Corregimientos de Valledupar, fueron beneficiados con mercados en emergencia del COVID-19

La Diócesis de Valledupar, en un trabajo mancomunado con la Gobernación del Cesar, la Alcaldía de Valledupar, la Policía Nacional y el Ejército Nacional, continúan entregando ayudas humanitarias a familias en condición de pobreza extrema.

El turno esta semana fue para los corregimientos de Las Raíces, El Alto de la Curva y Guacochito, quienes recibieron un mercado por núcleo familiar. Estos mercados contenían alimentos no perecederos y un kit cárnico donado por la empresa Todo Krioyo, quien un vocero de la misma expresó “Expresamos gratitud a nuestros empleados quienes armaron los paquetes nutricionales y estuvieron en la logística de las entregas para que la cadena de frío no se rompiera y los alimentos fuesen entregados en las mejores condiciones a las familias vulnerables.”

En total hasta la fecha han sido entregados al menos 2.500 kit nutricionales y se espera continuar con la labor durante el fin de semana.

El subdirector de Pastoral Social, Alfonso Calderón señaló “Continuamos trayendo una voz de esperanza: les manifestamos a todos, que hacemos parte de esa misma barca que habló el Papa Francisco y que todos debemos apoyarnos el uno al otro, ayudarnos con mucho amor y es la única manera de salir de esa crisis que estamos viviendo ahora”.

La Diócesis de Valledupar, recalca la invitación de las autoridades civiles a permanecer resguardados en sus casas pues es la estrategia principal para prevenir el Covid-19, así mismo, señala que los mercados serán entregados paulatinamente en los sectores más vulnerables de Valledupar, sus corregimientos y a lo largo y ancho del departamento del Cesar. El orden de las entregas en los barrios beneficiados es de carácter confidencial y por temas de seguridad la Diócesis, se reserva esta información.

#BuenasNoticiasCatólicas

You May Also Like

Banco de Alimentos en la búsqueda de corazones solidarios

Con gran alegría fue celebrado el cumpleaños de nuestro Obispo

Periódico Missio Octubre de 2020

Adiós a un sacerdote amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *