Diócesis

Del 11 al 15 de noviembre, se realizará en Johannesburgo (Sudáfrica), el Foro Social Temático sobre Minería y Extractivismo, una de las actividades programadas en este Foro será analizar la factibilidad de implementar una campaña mundial orientada a lograr la desinversión en proyectos mineros.
Ciudad del Vaticano

El Foro Social Temático sobre Minería y Extractivismo, que se realizará en Johannesburgo (Sudáfrica), del 11 al 15 de noviembre analizará la factibilidad de implementar una campaña mundial orientada a lograr la desinversión en proyectos mineros, es el llamado que hace la “Red Iglesias y Mineria”. Una campaña dirigida a personas, empresas y entidades de las iglesias que invierten sus recursos económicos en el sector minero sin tomar en cuenta que la minería es una actividad que históricamente se ha caracterizado por depredar la naturaleza y violentar los derechos de las personas y comunidades.

Recordamos que, la “Red Iglesias y Minería” es un espacio ecuménico, conformado por comunidades cristianas, equipos pastorales, congregaciones religiosas, grupos de reflexión teológica, laicas, laicos, Obispos y pastores que buscan responder a los desafíos de los impactos y violaciones de los derechos socio-ambientales provocados por las actividades mineras en los territorios donde vivimos y trabajamos.

Latinoamérica: El saqueo de ayer y de hoy
La Red recuerda que, los territorios Latinoamericanos, bajo la cosmovisión de los pueblos originarios con su gente incluida, vienen atravesando desde la conquista hasta el presente situaciones de despojo de los bienes del subsuelo y avasallamiento de su autonomía.

En el caso puntual de la minería de oro, no fue suficiente para el capital todo lo extraído por siglos, la historia de saqueo tiene su correlato en la actualidad a través de empresas de capitales europeos, chinos pero fundamentalmente canadienses y de Estados Unidos que bajo la consigna de “nueva minería” o “desarrollo sostenible” se instalan en las poblaciones, reemplazan el rol de los Estados y frente a la retirada de los mismos en la cobertura de las necesidades básicas de los habitantes imponen la realización de sus emprendimientos. A la luz de los acontecimientos, el resultado dista de la propuesta inicial ya que quienes han accedido vieron que no existe tal desarrollo sostenible y se utilizan múltiples mecanismos para cooptar a diversos actores sociales y gubernamentales de modo que consiguen silencio frente a las violaciones de los derechos socio-ambientales.

América Latina cuenta con un largo historial de desastres ambientales y pérdida de vidas y diversidad a causa de ellos. En San Juan, Argentina, en septiembre de 2015 se produjo un derrame de millones de litros de solución cianurada a los ríos de la zona desde la mina Veladero propiedad de Barrick y Shandong Gold. Los vecinos fueron alertados de la situación por un operario de la mina que avisó a su familia residente en el poblado de Jáchal, allí se activaron mecanismos de alerta generados por los propios vecinos sin la participación del Estado ni empresa hasta que la situación tomó trascendencia en los medios de comunicación. Otro hecho reciente ocurrió en la comunidad de Bento Rodrigues en el Estado de Mina Gerais, Brasil. A raíz de la rotura de dos diques de relaves de la empresa Samarco cargados de sustancias tóxicas se derramaron cerca de 55 millones de metros cúbicos lo que generó una riada que arrasó con la población, perdieron la vida 19 personas y los desechos mineros llegaron al Atlántico recorriendo casi 700 km, envenenando el agua de los ríos y las poblaciones adyacentes.

Desarrollo sostenible y los espejos de colores
Las comunidades en todos los rincones del continente han ido tomando conciencia de la grave crisis socio-ambiental que atravesamos como humanidad y en este sentido se han organizado para defender los territorios, la vida que contienen en forma integral. Como resultado de la discusión colectiva y los aportes de diversas organizaciones muchas de ellas vinculadas a las Iglesias se apuesta a revertir esta situación que se ha tornado insostenible y es a todas luces incompatible con el equilibrio que necesitamos para desarrollarnos de forma sustentable.

En este sentido, desde el año 2013 la Red de Iglesias y Minería, conformada por una multiplicidad de organizaciones y agentes pastorales que desarrollan su actividad en territorio, se propone articular las iniciativas de resistencia, generar una amplia red de comunicación y difusión de las herramientas disponibles y de las violaciones a los derechos socio-ambientales que ocurren de forma permanente por parte de las corporaciones y los Estados. También se aspira a generar incidencia en ámbitos que resultarían inalcanzables para las comunidades por si solas ya que la disponibilidad de recursos con que cuentan las empresas le permite articular con las esferas donde se toman las decisiones de manera cómoda.

Ya en el Documento de Aparecida, los Cristianos fuimos llamados a observar con especial cuidado que: “en las intervenciones sobre los recursos naturales no predominen los intereses de grupos económicos que arrasan irracionalmente las fuentes de vida” (DA471) y en la Encíclica Laudato Sí del Papa Francisco nos llama a “no dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (LS 49). Todos estos planteos que surgen como gritos desesperados de las comunidades y la tierra que habitamos han sido recientemente recogidos en la Carta Pastoral: “Discípulos misioneros custodios de la Casa Común” publicada por el CELAM. Allí encontramos las pistas que nos permiten dilucidar la grave crisis que atraviesa nuestra Madre Tierra y qué posicionamiento debemos tomar los cristianos para preservar la continuidad de toda la Creación.

Fuente: VATICAN NEWS

El Papa Francisco destacó la música y el canto como herramientas eficaces para la evangelización en el mundo contemporáneo capaces de “transmitir de manera universal la belleza y la fuerza del amor cristiano”.

Francisco se expresó así durante la audiencia que ofreció en el Vaticano a los miembros de la asociación italiana “Gli Alunni del Cielo” (“Alumnos del Cielo”) con motivo del 50 aniversario de su fundación y del décimo aniversario de la muerte del fundador, el Padre Giuseppe Arione.

Los “Alumnos del Cielo” son un grupo de jóvenes que, desde 1968, anuncian el Evangelio con la música y el canto. Para ello, recorren toda Italia y gran parte de Europa ofreciendo conciertos y otras actividades de apostolado.

El Papa resumió la importante labor de esta Asociación a lo largo de su historia, desde su fundación por el Padre Arione: “Vuestra misión se cumple en el surco del carisma y del testimonio del Padre Arione, quien, teniendo en cuenta las orientaciones del Concilio Vaticano II para una Iglesia en diálogo con el mundo contemporáneo, en 1968 opuso a la contestación la actitud de la acogida”.

El Padre Arione “se dedicó a una forma de apostolado que utilizaba la música y el canto como lenguajes capaces de transmitir de manera universal la belleza y la fuerza del amor cristiano. Fue a las encrucijadas de los caminos, incluso en lugares hasta entonces inexplorados por la Iglesia, para encontrarse con los niños y los jóvenes allá donde se reunían y organizaban”.

“A todos, sin distinción, se dirigió con empatía y benevolencia, proponiendo un camino de fe y fraternidad. El objetivo era evangelizar con el canto, proponiendo una fe que anuncia y canta el amor de Dios, generando amistad y compartición fraterna”.

Francisco animó a los presentes “a proseguir el carisma de este generoso jesuita, renovándolo en sus formas, pero conservando su inspiración profética, que sigue siendo válida y actual”.

Para ello, “es necesario cuidar la propia vida interior, sin dejársela ‘robar’ por el ruido mundano, sino cultivándola a través de la oración personal y comunitaria, la escucha de la Palabra de Dios, la participación asidua en los sacramentos, especialmente en la confesión y en la eucaristía”.

De esa manera, “vuestras voces y vuestras melodías no solo agradarán al buen gusto musical, sino que, enriquecidas por vuestro testimonio de vida cristiana, favorecerán en aquellos que las escuchan el deseo de comunión con Dios. De esta manera, seréis cada vez más heraldos entusiastas del Evangelio”.

Les insistió en que su misión “está arraigada en la tradición de las Escrituras, especialmente en los Salmos, que invitan a celebrar al Señor con la cítara, a cantarle y alabarlo con cuerdas y flautas”.

“Cantar bien requiere esfuerzo y buena voluntad, pero es un esfuerzo gratificante, ya que eleva al ánimo haciéndolo más sensible a la voz del Espíritu, especialmente cuando con vuestros cantos acompañáis las celebraciones litúrgicas, consintiendo a los fieles una mayor cercanía y una intimidad más profunda con Dios”.

De esa manera, “contribuís a expresar la alegría, la confianza, el arrepentimiento, el amor... El canto es un lenguaje que lleva a la comunión de los corazones; os agradezco particularmente que, atravesando todas las fronteras, difundáis un mensaje de paz y fraternidad”.

Explicó que “en el coro se experimenta la alegría y el encanto de la polifonía. Os exhorto a que seáis ‘polifónicos’ incluso en la vida cotidiana, tanto entre vosotros como con los demás”.

En primer lugar, “tened en cuenta que, todavía más que por la belleza de vuestros cantos, os reconocerán como discípulos y testigos de Cristo si os amáis los unos a los otros como Él nos ha amado”.

“Este –concluyó el Papa– es vuestro modo de ser Iglesia misionera, capaz de contagiar y atraer a aquellos que esperan, quizás sin saberlo, un encuentro con Jesús”.

Fuente: aciprensa

Este jueves, 8 de noviembre, el Papa Francisco envió un Mensaje a los participantes en la Conferencia Internacional “La gestión de un bien común: el acceso al agua potable para todos”, reunidos en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma.

Los invito a meditar sobre el simbolismo del agua en las principales tradiciones religiosas, exhortándolos igualmente a contemplar este recurso que, como escribió San Francisco de Asís, es multo utile et humile et preziosa et casta”, lo escribe el Papa Francisco en su Mensaje a los participantes en la Conferencia Internacional “La gestión de un bien común: el acceso al agua potable para todos”, evento promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, en colaboración con las Embajadas acreditadas ante la Santa Sede de Francia, Italia, Mónaco y Estados Unidos.

El agua es esencial para la vida
En su Mensaje, el Santo Padre señala que, el agua es esencial para la vida. “En muchas partes del mundo, nuestros hermanos y hermanas no pueden tener una vida digna – afirma el Pontífice – debido precisamente a la falta de acceso al agua potable. Las dramáticas estadísticas de la sed, especialmente la situación de aquellas personas que enferman y que a menudo mueren a causa del agua insalubre, es una vergüenza para la humanidad del siglo XXI”.

Asimismo, el Papa Francisco evidencia que, en muchos de los países donde la población no tiene acceso regular al agua potable, ¡no faltan el suministro de armas y municiones que continúan deteriorando la situación! “La corrupción y los intereses de una economía que excluye y mata – subraya el Papa – prevalecen demasiado a menudo sobre los esfuerzos que, de forma solidaria, deberían garantizar el acceso al agua”. Las estadísticas de la sed requieren voluntad y determinación, y todos los esfuerzos institucionales, organizativos, educativos, tecnológicos y financieros no pueden disminuir.

La Iglesia comprometida con el acceso al agua potable
Al respecto, señala el Papa Francisco, he propuesto ya algunas consideraciones sobre este tema en la Encíclica Laudato si' y en el reciente Mensaje con motivo de la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación. “Espero que quienes intervengan y participen en esta Conferencia puedan compartir en sus respectivos campos profesionales y políticos la urgencia, la voluntad y la determinación necesarias. La Santa Sede y la Iglesia – afirma el Pontífice – están comprometidas en favor del acceso al agua potable para todos. Este compromiso se manifiesta en muchas iniciativas, como la creación de infraestructuras, la formación, la advocacy, la asistencia a poblaciones en peligro cuyo suministro de agua está comprometido, incluidos los migrantes, y la llamada a ese conjunto de referencias éticas y de principios que brotan del Evangelio y de una antropología saludable”.

El agua un bien común
Una antropología adecuada, señala el Papa Francisco, es indispensable para unos estilos de vida responsables y solidarios, para una verdadera ecología, así como para el reconocimiento del acceso al agua potable como un derecho que brota de la dignidad humana y por lo tanto incompatible con el concepto de agua como un producto cualquiera. “Los principios y valores evangélicos deben orientar al compromiso concreto de cada uno hacia al logro del bien común de toda la familia humana. Desde el punto de vista de la fe – recuerda el Pontífice – en cada hombre sediento percibimos la misma imagen de Dios, como leemos en el Evangelio de Mateo: ‘Tuve sed y no me diste de beber’ (Mt 25,42). Esta Conferencia involucra oportunamente a exponentes de diferentes credos y culturas; nunca debe descuidarse la doble dimensión espiritual y cultural del agua, ya que es fundamental para plasmar el tejido social, la convivencia y la organización comunitaria”.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

En la Misa celebrada en Casa Santa Marta este jueves 8 de noviembre, el Papa Francisco destacó cómo Jesús rompió con los estrechos convencionalismos religiosos de su época y se acercaba a los pecadores sin ningún miedo de las acusaciones que contra él lanzaban los fariseos.

El Pontífice comentó la lectura del Evangelio de San Lucas en la que los fariseos y escribas acusaban al Señor de “acoger a pecadores y comer con ellos”.

En este sentido, Francisco señaló que con el gesto de acercarse y conversar con los publicanos Jesús fue el primero en dar testimonio. “Era algo nuevo en aquella época, porque ir junto con los pecadores te hacía impuro, como tocar a un leproso”.

“Dar testimonio es romper con una costumbre, con un modo de ser… Por eso la Iglesia avanza al dar testimonio. Lo que atrae es el testimonio, no las palabras que, sí, ayudan, peor el testimonio es lo que hace crecer la Iglesia”.

Y de esa manera, “Jesús da testimonio. Y es algo nuevo, aunque tampoco tanto, porque la misericordia de Dios ya estaba en el Antiguo Testamento. Ellos, los doctores de la Ley, no habían comprendido nunca qué significaba ‘misericordia quiero y no sacrificios’. Lo leían, pero no entendían qué significaba aquello de la misericordia. Y Jesús, con su modo de actuar, proclama esa misericordia con el testimonio”.

Sin embargo, el testimonio de Jesús provoca la murmuración. Aquellos que seguían a Jesús no como sus discípulos, sino para ver con qué argumentos podían atacarlo, lo acusaban de comer con publicanos, en vez de aprender de su ejemplo y tratar de convertir a los pecadores.

Los fariseos, los escribas, los doctores de la ley murmuraban contra Jesús, trataban de destruir su testimonio. “Este pecado de la murmuración es cotidiano”, lamentó Francisco, “tanto a nivel personal como familiar, parroquial, diocesano, social...”.

“Ves algo que no te gusta en otro y en vez de dialogar o de tratar de resolver una situación conflictiva, murmuras escondido, siempre con voz baja, porque no tienes la valentía de hablar claro”. Esa tentación, advirtió el Pontífice, se da también “en las pequeñas sociedades, en las parroquias”.

Pero no sólo en las parroquias, “también en las diócesis. Las luchas interdiocesanas. Las luchas dentro de las diócesis. Y también en la política. Y esto es malo. Cuando un Gobierno no es honesto y trata de ensuciar a sus adversarios con la murmuración, con la difamación, con la calumnia”.

Esa actitud es “una escapatoria para no mirar la realidad, para no permitir que la gente piense”, concluyó el Papa.

Fuente: aciprensa

La catequesis de hoy se trató sobre el séptimo mandamiento: no robarás. Tras hacer un análisis de este concepto en las culturas del mundo, el Papa invitó a abrirse al sentido más amplio de la Doctrina Social de la Iglesia sobre este mandamiento

En la mañana del 7 de noviembre, como todos los miércoles, el Papa Francisco presidió la Audiencia General e impartió su catequesis. Lo hizo en la Plaza de san Pedro, ante los fieles provenientes de diversas partes del mundo. La catequesis de este día se trató sobre el séptimo mandamiento “no robarás”.

Hoy reflexionamos sobre el séptimo mandamiento del decálogo: «No robarás»-dijo en español-. Lo primero que nos viene a la mente es el tema de la sustracción o retención ilícita de los bienes ajenos, y el debido respeto a la propiedad de los demás. En toda cultura, robar es inaceptable, pues todas defienden el derecho a poseer bienes.

Si bien el concepto es que en todas las culturas robar es inaceptable, el Papa Francisco invitó a abrirse a una lectura más amplia de esta palabra, focalizando el tema de la propiedad de los bienes a la luz de la sabiduría cristiana. De este modo recordó cuanto afirma el catecismo de la Iglesia católica sobre la destinación universal de los bienes y afirmó:

La sabiduría cristiana nos dice que, por voluntad divina, los frutos de la creación están destinados a todo el género humano. El destino universal de los bienes y su distribución justa es anterior al derecho a la propiedad privada, que debe estar en función de las necesidades primarias del hombre.

El mundo es uno solo y las riquezas están en manos de pocos
Sin embargo, Francisco recordó que la Providencia no ha dispuesto un mundo “en serie” , hay diferencias y condiciones diversas, y así se puede vivir proveyendo los unos a los otros:

El mundo es rico en recursos para asegurar a todos el acceso a los bienes fundamentales; sin embargo, muchos viven en una situación de pobreza escandalosa. Y los recursos naturales mal usados, se van deteriorando y destruyendo. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre al servicio de las necesidades de los pueblos. No podemos considerarnos dueños absolutos de las cosas.

"El mundo es uno solo", afirmó el Papa, "la humanidad es una sola", y la riqueza del mundo de hoy “está en las manos de las minorías de pocos y la pobreza es el sufrimiento de muchos, de la mayoría”. Si en la tierra hay hambre – prosiguió – no es porque falta el alimento. Es más, debido a las exigencias del mercado se llega a veces a tirarlo. Lo que falta es un “espíritu empresarial libre y previsor, que garantice una producción adecuada, y un enfoque de apoyo, que garantice una distribución justa”.

 El Señor nos llama a ser administradores responsables
De ahí que en esta perspectiva aparece el significado positivo y amplio del mandamiento no robarás:

En sentido positivo, - dijo en español - «no robarás» significa que el Señor nos llama a ser administradores responsables de su Providencia, a aprender a multiplicar con creatividad los bienes que poseemos para usarlos con generosidad en favor de nuestro prójimo, y de este modo crecer en la caridad y en la libertad.

El Papa aseguró que si eres rico, es una responsabilidad que tienes: “lo que poseo verdaderamente es lo que sé donar”, dijo. “Esta es la medida para evaluar cómo yo logro tener las riquezas, si logro bien o mal”. “Si yo puedo donar soy rico no sólo en lo que poseo sino también en la generosidad, generosidad como un deber de dar para que todos participen”. Y esto porque, de hecho, si no logro donar algo es porque esa cosa me posee: "soy esclavo, tiene poder sobre mí y soy esclavo", reiteró.

En la catequesis en italiano Francisco concluyó iluminando con Jesús: cómo el Maestro, una vez más, nos devela el sentido pleno de las escrituras.

“No robarás significa ama con tus bienes, aprovecha tus medios para amar como puedes. Entonces tu vida se vuelve buena y el poseer se convierte verdaderamente en un don. Porque la vida no es tiempo para poseer, sino para amar”.

En los saludos a los fieles de lengua española Francisco rogó que “el Señor Jesús nos conceda entender que la vida no es un tiempo para poseer sino para amar con nuestros bienes, porque solo tenemos aquello que sabemos donar". "Que la Virgen María nos ampare e interceda por nosotros”, concluyó.

Fuente: VATICAN NEWS

Missio

Voz del Pastor

VIDEOS RECOMENDADOS

 

 

Ubicación

  • Cra 7 # 15-26, Centro, Valledupar, Cesar
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    
  • 5743168 -5898614

Personas Online

Hay 32 invitados y ningún miembro en línea

Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Oranges Red

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight3

Background Color

Spotlight4

Background Color

Spotlight5

Background Color

Footer

Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction