendo: «Dame tu viña para que me sirva de huerto para hortalizas, pues está pegando a mi casa, y yo te daré por ella una viña mejor que está, o si parece bien a tus ojos te daré su precio en dinero.»

3 Respondió Nabot a Ajab: «Líbreme Yahveh de darte la herencia de mis padres.»

4 Se fue Ajab a su casa triste e irritado por la palabra que le dijo Nabot de Yizreel: «No te daré la heredad de mis padres»; se acostó en su lecho, volvió su rostro y no quiso comer.

5 Vino a donde él su mujer Jezabel, y le habló: «¿Por qué está triste tu espíritu y por qué no quieres comer?»

6 El le respondió: «Porque he hablado con Nabot de Yizreel y le he dicho: "Dame tu viña por dinero o, si lo prefieres, te daré una viña a cambio", y me dijo: "No te daré mi viña."»

7 Su mujer Jezabel le dijo: «¿Y eres tú el que ejerces la realeza en Israel? Levántate, come y que se alegre tu corazón. Yo te daré la viña de Nabot de Yizreel.»

8 Escribió cartas en nombre de Ajab y las selló con su sello, y envió las cartas a los ancianos y notables que vivían junto a Nabot.

9 En las cartas había escrito: «Proclamad un ayuno y haced sentar a Nabot a la cabeza del pueblo.

10 Haced que se sienten frente a él dos malvados que le acusarán diciendo: "Has maldecido a Dios y al rey" y le sacaréis y le apedrearéis para que muera.»

11 Los hombres de la ciudad, los ancianos y notables que vivían junto a Nabot en su ciudad, hicieron lo que Jezabel les había mandado, de acuerdo con lo escrito en las cartas que les había remitido.

12 Proclamaron un ayuno e hicieron sentar a Nabot a la cabeza del pueblo.

13 Llegaron los dos malvados, se sentaron frente a él y acusaron los malvados a Nabot delante del pueblo diciendo: «Nabot ha maldecido a Dios y al rey»; le sacaron fuera de la ciudad, le apedrearon y murió.

14 Enviaron a decir a Jezabel: «Nabot ha sido apedreado y ha muerto.»

15 Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Ajab: «Levántate, toma posesión de la viña de Nabot, el de Yizreel, el que se negó a dártela por dinero, pues Nabot ya no vive, ha muerto.»

16 Apenas oyó Ajab que Nabot había muerto, se levantó y bajó a la viña de Nabot, el de Yizreel, para tomar posesión de ella.

Fuente: aciprensa

Durante la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este viernes 8 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, el Papa Francisco destacó en su homilía que “se podría decir que hoy es la fiesta del amor de Dios”, un amor que es como “un mar sin fondo”.

El Santo Padre destacó que antes de que ningún hombre pudiera haber amado a Dios, “fue Él quien nos amó en primer lugar. Él es el primero en amar”. “Dios es así: siempre es el primero en actuar. Es el primero en esperarnos, el primero en amarnos, el primero en ayudarnos”.

Este amor de Dios encierra un gran misterio: “Es un amor que no se puede comprender. Un amor que supera toda conciencia. Lo supera todo. Así de grande es el amor de Dios. Un poeta decía que era como ‘el mar sin orillas, sin fondo…’, un mar sin límites. Esto es el amor que debemos entender, el amor que recibimos”.

En la homilía, el Pontífice puso de relieve la forma en que Dios se fue revelando a la humanidad a lo largo de la historia, avanzando paso a paso para dar a entender la grandeza de su amor: “Ha sido un gran pedagogo”, dijo el Papa, que también destacó que ese amor lo reveló en las pequeñas cosas.

“¿De qué forma manifiesta Dios su amor? ¿Con las cosas grandes? No: mediante las pequeñeces, con gestos de ternura, de bondad. Se hace pequeño. Se acerca. Con esa cercanía, con ese empequeñecerse, Él nos hace entender la grandeza del amor. El grande se hace entender por medio del pequeño”.

Ese amor mostrado en lo pequeño se materializa en Jesucristo. “Cuando Jesús quiere enseñarnos cómo debe ser el comportamiento cristiano, nos dice pocas cosas. Nos hace ver aquel famoso protocolo según el cual todos seremos juzgados. ¿Y qué dice? No dice: ‘Creo que Dios es así. He entendido el amor de Dios’. No, no…, el amor de Dios se muestra en lo pequeño. He dado de comer al hambriento, he dado de beber al sediento, he visitado al enfermo, al encarcelado”.

“Las obras de misericordia son el camino de amor que nos enseña Jesús en continuidad con el amor de Dios”. Las obras de misericordia “son la continuidad del amor de Dios que se empequeñece, llega a nosotros y nosotros lo llevamos adelante”, finalizó el Santo Padre.

Fuente:aciprensa

Missio

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

  {youtube}nMfeZyPkTTw{/youtube}

 

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Personas Online

Hay 17 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction