EUCARISTÍA CLAUSURA DIOCESANA DEL AÑO DE SAN JOSÉ

En el día de hoy se celebró en la Catedral Ecce Homo la eucaristía conmemorando la clausura del año de San José, precedida por Monseñor Oscar José Vélez.

En la clausura también se llevó a cabo la bendición y entronización de la imagen de San José que recordará en esta iglesia Catedral el año en el que se ha aprendido a conocerlo y venerarlo por su corazón de padre.

Monseñor Oscar José se refirió también a la apertura del proceso Sinodal Diocesano para la elaboración del nuevo plan global 2022–2027; todo ello en el contexto del Sínodo Eclesial convocado por el Santo Padre 2021-2023, bajo el lema “Por una iglesia sinodal; comunión, participación y misión”.

Durante el evangelio se celebró también la acción de gracias por los 46 años del Ministerio Presbiteral de Monseñor Oscar José, agradeció a Dios por haberlo guiado todos estos años para cumplir con la misión que le fue encargada y que seguirá sirviéndole a su comunidad.

“Caminemos juntos como pueblo de Dios atentos a las luces del Espíritu para proclamar la alegría del evangelio” es el lema con el que iniciamos nuestro trabajo el próximo año y el nuevo plan global, aseguró el Obispo.

El prelado Oscar José dijo que la celebración del sesquicentenario de la declaración de San José como patrono de la iglesia católica, ha favorecido según el papa Francisco, en el contexto adverso generado por la pandemia a la reflexión en torno a una figura extraordinaria, tan cercana por otra parte a nuestra condición humana para aprovechar la ocasión de recordarle a toda la humanidad, que nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes, corrientemente olvidadas, que no aparecen en las portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show; pero que sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia.

Por último, Monseñor se refirió a estar en sintonía con el caminar de la iglesia universal y en plena comunión con el papa Francisco, que reconozcamos que el Señor resucitado nos acompaña por medio del Espíritu en la tarea emprendida de repensar y relanzar la misión evangelizadora en las nuevas circunstancias de nuestra diócesis, tarea que nos compromete en un camino de conversión decididamente misionera, que San José con corazón de padre, patrono de la iglesia universal acompañe nuestro caminar y ayude particularmente a nuestras familias a conformarse con el hogar de Nazaret.

Por María Alexandra Sprockel.

You May Also Like

Miércoles de Ceniza “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”. Gen 3,19

Ordenación Sacerdotal de Fray Eduardo Colón

Fueron ordenados tres nuevos Diáconos

AGENDA DIOCESANA 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *